octubre 30, 2018

Cáncer de las células vasculares de la sangre en los perros

Hemangiopericitoma en perros

Un hemangiopericitoma es un tumor vascular metastásico que surge de las células del pericito, donde el hemangio se refiere a los vasos sanguíneos, y un pericito es un tipo de célula del tejido conectivo.

Es un tumor maligno que afecta las células que rodean los vasos sanguíneos pequeños (capilares) en el tejido subcutáneo. Un pericito podría describirse mejor como una célula no especializada. Es una de las células embrionarias originales, pero en lugar de asumir una función específica, permanece en su primera etapa, esperando a que sea necesaria. La función del pericito es diferenciar en cualquier tipo de célula que el cuerpo necesite para funcionar, regenerando nuevo tejido según sea necesario. En este caso, el pericito es dañado por una división celular inadecuada, y en lugar de formar tejido que es útil para el cuerpo, forma un tumor.

Aunque un hemangiopericitoma generalmente no se disemina por todo el cuerpo, crece continuamente en el sitio de origen. En el transcurso de varios meses a posiblemente años, este tumor profundamente arraigado crece hasta ocupar el espacio en el que reside, afectando a los órganos cercanos y, finalmente, perjudicando su función. Esto puede ser especialmente fatal cuando ocurre en el pecho, cerca del corazón y los pulmones. Afortunadamente, este tumor tiene una alta tasa de tratamiento exitoso, pero debe ser tratado antes de que haya crecido a proporciones inmanejables. Aunque es relativamente raro, la metástasis es reportada en aproximadamente el 20 por ciento de los pacientes. En los perros, este tumor es más común en las razas grandes que en las pequeñas.

Síntomas y tipos

  • La masa de crecimiento lento se puede observar durante semanas o meses, generalmente en una extremidad.
  • Crecimiento rápido en caso de tumor variante de alto grado
  • Masa blanda, fluctuante o firme, generalmente en una extremidad, pero en algunos casos en el tronco del animal.
  • Protuberancia o nódulo pequeño pero de crecimiento lento en el cuerpo – puede aparecer como una úlcera o llaga, una calvicie o como un área de pigmentación (color) diferente.

Causas

La causa exacta todavía se desconoce.

Diagnóstico

Tendrá que proporcionar una historia completa de la salud de su perro que conduzca a la aparición de los síntomas. Después de que se haya anotado la información de antecedentes inicial, su veterinario realizará un examen físico completo, que incluirá pruebas de laboratorio de rutina: un conteo sanguíneo completo, un perfil bioquímico y un análisis de orina. Los resultados de estos exámenes generalmente están dentro de los rangos normales. Un diagnóstico más definitivo se basará en los resultados de un análisis de biopsia. Su veterinario tomará una muestra de tejido de la masa en crecimiento y la examinará microscópicamente para confirmar el diagnóstico y determinar el grado del tumor. Su veterinario también puede tomar radiografías, tomografías computarizadas (TC) o resonancias magnéticas (RMN) para evaluar la extensión de la metástasis local y la profundidad de las raíces del tumor. Estos estudios serán clave en la planificación de la cirugía y la terapia en curso para su perro.

Tratamiento

La escisión quirúrgica temprana y agresiva del tejido afectado, junto con parte del tejido normal circundante, sigue siendo el tratamiento de elección. Se pedirá a un veterinario experto que extirpe el área afectada para aumentar las posibilidades de una extirpación completa del tumor. El tejido extraído se enviará a un patólogo veterinario para su evaluación. La radioterapia generalmente es altamente exitosa con este tipo de tumor. Usted y su veterinario trabajarán juntos para decidir si la cirugía junto con la radioterapia es el mejor tratamiento para su perro.

En muchos casos, se espera una recurrencia, ya que este tipo de tumor celular tiene una alta incidencia de recidiva. Su veterinario controlará el área en las visitas de seguimiento, y si el hemangiopericitoma se repite, su médico le explicará las opciones para que pueda tomar la decisión de tratamiento más apropiada para su perro.

En algunos pacientes la amputación de la extremidad afectada es una opción, ya que esto eliminará toda el área afectada. Debido a que este tipo de tumor generalmente permanece local y no se disemina en el cuerpo, este puede ser un método muy efectivo para resolver el problema. Otro método es extirpar el tumor de nuevo. Este método, junto con la radioterapia, puede ser eficaz, especialmente para aquellos pacientes en los que no es posible la extirpación completa de la masa. El inconveniente es que si el tumor regresa de nuevo, estará más profundamente arraigado en el tejido, ya que cada recurrencia se vuelve más invasiva que la anterior. El último método es no hacer nada. Esta puede ser la respuesta apropiada, especialmente si su perro es mayor. El tumor crece a un ritmo lento y no afecta la salud del animal hasta que ha crecido a un tamaño en el que está afectando a los órganos y/o extremidades. Por el contrario, puede que ésta no sea la respuesta adecuada si su perro es joven.

 

Vivir y gestionar

El tiempo de supervivencia global depende en gran medida de la naturaleza del tumor y de la agresividad con la que se realizan la cirugía y el tratamiento. Una cura es posible en perros que han sido sometidos a una resección quirúrgica temprana y agresiva del tumor. Debido a que la recurrencia del hemangiopericitoma es común, usted necesitará llevar a su perro para exámenes de seguimiento regulares o tratamientos de radioterapia. Su veterinario establecerá un horario para las visitas de evaluación del progreso.

Su veterinario le recetará analgésicos postoperatorios para que su perro se sienta más cómodo. Use medicamentos para el dolor con precaución; uno de los accidentes más prevenibles con las mascotas se debe a una sobredosis de medicamentos. Se recomienda descansar en una jaula después de la cirugía. Una zona tranquila, alejada del tráfico doméstico, los niños activos y otras mascotas ayudarán a su perro a recuperarse. Además, poner los platos de comida cerca de donde su perro está convaleciente le permitirá a su perro cierta independencia. Los viajes al aire libre, para cuando su perro necesite hacer sus necesidades, deben ser sin prisas y cerca de casa. Ayude a su perro tanto como sea posible. Si es necesario, podría considerar la posibilidad de establecer una zona temporal para que su perro pueda hacer sus necesidades más cómodamente, pero consulte primero a su veterinario, ya que es posible que tenga que evitar que su perro tenga que abandonar el nuevo hábito de hacer sus necesidades en el interior de la casa.

Tenga en cuenta que no debe dejar al perro solo durante largos periodos de tiempo. El afecto es una gran ayuda para la recuperación, y tendrá que asegurarse de que el perro no esté acostado en la misma posición durante mucho tiempo. En caso de amputación de una extremidad, la mayoría de los perros se recuperan bien, aprendiendo a compensar la pérdida de la extremidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *