diciembre 8, 2018

Exceso de acidez en la sangre de los perros

Acidosis tubular renal en perros

La acidosis tubular renal (ATR) es un síndrome poco frecuente, caracterizado por un exceso de ácidos en la sangre del perro. Esto se debe a la incapacidad del riñón para excretar suficiente ácido a través de la orina. Los perros con RTA también tendrán niveles anormales de potasio en la sangre. Esta condición ocurre como parte del proceso metabólico, por el cual los alimentos se transforman en energía. Y aunque la RTA se observa tanto en gatos como en perros, rara vez ocurre en gatos.

Síntomas y tipos

Algunos síntomas comunes que pueden ser observados incluyen:

  • Fiebre
  • Jadeo
  • Letargo
  • Deshidratación
  • Pérdida de peso
  • Debilidad muscular
  • Falta de apetito (anorexia)
  • Orina sanguinolenta (hematuria)
  • Sed excesiva (polidipsia)
  • Micción frecuente (poliuria)
  • Dificultad para orinar (debido a cálculos en la vejiga)

Existen dos tipos principales de ATR: la ATR de tipo 1 (o distal), que consiste en la reducción de la secreción de iones de hidrógeno en el riñón, y la ATR de tipo 2 (o proximal), que se caracteriza por la incapacidad de excretar ácido en la orina. El procesamiento metabólico anormal de bicarbonatos se conoce como acidosis metabólica y se caracteriza por niveles anormalmente altos de ácidos en la sangre y niveles anormalmente bajos de ácidos en la orina.

La acidosis tubular renal proximal tipo 2 se ha documentado en perros en asociación con el síndrome de Fanconi, una enfermedad genéticamente recesiva de los riñones en la que los riñones son incapaces de reabsorber el fosfato, la glucosa y los aminoácidos, derramándolos en la orina. Esta actividad provoca un desequilibrio de ácidos en la sangre, lo que conduce a la acidosis tubular renal.

Causas

Algunas de las causas subyacentes comunes de la RTA incluyen infección del riñón y del uréter o los uréteres, y lipidosis hepática felina, un tipo de enfermedad hepática. Sin embargo, hay veces en que la RTA es idiopática.

Diagnóstico

Su veterinario le realizará un examen físico completo a su perro, incluyendo un perfil químico de la sangre, un conteo sanguíneo completo, un análisis de orina y un panel de electrolitos. Su veterinario usará los resultados de los análisis de sangre para descartar o confirmar una enfermedad sistémica subyacente. Tendrá que proporcionar una historia completa de la salud de su perro que conduzca a la aparición de los síntomas.

Los resultados de un análisis de gases sanguíneos, junto con los resultados del panel de electrolitos, deben indicar un espacio normal de aniones (suma de los cationes menos los aniones en el plasma) con acidosis metabólica, lo que indica que la orina alcalina es anormal. Esta es una característica de diagnóstico clave de la RTA tipo 1.

Tratamiento

Su perro será hospitalizado hasta que ya no presente acidosis metabólica o niveles bajos de potasio. Allí se les administrará citrato de potasio y citrato de sodio (a veces reemplazado con bicarbonato de sodio) hasta que se normalice la acidosis metabólica y los niveles bajos de potasio. El gluconato de potasio también se puede administrar a perros con niveles bajos de potasio.

Vivir y gestionar

Su veterinario programará citas de seguimiento para controlar cualquier enfermedad subyacente que su perro pueda tener, y para seguir el progreso de su mascota. Los perros sin una enfermedad subyacente tienen un buen pronóstico de recuperación cuando la enfermedad ha sido tratada de forma adecuada y eficaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *