octubre 30, 2018

Células linfoides cancerosas en los pulmones de los perros

Granulomatosis linfomatosa en perros

La granulomatosis linfomatosa es una enfermedad poco frecuente observada en perros que implica la infiltración de las células linfoides cancerosas (linfocitos y células plasmáticas) en los pulmones. La metástasis puede ocurrir en otros sitios del cuerpo y órganos como el hígado, el corazón, el bazo, el páncreas y el riñón.

La granulomatosis linfomatosa no es específica de raza o sexo, pero es más común en perros grandes y de raza pura.

Síntomas y tipos

Con frecuencia se observan síntomas respiratorios que se agravan con el tiempo. A continuación, se enumeran algunos de los síntomas más comunes relacionados con esta enfermedad:

  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Incapacidad para hacer ejercicio
  • Pérdida de peso (caquexia)
  • Falta de apetito (anorexia)
  • Fiebre (en algunos animales)

Causas

La causa subyacente de la granulomatosis linfomatosa se desconoce actualmente.

Diagnóstico

Tendrá que proporcionar a su veterinario una historia clínica completa de la salud de su perro, incluyendo la aparición y la naturaleza de los síntomas. Luego, el médico llevará a cabo un examen físico completo, así como un perfil bioquímico, un análisis de orina y un conteo sanguíneo completo, cuyos resultados generalmente son inespecíficos e inconsistentes con la enfermedad.

Mientras tanto, las pruebas de sangre pueden revelar un número anormalmente alto de neutrófilos, eosinófilos y basófilos (todos los tipos de glóbulos blancos) en la sangre. Y las radiografías revelarán detalles relacionados con el tejido pulmonar y las anomalías. El veterinario tratante también puede tomar una pequeña muestra de tejido pulmonar (biopsia) para enviarla al patólogo veterinario para un diagnóstico definitivo.

Tratamiento

Desafortunadamente, no hay cura disponible. Sin embargo, la quimioterapia a menudo se combina con la escisión quirúrgica del tejido afectado. Durante el tratamiento es necesario realizar análisis de sangre y evaluaciones cardíacas y de otros sistemas corporales con regularidad.

Vivir y gestionar

Debido a que no hay cura disponible, usted debe hablar con un oncólogo veterinario para obtener sus mejores recomendaciones. Los medicamentos quimioterapéuticos son altamente tóxicos para diferentes sistemas corporales y se observan diversas complicaciones durante y después del tratamiento. Llame a su veterinario inmediatamente si observa cualquier síntoma desfavorable en su perro, como dificultad para respirar, depresión o falta de apetito. En caso de complicaciones graves, el veterinario puede reducir las dosis o suspender el tratamiento por completo. Además, los medicamentos de quimioterapia son potencialmente peligrosos para la salud humana y siempre deben administrarse con el consentimiento de un oncólogo veterinario y mantenerse en un lugar seguro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *