noviembre 3, 2018

Deformidad ósea torácica en perros

Pectus Excavatum en Perros

En el tórax excavado, el esternón y los cartílagos costales se deforman, resultando en un estrechamiento horizontal del pecho, principalmente en el lado posterior. El esternón, o hueso del pecho, es un hueso plano y largo ubicado en el centro del tórax, y los cartílagos costales son los cartílagos que conectan el hueso del pecho con los extremos de las costillas. En apariencia, el centro del pecho parece ser plano o cóncavo, en lugar de ligeramente convexo.

Los perros de raza braquicéfala (nariz corta) están predispuestos a esta condición y en la mayoría de los casos nacen con esta discapacidad (congénita).

Síntomas y tipos

  • Dificultad para respirar
  • Incapaz de realizar ejercicios de rutina
  • Aumento de la profundidad de la respiración
  • Infecciones pulmonares recurrentes
  • Pérdida de peso
  • Tos
  • Vómitos
  • Falta de apetito
  • Falta de aumento de peso

Causas

Existe una predisposición genética en algunas razas de perros, especialmente en las razas braquicéfalas, pero el pectus excavatum puede aparecer espontáneamente en cualquier raza. La afección puede no ser obvia hasta varias semanas después del nacimiento, a menos que sea una forma grave.

Criar cachorros en superficies que causan mala postura también puede predisponer a estos animales a desarrollar esta condición.

Diagnóstico

Tendrá que darle a su veterinario un historial completo de la salud de su perro, cualquier información que tenga sobre su parentesco y sus antecedentes genéticos, y la aparición de los síntomas. Las pruebas de laboratorio de rutina incluirán análisis de sangre completos, perfiles bioquímicos y un análisis de orina.

Su veterinario realizará múltiples radiografías de la cavidad torácica para confirmar el diagnóstico de pectus excavatum. Estas radiografías revelarán las deformidades reales y las anormalidades estructurales relacionadas. En algunos pacientes, el corazón puede ser desplazado de su lugar normal en el lado izquierdo de la cavidad torácica debido a la forma anormal de los huesos. Las anomalías y las enfermedades concurrentes relacionadas con el sistema respiratorio también serán visibles en las radiografías. La ecocardiografía, una imagen ecográfica del corazón, se utilizará para evaluar más a fondo el corazón, su capacidad de funcionamiento y posibles defectos cardíacos.

Tratamiento

La cirugía sigue siendo la única opción de tratamiento para reparar esta deformidad. Sin embargo, si la enfermedad es leve y su perro sólo tiene el pecho plano, entonces puede mejorar sin cirugía. En tales casos, su veterinario le instruirá para que comprima manualmente el pecho de tal manera que anime al esternón y a los cartílagos costales a tomar una forma más convexa.

En algunos perros, la aplicación de una férula funcionará para reducir los defectos leves. Sin embargo, en casos de hundimiento moderado o severo del esternón, la cirugía está indicada para la corrección de los defectos. La técnica utilizada por su veterinario dependerá de la edad de su perro y de la gravedad del problema. Los perros con problemas respiratorios que están directamente relacionados con esta condición, mientras tanto, generalmente mejoran sustancialmente después de la cirugía y comenzarán a respirar más cómodamente.

Vivir y gestionar

El pronóstico es muy malo para los pacientes gravemente afectados, pero una intervención y reparación oportunas a una edad temprana puede ayudar a mejorar el pronóstico. Siga las pautas de su médico para la fisioterapia en casa si su perro tiene una forma leve de la afección.

Después de la cirugía, su perro puede sentirse adolorido y necesitará un descanso adecuado en un lugar tranquilo, lejos de otras mascotas, niños activos y entradas concurridas. Puede considerar el descanso enjaulado durante un corto período de tiempo, hasta que su perro pueda volver a moverse con seguridad sin esfuerzo excesivo. Los viajes al aire libre para aliviar la vejiga y el intestino deben ser cortos y fáciles de manejar para su perro durante el período de recuperación.

Su veterinario también puede recetarle un tratamiento breve de analgésicos hasta que su perro se haya recuperado completamente, junto con un tratamiento suave de antibióticos, para evitar que cualquier bacteria oportunista ataque a su perro. Los medicamentos deberán administrarse exactamente como se indica, en la dosis y frecuencia adecuadas. Tenga en cuenta que la sobredosis de medicamentos para el dolor es una de las causas más prevenibles de muerte en animales domésticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *