octubre 27, 2018

Tumor cerebral (astrocitoma) en perros

Astrocitoma en perros

Los astrocitomas son tumores cerebrales que afectan las células gliales del órgano, que rodean a las células nerviosas (neuronas), dándoles soporte y aislándolas eléctricamente. Es la neoplasia primaria más común que ocurre en el cerebro de los perros. Sin embargo, un astrocitoma también se puede encontrar raramente en la médula espinal, y hubo un caso reportado de un astrocitoma localizado en la retina.

Síntomas y tipos

El comportamiento biológico del astrocitoma depende de la ubicación del tumor y del grado de falta de diferenciación celular (grado I-IV, del mejor al peor pronóstico). A continuación, se enumeran algunos síntomas comunes asociados con este tipo de tumor cerebral:

  • Convulsiones
  • Cambios en el comportamiento
  • Desorientación
  • Pérdida de la propiocepción consciente (por ejemplo, pérdida torpe de los pies, tropiezos, etc.)
  • Anomalías del nervio craneal
  • Parálisis

Causas

La causa subyacente para el desarrollo de los astrocitomas se desconoce actualmente.

Diagnóstico

Deberá proporcionar al veterinario una historia clínica completa de la salud de su perro, incluyendo la aparición y la naturaleza de los síntomas. Luego, el médico llevará a cabo un examen físico completo, así como un perfil bioquímico, un análisis de orina, un conteo sanguíneo completo y un panel de electrolitos para descartar otras enfermedades.

Un análisis del líquido cefalorraquídeo puede indicar un aumento en los niveles de proteína sin un aumento en el conteo celular, lo cual es indicativo del desarrollo de astrocitoma. La tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM) también son altamente instrumentales en el diagnóstico de astrocitomas, al igual que las imágenes por radionúclidos, que pueden mostrar un área de mayor actividad en el sitio del tumor.

Tratamiento

La cirugía y la quimioterapia son cursos comunes de tratamiento cuando se trata de este momento de tumor cerebral. La radioterapia también puede ser eficaz; consulte a un oncólogo veterinario si esto es beneficioso en el caso de su perro.

Vivir y gestionar

Su veterinario programará citas regulares de seguimiento para su mascota, donde se someterá a tomografías computarizadas (CT) e imágenes por resonancia magnética (MRI), con el fin de controlar la respuesta del perro al tratamiento. De igual manera, los análisis de sangre (especialmente un conteo sanguíneo completo) deben ser evaluados durante cada cita. Si al perro se le recetó medicación para las convulsiones, su veterinario puede querer evaluarla antes (de 7 a 10 días después de prescribir la medicación) para regular la dosis en consecuencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *