octubre 19, 2018

Infección bacteriana (metritis) del útero en perros

Metritis en perros

La metritis es la inflamación del endometrio (revestimiento) del útero debido a una infección bacteriana, que generalmente ocurre una semana después de que la perra ha dado a luz. También puede desarrollarse después de un aborto natural o médico, aborto espontáneo o después de una inseminación artificial no estéril. Las bacterias que con mayor frecuencia son responsables de la infección del útero son bacterias gramnegativas como la Escherichia coli, que a menudo se disemina a la sangre, causando una infección sanguínea. La infección puede conducir a la esterilidad y, si no se trata, puede producirse un shock séptico, una afección letal.

Síntomas y tipos

  • Secreción de la vulva que huele mal; secreción con pus o con pus mezclado con sangre; secreción que es de color verde oscuro
  • Abdomen hinchado y en forma de masa
  • Deshidratación (la piel permanece resguardada durante unos segundos cuando se pellizca)
  • Encías de color rojo oscuro
  • Fiebre
  • Reducción de la producción de leche
  • Depresión
  • Falta de apetito
  • Descuido de los cachorros
  • Aumento de la frecuencia cardíaca si la infección bacteriana se ha vuelto sistémica

Causas

  • Parto difícil
  • Parto prolongado, tal vez con una camada grande
  • Manipulación obstétrica
  • Retención de fetos o placentas
  • Aborto natural o con medicamentos, aborto espontáneo
  • Inseminación natural o artificial (poco frecuente)

Diagnóstico

El veterinario llevará a cabo un examen físico completo, incluyendo un perfil químico de la sangre, un conteo sanguíneo completo, un panel de electrolitos y un análisis de orina. Estas pruebas ayudarán a su veterinario a determinar si la infección bacteriana se ha propagado al torrente sanguíneo, de dónde puede haberse originado y qué tan deshidratado está su perro. Usted necesitará dar una historia completa de la salud de su perro, el inicio de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber precipitado esta condición.

Las herramientas de diagnóstico, como la radiografía y las imágenes por ultrasonido, le permitirán al veterinario examinar visualmente el interior del útero en busca de fetos retenidos, acumulación excesiva de líquido y/o cantidades anormales de producción de líquido abdominal debido a la ruptura uterina.

También se tomará una muestra del flujo vaginal para un examen citológico (microscópico). Un cultivo de bacterias aeróbicas y anaeróbicas (bacterias que viven con oxígeno o sin oxígeno, respectivamente) se utilizará para identificar las poblaciones bacterianas presentes en la sangre, y se realizará una sensibilidad de las bacterias aisladas para que se puedan prescribir los tratamientos antibióticos más apropiados.

Tratamiento

Su perro necesitará ser hospitalizado para la terapia de fluidos, y para corregir y estabilizar cualquier desequilibrio electrolítico. Si la infección ha alcanzado la sepsis, su perro también recibirá tratamiento para el shock. Su perro también necesitará ser colocado con antibióticos de amplio espectro hasta que los resultados del cultivo bacteriano y la sensibilidad regresen del laboratorio; luego, dependiendo de los resultados de las pruebas, su veterinario cambiará a su perro al antibiótico que mejor se adapte para eliminar las bacterias que están causando la infección.

Si la metritis no está en una etapa avanzada, lo más probable es que su perro responda al tratamiento médico. Sin embargo, el tratamiento médico no siempre previene que la infección progrese a una infección abdominal generalizada y a la ruptura del útero. Si no se planea la cría en el futuro, la esterilización de su perro es el tratamiento de elección. Esta solución es especialmente apropiada cuando los fetos retenidos o las placentas están presentes dentro del útero, cuando el útero se ha roto o cuando el útero está gravemente infectado. Las pacientes que sufren de una infección a largo plazo que no responde al tratamiento médico pueden mejorar después de una limpieza quirúrgica del útero.

Vivir y gestionar

Si su perro está amamantando y se le ha diagnosticado una infección bacteriana en la sangre, será mejor criar a mano a sus cachorros para evitar la transmisión de la infección a través de la leche, y para evitar la exposición a los posibles efectos nocivos de los antibióticos en los sistemas no desarrollados de los cachorros. Tenga en cuenta que los animales que han sido tratados para la infección tienen la posibilidad de volverse menos fértiles o infértiles, lo que dificulta o incluso imposibilita la reproducción en el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *