diciembre 16, 2018

Excessive Blood Clotting in Dogs

Coagulación intravascular diseminada (CID) en perros

Los factores de coagulación, como las proteínas en el plasma sanguíneo, son componentes del torrente sanguíneo que se coordinan con las células plaquetarias para detener el sangrado en el sitio de la lesión mediante la formación de un tapón similar a un gel. Las plaquetas son fragmentos de células normales que se originan en la médula ósea y viajan en la sangre a medida que circulan por el cuerpo. Las plaquetas actúan para tapar los desgarros en los vasos sanguíneos y detener el sangrado.

La coagulación intravascular diseminada (CID) es un problema de sangrado en el que los factores de coagulación se activan en ausencia de lesión. Se forman microcoágulos dentro de los vasos sanguíneos, y el material coagulado pasa a consumir plaquetas y proteínas, utilizándolas y dejando una falta de factores de coagulación y plaquetas suficientes. Esta condición puede llevar a una interrupción en el flujo normal de sangre a los órganos y a un sangrado excesivo, tanto externo como interno.

La DIC ocurre secundariamente y en respuesta a una enfermedad existente. No hay predisposición de raza, sexo o edad, aunque esta condición es más común en perros que en gatos.

Síntomas y tipos

  • Pequeñas manchas de color rojo púrpura debajo de la superficie de la piel (petequias)
  • Sangrado excesivo después de una lesión, durante una cirugía o después de extraer sangre
  • Sangrado de la boca, nariz, ano o vagina
  • Acumulación de sangre en el pecho y/o abdomen

Causas

  • Dilatación gástrica – condición en la cual el estómago se dilata con gas y/o líquido, y posteriormente rota alrededor de su eje corto.
  • Insuficiencia cardíaca
  • Enfermedad de la heartworm
  • Golpe de calor
  • Descomposición de los glóbulos rojos por parte del sistema inmunitario
  • Inflamación del estómago y los intestinos con sangre en las heces
  • Enfermedades infecciosas generalizadas (sistémicas) que causan la acumulación de toxinas bacterianas en la sangre (endotoxemia)
  • Enfermedad hepática
  • Cáncer
  • Síndrome nefrótico: una afección médica en la que la proteína se elimina en la orina, los niveles bajos de albúmina (un tipo de proteína) y los niveles altos de colesterol se encuentran en la sangre, y la acumulación de líquido está presente en el abdomen, el pecho o debajo de la piel.
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis)
  • Shock y niveles bajos de oxígeno en la sangre y los tejidos (hipoxia)
  • Trombocitopenia: recuentos bajos de plaquetas o trombocitos causados por el sistema inmunitario que destruye las plaquetas.
  • Trauma
  • Veneno

Diagnóstico

Su veterinario le realizará un examen físico completo a su perro, teniendo en cuenta los antecedentes de los síntomas y los posibles incidentes que puedan haber precipitado esta condición, como posibles roces con un insecto o un animal venenoso. Los exámenes estándar incluyen un perfil químico sanguíneo, un conteo sanguíneo completo, un panel de electrolitos y un análisis de orina para buscar una enfermedad sistémica subyacente que esté causando esta respuesta. Algunas de las posibles condiciones concurrentes que se encontrarán son la anemia – los glóbulos rojos fragmentados (glóbulos rojos) serán indicativos de esto; y la trombocitopenia – un recuento plaquetario bajo.

Se realizará un perfil de coagulación de la sangre de su perro para medir el tiempo que tarda en coagularse. Los análisis de sangre mostrarán niveles bajos de fibrinógeno, aumento de los dímeros D y disminución de la antitrombina III (factores en el proceso de coagulación) si su perro está siendo afectado por la coagulación intravascular diseminada.

Cuando se encuentra que la trombocitopenia ocurre junto con un tiempo de coagulación prolongado y sangrado espontáneo, se puede suponer con seguridad que la CID es el diagnóstico concluyente.

Tratamiento

Su perro necesitará ser hospitalizado en una unidad de cuidados intensivos y tratado agresivamente por la enfermedad subyacente. La actividad de su perro tendrá que ser restringida para evitar hemorragias incidentales, que pueden ocurrir como resultado de lesiones pequeñas y aparentemente menores. La terapia con fluidos, oxígeno y transfusiones de plasma sanguíneo deben ser administradas al perro.

Su veterinario puede elegir usar heparina para retardar el avance de la coagulación, pero este medicamento deberá usarse con extrema precaución, ya que las dosis altas pueden llevar a hemorragias fatales.

Vivir y gestionar

Si su perro ha sido diagnosticado con coagulación intravascular diseminada, debe permanecer en el hospital hasta que la hemorragia esté bajo control y los signos de mejoría hayan progresado a la inversa. Desafortunadamente, las enfermedades subyacentes que hacen que el cuerpo reaccione de esta manera son generalmente muy severas, y los animales que están sufriendo de DIC, junto con la condición causal, tienden a no sobrevivir. El tratamiento rápido y agresivo es el único método posible para prevenir una progresión rápida y mórbida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *