octubre 16, 2018

Infecciones bacterianas anaeróbicas en perros

Las infecciones anaeróbicas son aquellas que involucran bacterias que son capaces de crecer mejor en ausencia de oxígeno libre. Por consiguiente, estas bacterias a menudo prosperan en la boca alrededor de las encías; en heridas profundas, como las causadas por la punción de la piel; en heridas causadas por fracturas óseas, en las que el hueso ha penetrado hasta la superficie; y en heridas por mordeduras profundas de otros animales. Se debe sospechar la presencia de una infección anaeróbica cuando la herida está cicatrizando muy lentamente.

Aunque los anaerobios son una parte normal de la comunidad química del cuerpo, que vive en simbiosis en el abdomen, el canal vaginal, los intestinos y la boca, cuando ocurre algo que altera el equilibrio de las bacterias, como lo que ocurre con la cirugía, las lesiones profundas o las infecciones internas, estas bacterias pueden invadir el tejido del perro, provocando una infección profunda y la muerte del tejido. Si no se trata, una infección anaeróbica puede provocar shock e incluso la muerte.

Síntomas y tipos

Dependiendo de la causa de la infección anaeróbica, los perros pueden presentar una variedad de síntomas. Los perros que han desarrollado una infección bacteriana anaeróbica debido a una herida, por ejemplo, pueden presentar marcas de mordedura, secreción de pus de la herida o fracturas abiertas (donde el hueso sobresale). Además, las heridas infectadas con bacterias anaeróbicas tardarán en curarse. Otros síntomas comunes de las infecciones bacterianas anaeróbicas en los perros incluyen fiebre, cojera, dificultad para comer y pérdida del apetito (relacionada con la infección de las encías).

También hay varios tipos de bacterias que pueden causar infecciones, incluyendo:

 

  • Bacteroides
  • Fusobacterium
  • Actinomics
  • Clostridium
  • Peptostreptococcus

 

Causas

La causa última de una infección bacteriana anaeróbica es la alteración del equilibrio bacteriano normal dentro del cuerpo del perro. Esto puede deberse a lesiones profundas, traumatismos o procedimientos quirúrgicos recientes (como cirugía abdominal o cuando se colocan implantes metálicos dentro del cuerpo para sostener huesos rotos).

Diagnóstico

Tendrá que darle a su veterinario un historial completo de la salud de su perro, la aparición de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber conducido a esta afección, como lesiones, incluso lesiones leves, peleas que su perro pudo haber tenido con otro animal, problemas para comer (que pueden estar relacionados con una infección en la boca), y cualquier cirugía reciente. Su médico necesitará descartar otras causas antes de hacer una confirmación de infección anaeróbica.

Los exámenes estándar incluyen un perfil sanguíneo químico, un conteo sanguíneo completo y un análisis de orina, cualquiera de los cuales puede mostrar un conteo de glóbulos blancos más alto de lo normal o evidencia de una infección sistémica. El veterinario tomará muestras de cualquier tipo de pus junto con el tejido (piel/músculo) alrededor de la herida para realizar un cultivo de laboratorio (crecimiento) sin oxígeno. Si hay crecimiento, esto se puede tomar como una confirmación de la presencia de bacterias anaeróbicas.

Tratamiento

Su veterinario le dará a su perro antibióticos a largo plazo. Aunque puede ser frustrante darle a su perro pastillas durante semanas, es esencial que lo haga durante todo el curso, incluso después de que los síntomas hayan pasado y su perro parezca estar mejor. Si incluso una pequeña cantidad de la infección permanece, puede retornar peor que antes. Para los perros especialmente reacios, muchos de ellos comen píldoras que han sido escondidas en una pequeña cantidad de comida humana. Si utiliza este método para administrar antibióticos a su mascota, asegúrese siempre de que el perro haya comido y se haya tragado toda la comida y que no la esté escupiendo en un lugar escondido (detrás de un sofá, etc.).

El tratamiento específico dependerá de si la infección se encuentra en un lugar de fácil acceso. Si la infección está en los músculos (de las piernas, la espalda, la rabadilla, el cuello, etc.) el veterinario abrirá la herida, limpiará el tejido muerto y lo expondrá al oxígeno. Si la infección anaeróbica está dentro del cuerpo, como un útero infectado, dentro de los huesos o en el abdomen, entonces el veterinario tendrá que anestesiar a la perra para abrir quirúrgicamente y limpiar y/o drenar las heridas.

Vivir y gestionar

Estas infecciones suelen ser de larga duración y requieren antibióticos a largo plazo y la vigilancia de un veterinario. Es importante que le dé los antibióticos a su perro a tiempo y como su veterinario se lo ha indicado. Si hay vendajes, pídale a su veterinario que revise los procedimientos de limpieza y reparación, para asegurarse de que la herida pueda sanar. Es posible que necesite usar un collar o cono isabelino para evitar que su perro llegue a la herida.

Asegúrese de llevar a su perro de vuelta a sus citas de seguimiento regulares para que las heridas puedan ser reabiertas y limpiadas si es necesario. Los perfiles bioquímicos también se repetirán en las visitas veterinarias de seguimiento para comprobar el estado de la infección.

Entre una visita y otra, debe llamar a su veterinario si nota algún cambio en el comportamiento de su perro. Si el perro parece muy cansado, no tiene apetito, o tiene enrojecimiento, hinchazón o pus en el lugar de la herida, por ejemplo, asegúrese de consultar a su veterinario inmediatamente.

Durante el proceso de curación, es posible que tenga que evitar ciertas actividades, como nadar, o que tenga que limitar el tiempo al aire libre de su perro para evitar que el sitio infectado se ensucie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *