agosto 26, 2020

Toxicidad de las drogas antiinflamatorias no esteroideas en perros

La toxicidad de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos es una de las formas más comunes de toxicidad, y se encuentra entre los diez casos de envenenamiento más comunes notificados al Centro Nacional de Control de Envenenamiento Animal. Clasificados como ácidos carboxílicos (por ejemplo, aspirina, ibuprofeno) o ácidos enólicos (por ejemplo, fenilbutazona, dipirona), los AINE pueden ser extremadamente tóxicos cuando se ingieren a largo plazo (crónicos) o cuando se ingieren de forma aguda.

Las especies difieren enormemente en cuanto a la forma en que sus cuerpos absorben, excretan y metabolizan los agentes AINE, pero tanto los perros como los gatos son susceptibles a la toxicidad de los AINE. De hecho, si no se trata, puede dañar el sistema gastrointestinal y los riñones.

Síntomas y tipos

Los síntomas de la toxicidad de los AINEs incluyen:

  • Fiebre
  • Diarrea
  • Deshidratación
  • Dolor abdominal
  • Comportamiento lento
  • Pérdida de apetito (anorexia)
  • Vómitos (a veces con sangre)

  • Pérdida de control de la vejiga (poliuria y polidipsia)
  • Membranas mucosas pálidas
  • Latidos cardíacos anormalmente rápidos

También pueden producirse convulsiones y coma si se ingieren cantidades mayores; la toxicidad de los AINES puede incluso provocar el colapso y la muerte súbita debido a una úlcera estomacal perforada.

Causas

Esta forma de toxicidad suele deberse a la exposición accidental o a la administración inapropiada de AINEs. Sin embargo, los perros predispuestos a padecer enfermedades renales (como los afectados por la vejez o con antecedentes de úlceras en el sistema gastrointestinal) corren un mayor riesgo de desarrollar toxicidad por AINES.

Diagnóstico

Uno de los procedimientos de diagnóstico más comunes utilizados para confirmar la toxicidad de los AINEs es una endoscopia, en la que se inserta un pequeño tubo en la boca y se baja hasta el estómago para realizar una inspección visual, en este caso para verificar la existencia de úlceras gastrointestinales. El análisis de orina también es útil para eliminar otras posibles causas de los síntomas de su perro.

Tratamiento

El tratamiento de la toxicidad de los AINES suele requerir la hospitalización inmediata, especialmente en el caso de los perros que han ingerido grandes dosis de AINES y que presentan signos clínicos graves, como vómitos frecuentes y anemia. Una vez hospitalizado, el veterinario le proporcionará medicamentos para el perro y terapia de fluidos, así como transfusiones de sangre si su perro tiene anemia grave. (Nota: si la toxicidad del AINE ha provocado una úlcera estomacal perforada, puede ser necesaria la cirugía). Por otro lado, si su perro tiene síntomas leves, el veterinario ajustará su alimento para perros (se recomienda una dieta blanda y baja en proteínas) y le proporcionará la medicación adecuada para el hogar.

Vivir y gestionar

Además de seguir las instrucciones del veterinario en cuanto a la dieta y la medicación, se le aconsejará que controle regularmente las heces (y el vómito, si lo hay) del perro para detectar la presencia de sangre, lo que indica una hemorragia gastrointestinal.

Prevención

La toxicidad de los AINEs es evitable. Guarde la medicación en un lugar seguro fuera del alcance de su perro y sólo medique al animal bajo la supervisión de un veterinario. También es importante que los pacientes de alto riesgo (como los animales más viejos o los que tienen un historial de sangrado gastrointestinal) sean examinados antes de comenzar cualquier tipo de terapia con AINES.

poliuria

Micción excesiva

polidipsia

Una condición médica que implica una sed excesiva

gastrointestinal

El tracto digestivo que contiene el estómago y el intestino

anemia

Una condición de la sangre en la que faltan los recuentos normales de glóbulos rojos o hemoglobina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *