agosto 25, 2020

Vómitos de sangre en perros (Hematemesis)

La hematemesis, o el vómito de sangre en los perros, puede ser el resultado de varias causas. Puede haber una interrupción en el revestimiento del esófago, o una irritación del estómago o los intestinos, que puede conducir a la inflamación, sangrado y, finalmente, la expulsión de sangre a través del vómito. Alternativamente, la sangre puede originarse por una inflamación o lesión en la boca o los pulmones (sistema respiratorio), tras lo cual se traga y luego se vomita (regurgita).

La hematémesis es relativamente común en los perros, y puede afectar a una amplia gama de sistemas dependiendo de la fuente. El sistema gastrointestinal puede verse afectado debido a un traumatismo, una úlcera, un cáncer, una inflamación o la presencia de un objeto extraño. Todo esto puede llevar a que un perro vomite sangre.

Síntomas y tipos

El vómito de sangre en los perros es un síntoma de una variedad de problemas y enfermedades. La sangre en el vómito puede aparecer como sangre fresca, coágulos formados o sangre digerida que se asemeja a los posos del café.

Los síntomas asociados incluyen falta de apetito (anorexia), dolor abdominal y heces negruzcas y con aspecto de alquitrán (melena).

La pérdida de sangre a través del vómito puede conducir a un bajo recuento de glóbulos rojos (anemia), en cuyo caso los síntomas adicionales pueden incluir un soplo cardíaco, debilidad hasta el punto de colapso y un latido cardíaco rápido.

Causas

Una amplia variedad de causas pueden ser responsables de la hematemesis. Las enfermedades gastrointestinales, como la inflamación de los intestinos por la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), o las úlceras, pueden ser ambas causas de la hematemesis.

Varias infecciones metabólicas, neurológicas, respiratorias y virales pueden ser responsables de los incidentes de hematemesis. La ingestión de toxinas, incluyendo limpiadores domésticos, son una causa común de hematemesis en los perros.

La coagulopatía, o la falta de una adecuada coagulación sanguínea, puede ser el resultado de una insuficiencia hepática, o de una reducción del recuento de plaquetas sanguíneas (trombocitopenia) debido a la exposición a toxinas o drogas.

La hematemesis también puede producirse después de un incidente traumático, como ser atropellado por un automóvil; quemaduras graves; insolación; cirugía mayor; exposición a venenos de metales pesados, como el hierro o el plomo; y mordeduras de serpientes. La exposición a plantas y plaguicidas tóxicos también puede provocar el vómito de sangre en los perros. La ingestión de veneno para ratas es una causa de coagulación inadecuada de la sangre.

Los animales críticamente enfermos tienen un mayor riesgo de hematemesis. Otros factores que pueden aumentar el riesgo de hematemesis son ciertos medicamentos, como los AINEs o los antiinflamatorios no esteroideos; el shock; o las enfermedades que causan trombocitopenia, es decir, la reducción del recuento de plaquetas en la sangre.

Diagnóstico

Las pruebas para el diagnóstico incluyen análisis de sangre, y análisis de orina y fecales. También se pueden utilizar pruebas de imagen como el ultrasonido y los rayos X para detectar alteraciones internas. El diagnóstico de la hematemesis puede abarcar cualquier número de las causas mencionadas, desde el contacto con sustancias tóxicas hasta el cáncer.

Tratamiento

El tratamiento varía enormemente dependiendo de la causa de la hematemesis. Cualquier causa subyacente debe ser tratada en el momento del diagnóstico. Una vez identificada y tratada la causa, si los vómitos ya no son excesivos, la recuperación puede continuar en casa.

En caso de hemorragia interna grave, perforación de úlceras o vómitos excesivos, la atención hospitalaria puede requerir un tratamiento de emergencia para la hemorragia o el shock, o puede ser necesario realizar transfusiones de sangre o un tratamiento intravenoso para reponer los líquidos perdidos por los vómitos excesivos.

Su veterinario le enviará a casa varios tipos de medicamentos orales para mascotas para que su perro continúe en casa. Estos pueden incluir medicamentos para perros para reducir las náuseas, curar las úlceras estomacales, reducir los ácidos estomacales y mejorar el apetito.

Vivir y gestionar

Se recomienda una delicada dieta de alimentos altamente digeribles después de incidentes de hematemesis. La comida para perros debe ser baja en grasa dietética y baja en fibra para que el sistema digestivo no esté estresado. Su veterinario le recomendará lo que es mejor para su mascota específica, pero el pollo hervido y el arroz blanco es una opción casera común mientras su perro se cura.

La continuación de los cuidados depende de la causa y el consiguiente tratamiento que se dé a la hematemesis.

Prevención

La hematémesis debida a la ingestión de sustancias tóxicas puede evitarse asegurando que los animales no tengan acceso a plantas, alimentos y productos químicos venenosos. El vómito de sangre en los perros puede convertirse en un problema de salud muy serio muy rápidamente – llame a su veterinario inmediatamente.

melena

El término para las heces negras que tienen sangre…

plaqueta

Una célula que ayuda a la coagulación

hemorragia

Pérdida extrema de sangre

gastrointestinal

El tracto digestivo que contiene el estómago y el intestino

esófago

El tubo que se extiende desde la boca hasta el estómago

anemia

Una condición de la sangre en la que faltan los recuentos normales de glóbulos rojos o hemoglobina.

hematemesis

El acto de vomitar sangre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *