diciembre 7, 2018

Envenenamiento por etanol en perros

Toxicosis por etanol en perros

La intoxicación con etanol (toxicosis) ocurre por exposición al químico etanol, ya sea por vía oral o a través de la piel, y resulta más comúnmente en una depresión del sistema nervioso central, expresada en el animal como somnolencia, falta de coordinación o inconsciencia. Otros efectos pueden incluir daño a las células del cuerpo y síntomas como incontinencia, frecuencia cardíaca lenta e incluso ataque cardíaco.

La intoxicación con etanol se observa con frecuencia en perros y ocurre debido a la exposición a colorantes, tintas, desinfectantes, enjuagues bucales, pinturas, perfumes, productos farmacéuticos, gasolina y ciertas bebidas.

Síntomas y tipos

Los síntomas de la intoxicación por etanol varían dependiendo de la cantidad ingerida y de si el estómago del perro está lleno o vacío. El síntoma principal es un sistema nervioso central deprimido, que puede desarrollarse de 15 a 30 minutos después de la ingestión con el estómago vacío, y hasta dos horas después cuando se ingiere con el estómago lleno.

Otros síntomas incluyen orinar o defecar involuntariamente. Las dosis más altas de ingestión de etanol pueden llevar a cambios de comportamiento que van desde depresión a excitación, disminución de la temperatura corporal (hipotermia), reflejos lentos y flatulencia si la masa de pan es la fuente de etanol (ver causas más abajo). Los signos de intoxicación avanzada con etanol incluyen depresión, respiración lenta y frecuencia cardíaca, un aumento en el ácido corporal total (acidosis metabólica) y ataque cardíaco. Si no se trata, puede provocar la muerte del perro.

Los síntomas de la intoxicación con etanol también pueden ser similares a los de las primeras etapas de la intoxicación con anticongelante (etilenglicol).

Causas

La intoxicación con etanol puede ocurrir al ingerir una variedad de productos. Los productos fermentados como la masa de pan y las manzanas podridas, que los perros pueden encontrar en la basura, pueden ser un caso. Otros casos accidentales pueden ocurrir por bebidas derramadas, productos comerciales o medicamentos que contienen alcohol. También es posible la exposición de productos que contienen alcohol a través de la piel.

Se han reportado algunos casos de envenenamiento intencional con etanol, ya que los perros pueden consumir fácilmente bebidas alcohólicas si son ofrecidas por un dueño que no es consciente de las consecuencias.

Diagnóstico

La intoxicación por etanol se puede diagnosticar mediante análisis de sangre que miden la concentración de etanol en la sangre. Un examen de orina para detectar niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia) también puede indicar intoxicación por etanol, al igual que una prueba de pH que mide los niveles elevados de ácido en el cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento apropiado para la intoxicación por etanol varía dependiendo de la gravedad de los síntomas que se presenten. Se deben suministrar líquidos intravenosos (IV) para la deshidratación, y se pueden administrar medicamentos para aliviar la depresión del sistema nervioso central, así como para inhibir el metabolismo del alcohol.

En casos más graves, si su perro tiene problemas respiratorios, puede ser necesaria la ventilación artificial para ayudar a respirar, como con una máscara de oxígeno. Si ha ocurrido un ataque cardíaco, primero debe atenderse la terapia cardíaca.

Vivir y gestionar

Si el tratamiento inicial es exitoso, los síntomas deben ser aliviados dentro de ocho a doce horas. Su veterinario hará un seguimiento del tratamiento inicial midiendo los niveles de pH en la sangre y en la orina y verificando si hay evidencia de acidez corporal anormalmente alta hasta que haya pasado el período de peligro.

Prevención

La intoxicación por etanol sólo se puede prevenir asegurándose de que su perro no esté expuesto a productos que contengan etanol. Las pinturas, perfumes, enjuagues bucales, alimentos fermentados y otros productos que contengan etanol deben mantenerse fuera del alcance de su perro, preferiblemente guardados en armarios o en recipientes seguros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *