agosto 19, 2021

Obstrucción por cuerpo extraño


Reacción tóxica a la obstrucción por cuerpo extraño

P: Estimado MascotaWiki.com,

En primer lugar, quiero daros las gracias por haber creado una página web tan buena; mientras mi perro estuvo enfermo este verano pasado, la consulté mucho y la información me pareció realmente clara y útil.

Desgraciadamente, mi perra (un labrador negro de 2 ½ años) tuvo que ser sacrificada hace un par de semanas, y por eso os escribo. Estamos realmente disgustados por su muerte, no sólo porque era una perra maravillosa sino también porque era muy joven y el motivo de su muerte no está del todo claro. Nos gustan mucho nuestros veterinarios, que trabajaron increíblemente duro para salvarla, pero ellos tampoco están muy seguros de qué la llevó a la muerte. Puede ser que nunca lo sepamos, pero quería consultar su historia para ver si tienes alguna idea de lo que pasó. Me sentiría mejor si al menos supiéramos cómo evitar que algo así ocurra en el futuro. (Me disculpo de antemano por la longitud del correo, pero no quiero dejar de lado nada que pueda ser relevante para lo ocurrido).

1. El primer indicio de que algo iba mal fue a finales de julio. Nuestra perra desarrolló repentinamente una fuerte tos el 25 de julio. La llevamos al veterinario, que le diagnosticó tos de las perreras, a pesar de que había sido vacunada hacía poco menos de un año (gracias a su página web me enteré de que estas vacunas no duran un año). Nuestra perra no había estado en una perrera, aunque la llevábamos todos los días a nadar a un lago donde hay muchos otros perros (vivimos en Chicago, cerca del lago MI). El veterinario le puso Amoxitabs y Guaifenesin/Dextromethorphan. Parecía empeorar, así que la volvimos a traer el 30 de julio. El veterinario le hizo radiografías y una analítica. Las radiografías y la analítica no revelaron nada, aunque el veterinario observó que su tráquea era estrecha y recomendó que la perra perdiera un poco de peso. Le dio cefalexina 500 mg, 6 al día durante 2 semanas, además de pastillas para la tos. Al cabo de una semana, la tos mejoró mucho y parecía haber desaparecido al final de las dos semanas (8/13). Le salió una pequeña llaga en el estómago, pero se curó en una semana.

2. Como nuestra perra estaba a punto de recibir sus vacunas, y nos la íbamos a llevar de viaje al este y estábamos preocupados porque había cogido la tos de las perreras, la llevamos al final de sus antibióticos el 13/8 para que la vacunaran. El veterinario no la vacunó contra la bordetella porque la había tenido hace poco, pero la vacunó contra el moquillo/parvo DHPP y contra la corona canina.

3. Nos fuimos de viaje y todo fue bien hasta el último día. Habíamos estado en VT durante unas 2 semanas en un lago, y nuestra perra nadaba todos los días. Mientras estaba allí, se las arregló para conseguir algunas sobras de la mesa de algunos de los niños (nunca solemos alimentarla con sobras, sólo con el mantenimiento de Science Diet). El último día del viaje nos detuvimos cerca de New Haven, CT, para visitar a la familia, y llevamos a nuestra perra a dar un paseo por un sendero para bicicletas. Había un pequeño arroyo que corría al lado, y ella bebió de él. La única cosa inusual que ocurrió fue que se comió parte de la comida del gato. Antes de irse a la cama, hizo una deposición normal. A última hora de la noche, empezó a vomitar. Al principio vomitó 3-4 veces. Me quedé despierta con ella, y no se sentía cómoda, y por la mañana temprano volvió a vomitar 3-4 veces. La llevé a la clínica veterinaria de urgencias de allí (25 de agosto). Le hicieron radiografías, pero no vieron nada raro. Me recomendaron retener la comida y el agua hasta esa noche, y luego intentar darle una cantidad muy pequeña de cada una.

4. Volvimos a Chicago con la perra, y esa noche intentamos darle un poco de comida y agua. Parecía tener mucha sed, pero vomitó incluso la pequeña cantidad que le habíamos dado. Volvimos a intentarlo en mitad de la noche y ocurrió lo mismo, así que la llevamos a nuestro veterinario habitual a primera hora de la mañana siguiente (26 de agosto). Le puso una vía intravenosa y le hizo radiografías, una analítica completa canina y le dio una inyección de tagamet y un carafate. Su análisis de sangre parecía normal, aunque el recuento de glóbulos blancos era un poco bajo, y las radiografías no mostraron nada inusual. Nos recomendó que le diéramos dieta científica I/D durante unos días, y luego reintroducir gradualmente su comida habitual.

5. Parecía estar bien con el I/D, y después de unos días empezamos a mezclar su comida normal. La noche del 1/9, vomitó una vez. A la mañana siguiente (9/2), cuando la llevé de paseo, tenía diarrea con sangre; la sangre era de color rojo brillante, no oscura. La llevamos de nuevo al veterinario. Le hizo un examen fecal, en el que no apareció nada. También le puso una inyección de centrina. Le dio 500 mg de flagyl, 2 al día (14 en total), y nos dijo que volviéramos al I/D durante unos días, y que luego intentáramos volver a su comida habitual.

6. Mientras tomaba el flagyl, parecía estar mejor. La diarrea sanguinolenta desapareció; sus heces eran sólidas pero más pequeñas de lo normal, y mucho menos frecuentes (hasta una al día). Parecía estar bien, pero desde el primer episodio de vómitos, no era ella misma, sino que estaba un poco deprimida y menos activa. Además, parecía que le costaba más ponerse cómoda y a veces emitía un pequeño gemido. El 7 de septiembre empezamos a reintroducir la comida normal. Este fue también el último día de su flagyl. El 9/8 le dimos principalmente su comida normal con algo de I/D mezclado. A última hora de la noche vomitó bastante comida, como si no hubiera podido salir de su estómago. Cuando nos levantamos temprano al día siguiente, era evidente que había vomitado muchas veces y tenía diarrea, lo cual era muy inusual porque nunca ha ido al baño en la casa. La saqué y tenía chorros de diarrea con sangre, casi puro líquido; por supuesto me asusté mucho y la llevé al veterinario.

7. Nuestro veterinario hizo inmediatamente unas radiografías, y esta vez creyeron ver una obstrucción en el intestino delgado. Nos recomendaron una intervención quirúrgica para extirparla, y también nos mencionaron que podíamos ir a otro sitio para hacer una endoscopia. (Esto es lo único que lamento, que no hayamos hecho la endoscopia; en ese momento parecía un caso sencillo de obstrucción, y el veterinario parecía pensar que la cirugía no sería un problema. De repente parecía que esto era lo que había estado causando el problema durante las últimas semanas). Dimos el visto bueno a la operación y la hicieron a mediodía. En su intestino delgado encontraron un «chirrido», de uno de sus juguetes para perros. Era bastante pequeño, pero el veterinario supuso que eso era lo que había estado causando todos los problemas. Nos sentimos muy aliviados y nos dijeron que la operación había ido muy bien. Sin embargo, cuando volvió en sí, siguió teniendo vómitos y diarrea con sangre. (Esto fue el viernes 9/9). Le pusieron una vía y le dieron inyecciones de antibiótico y torbutrol/torbugesic. A la mañana siguiente, 9/10, no estaba mejor, pero seguía teniendo vómitos y diarrea con sangre, así que el veterinario la volvió a abrir. Le preocupaba que su intestino se hubiera torcido y también quería asegurarse de que no se les había escapado nada durante la primera operación. También quería hacer una biopsia intestinal, porque le preocupaba que el chirriador no hubiera sido el problema después de todo. La zona de la operación inicial estaba un poco roja, pero por lo demás tenía buen aspecto. Le pusieron una vía y le volvieron a poner inyecciones de reglan y torbutrol.

8. El sábado 9/11 parecía estar peor. La habíamos visitado todos los días desde la primera operación, y era evidente para mí que tenía mucho dolor. los vómitos/diarrea con sangre continuaban. Esa tarde su temperatura se disparó, hasta 106, y el veterinario le dio una inyección de esteroides (creo que soludelta cortef), además de continuar con las inyecciones de antibióticos, tagamet, y IV. Ese mismo día le hicieron otra analítica y parecía normal, aunque de nuevo el recuento de glóbulos blancos era ligeramente inferior al normal. Al final del día, su temperatura había bajado a unos 102 grados. El domingo su temperatura se mantuvo alrededor de 102, y continuaron las inyecciones de antibióticos, tagamet, reglan, carafate. En ese momento el veterinario sospechó que se había desarrollado una peritonitis.

9. El lunes por la mañana su temperatura era de nuevo muy alta, 105. Tenía un aspecto terrible; me senté con ella y apenas abría los ojos. Nuestro veterinario estaba seguro de que había desarrollado una peritonitis, y estaba bastante seguro de que no iba a sobrevivir. Quería abrirla para ponerle drenajes en el estómago, y le dimos el visto bueno. Cuando lo hizo, vio que la zona de la enterotomía del jueves y el viernes no había cicatrizado en absoluto. Las cosas estaban saliendo de la zona que habían suturado. Estaba muy desconcertado por qué no se había curado en absoluto, y dijo que tenía que estar relacionado con un problema del sistema inmunitario. Hizo otra biopsia y recomendó que la pusiéramos a dormir.

10. A la hora de tomar esta decisión, lo pasé muy mal. Llamé a un especialista y le pregunté si se podía hacer algo en ese momento. Me dijo que eliminarían inmediatamente las secciones del intestino que estuvieran demasiado infectadas, y que lo tratarían como una herida abierta, dejándola abierta y drenándola con una bomba. Dijo que podría ser necesaria una segunda operación. Incluso con estas medidas, las posibilidades eran muy bajas. Volví a llamar a nuestro veterinario y le pregunté qué posibilidades tenía de ir a un especialista; no creía que lo consiguiera. Me pareció que era demasiado para hacer pasar a nuestra pobre perra por una posibilidad tan escasa de éxito, y accedimos a sacrificarla. Estaba claro que nuestros veterinarios también estaban muy disgustados por perderla, y que habían hecho todo lo posible por salvarla.

11. Nuestro veterinario había enviado la primera biopsia intestinal el viernes, y tuvo noticias un par de días después de que nuestra perra fuera puesta a dormir. El laboratorio había encontrado linfocitos y células plasmáticas, y pensó que podría haber tenido enterocolitis crónica. En este punto, nuestro veterinario estaba convencido de que el chirrido/obstrucción había sido secundario, y no había causado los problemas iniciales de vómitos/diarrea con sangre, pero que esto fue causado por la EII. Sin embargo, esto no explicaba el problema del sistema inmunitario. Los resultados de la segunda biopsia no arrojaron mucha luz sobre el problema; el patólogo sugirió que podría haber tenido una enteritis viral, incluso un parvovirus. Pero nuestros veterinarios señalaron que sus síntomas no eran consistentes con el parvovirus, ya que aumentaban y disminuían. Además, dijeron que la enteritis viral suele aparecer en los análisis de sangre, y no fue así. Lo único extraño fue un ligero descenso de los glóbulos blancos. El patólogo dijo que una perforación del intestino podría haber causado los problemas iniciales, pero nuestros veterinarios no habían visto ninguna evidencia de esto durante la primera operación – el estómago y los intestinos parecían sanos.

Así que, aquí están mis preguntas:

1]¿Qué pudo causar la supresión del sistema inmunitario? Lo que parece haber causado directamente su muerte es la falta de cicatrización de la zona quirúrgica, que provocó una peritonitis. Entonces, ¿qué le impidió curarse? ¿Podría haber tenido ya una peritonitis antes de que la operaran? ¿O es posible que su sistema inmunitario estuviera suprimido por la infección que había tenido a principios de verano, o por sus recientes vacunas? ¿O por alguna otra enfermedad misteriosa? ¿Podría haber cogido algo del lago o del arroyo durante nuestro viaje? 2]Lo único que he leído que indica un recuento de glóbulos blancos ligeramente deprimido es la erlichiosis; ¿podría haberla tenido? 3]¿Podría haber causado todo el chillido? ¿Podría haber causado los síntomas de vómitos y diarrea con sangre? ¿Podría haber causado la supresión del sistema inmunitario? 4]La endoscopia le habría salvado la vida; es decir, si la no curación de la cirugía/peritonitis fue lo que la mató, no puedo evitar preguntarme si hoy estaría viva si hubiéramos seguido la endoscopia en su lugar.

Agradecería de verdad todas y cada una de las ideas sobre lo que pasó, ¡aunque sólo sean especulativas! Sé que no puede traer de vuelta a nuestra querida perra, pero nos ayudaría psicológicamente a tener una mejor idea de lo que llevó a su muerte.

Muchas gracias, S. R. .

A: S.R.

Tuvimos una situación similar a la que usted ha vivido en un paciente nuestro. Hicimos una cirugía para extraer un cuerpo extraño (creo que era una pequeña figura de cerámica) y luego nuestro paciente se deterioró rápidamente y cuando repetimos la laparotomía exploratoria casi no había cicatrizado el sitio de la incisión en el intestino. Creo que esto sucede cuando las condiciones en el intestino alrededor del sitio de la obstrucción eran peores de lo que parecían ser durante la cirugía. Hemos visto un par de pacientes que parecían tener reacciones tóxicas alrededor de los cuerpos extraños de plástico y, a veces, los cuerpos extraños que son lo suficientemente pequeños como para moverse un poco a la vez, pero lo suficientemente grandes como para causar daños a medida que se mueven a través del intestino, conducen a problemas como este. En el momento en que se alojan en algún lugar, se ha producido una interrupción suficiente del suministro de sangre intestinal o una inflamación alrededor del lugar de la obstrucción que dificulta la curación. Nos sentimos afortunados de que la segunda intervención quirúrgica, en la que extirpamos una sección del intestino alrededor del lugar de la obstrucción original, haya funcionado lo suficientemente bien como para permitir que nuestra paciente se cure. En realidad, no tenía muchas esperanzas en ese resultado, a pesar de que sus signos no eran tan graves como los de su perro.

En primer lugar, no creí que tuviéramos que operar a nuestro paciente. El cuerpo extraño atravesó una gran parte del intestino delgado antes de causar la obstrucción. Era un material que no creo que sea tóxico, pero puede que no sea cierto. A veces, es muy difícil averiguar por qué algo así causa problemas en un perro y no en otro, o por qué un perro puede comer un chirriador dos o tres veces y luego tener problemas la siguiente vez que lo come.

No sé en qué parte del tracto intestinal se encontraba el cuerpo extraño, pero hay límites en cuanto a la profundidad del tracto que es posible «alcanzar» con un endoscopio y la simple extracción del objeto podría haber dejado una zona del tracto intestinal gravemente dañada que se habría roto, de todos modos. Por otro lado, puede haber ayudado. No es posible estar seguro, pero hay suficientes dudas que me parece que no deberías tratar de adivinar tu decisión en este momento. No puedes saberlo con certeza y has tomado una buena decisión aunque haya tenido un mal resultado.

Hay una pequeña posibilidad de que un proceso infeccioso haya sido un factor influyente, ya que hay alguna oportunidad de haber cogido un agente infeccioso (del agua en New Haven, por ejemplo). Esto también podría haber afectado negativamente en el proceso de curación en el intestino, como usted señaló en su carta a mí.

Las vacunas causan una inmunosupresión durante un breve periodo de tiempo en muchos perros. Por lo general, este efecto se produce aproximadamente una semana después de la vacunación y dura unos días. Por lo general, esto no es un problema, ya que la supresión inmunológica no suele ser grave y la mayoría de los perros no experimentan un desafío al sistema inmunológico durante este período de tiempo. Sin embargo, en una situación en la que se produzca un estrés severo para el sistema inmunitario poco después de la vacunación, es posible que la respuesta no sea tan buena como lo habría sido sin la vacunación. Muchas enfermedades víricas también son capaces de provocar cierta inmunodepresión. Viajar es lo suficientemente estresante como para que pueda ser un factor y cuando las mascotas viajan a veces se exponen a cepas de bacterias o virus a las que no están expuestas en casa y, en consecuencia, desarrollan problemas que podrían no haber ocurrido en casa.

Muchas enfermedades provocan una disminución del recuento de glóbulos blancos. Esto no es inusual con las enfermedades virales y es una característica prominente de la infección por parvovirus – aunque sería muy inusual que un perro vacunado de más de un año de edad tuviera mucho problema con el parvovirus. Sería sorprendente que el problema fuera la ehrlichiosis. Hay perros que no tienen recuentos de glóbulos blancos en el rango normal, nunca, durante su vida. Muchos de estos perros nunca experimentan problemas como resultado de sus bajos niveles de glóbulos blancos, pero parece lógico que puedan ser más propensos a tener problemas cuando se produce una fuerte necesidad de respuesta de los glóbulos blancos a la enfermedad.

Creo que el chillón podría haber causado la mayoría o todos los problemas. Los cuerpos extraños más molestos son los que se detienen en el intestino, causan una enfermedad, luego se mueven para que la enfermedad parezca mejorar, luego se detienen de nuevo – y así sucesivamente, hasta que pasan o finalmente dejan de moverse por completo y causan una obstrucción. Los que tienen un elemento tóxico (causan inflamación local o son realmente venenosos) son un problema. Los plásticos a veces pueden causar una intensa irritación local en el tejido de la mucosa y eso, combinado con el lento paso por el tracto digestivo, podría haber dado lugar a un patrón de cera y cisne en los síntomas.

Creo que hay muchas posibilidades de que la endoscopia no haya sido muy útil, pero no hay forma de estar seguro de ello. Sin embargo, deberías darte el beneficio de la duda en este caso.

Me gustaría poder decirte exactamente lo que pasó, pero hay muchas posibilidades. Parece que se trata de una situación en la que la secuencia de acontecimientos se produjo en el orden correcto para producir efectos desastrosos que normalmente no se habrían producido. Hay veces en que la mala suerte es la mejor explicación, o al menos una gran parte de ella. Ojalá no fuera el caso.

– 10/8/99

¿Tiene preguntas o quiere compartir su opinión?

Haga clic aquí para crear un tema en nuestro foro (PetW.org)

IMPORTANTE

Por favor, tenga en cuenta que toda la información proporcionada en MascotaWiki.com (incluyendo síntomas, tratamientos y enfermedades y otros) es sólo para fines informativos y educativos y nunca debe bajo ninguna circunstancia aplicar la información proporcionada en MascotaWiki.com en sus mascotas. Por favor, consulte con un veterinario certificado sobre sus mascotas.