diciembre 26, 2018

Inflamación de los ojos (uveítis anterior) en perros

Uveítis anterior en perros

Cuando la úvea, el tejido oscuro de la parte frontal del ojo que contiene los vasos sanguíneos, se inflama, crea una afección dolorosa que se conoce clínicamente como uveítis anterior (que significa, literalmente, inflamación de la parte frontal del ojo). Esta condición afecta el iris del perro y el tejido de la pupila circundante, lo que a su vez podría amenazar la visión de su perro.

Síntomas y tipos

  • Dolor
  • Enrojecimiento del ojo
  • Desgarros excesivos
  • Descarga
  • Entrecerrar los ojos
  • La pupila es inusualmente pequeña o tiene una forma irregular
  • Hinchazón del globo ocular
  • La parte frontal del ojo está nublada u opaca
  • El color del iris puede ser desigual o puede ser diferente de lo normal.

Causas

La uveítis anterior puede deberse a diferentes causas, incluyendo

  • Enfermedades autoinmunes
  • Tumores
  • Cánceres
  • Traumatismo o lesión
  • Enfermedades metabólicas
  • Proteína del lente que entra en el líquido ocular
  • Infecciones:
    • Parásitos
    • Hongos
    • Bacterias
    • Toxoplasmosis (una enfermedad multisistémica causada por un parásito)
    • Rickettsia (una enfermedad parasitaria que se encuentra en muchas garrapatas, pulgas y piojos)

Los virus son otra causa de uveítis anterior en animales, sin embargo, los agentes virales son diferentes para cada especie. El virus del herpes canino, el virus del moquillo canino y el adenovirus canino pueden causar la enfermedad en los perros. Es importante tener en cuenta que el adenovirus canino 1 puede prevenirse con una vacuna.

Diagnóstico

Su veterinario querrá una historia médica completa y realizará un examen físico de su perro, generalmente utilizando un instrumento especial para observar el ojo (oftalmoscopio). Se examinará la parte frontal del interior del ojo, así como la parte posterior, para medir la presión dentro del ojo. El veterinario también ordenará un conteo sanguíneo completo y un perfil bioquímico. Esto se usará para identificar cualquier enfermedad autoinmune, organismos infecciosos u otras enfermedades. Otras pruebas para el diagnóstico incluyen ultrasonidos y radiografías del ojo, así como un aspirado del ojo para su examen microscópico.

Tratamiento

El curso del tratamiento dependerá del diagnóstico. Sin embargo, esto generalmente consiste en gotas o ungüentos recetados para poner en el ojo del perro, así como medicamentos orales para reducir cualquier dolor o inflamación.

Se recomendará un tratamiento específico dependiendo de la causa de la enfermedad. Por ejemplo, si se encuentra una infección, se recetará un antibiótico tópico. Si la causa subyacente es un hongo, se prescribirán medicamentos antifúngicos.

En situaciones extraordinarias y poco frecuentes (por ejemplo, si hay un tumor que causa complicaciones secundarias como el glaucoma), su veterinario puede recomendar la extirpación quirúrgica del ojo.

Vivir y gestionar

Preste atención a todas las instrucciones de su veterinario. Poner medicamentos en el ojo de un perro puede ser un reto, pero debe hacerse por el bien de la vista a largo plazo de su mascota. Tómese su tiempo todos los días para mirar los ojos de su perro con cuidado para ver si hay algún cambio. Se necesitan citas de seguimiento para que el veterinario pueda examinar el ojo a intervalos regulares.

También es importante comprobar el entorno en el que vive su mascota. ¿Es posible que esté contrayendo una infección, especialmente una infección micótica? Es posible que tenga que hacer algunos cambios en el alojamiento de su animal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *