diciembre 16, 2018

Exceso de potasio en la sangre de los perros

Hiperpotasiemia en Perros

La hiperpotasiemia se expresa por concentraciones de potasio en la sangre marcadamente más altas de lo normal. Normalmente eliminado en los riñones, el potasio y su mayor acidez en la sangre del perro pueden tener un impacto directo en la capacidad del corazón para funcionar normalmente, lo que lo convierte en una condición de alta prioridad. La aldosterona, una hormona que hace que los túbulos de los riñones retengan sodio y agua, mejora la eliminación. Por lo tanto, las condiciones que pueden inhibir la eliminación renal de potasio pueden ser una causa directa de hiperpotasiemia.

Mientras tanto, la seudohiperkalemia, que se caracteriza por un aumento en la cantidad de potasio debido a la fuga excesiva de potasio de las células, y que tiene lugar durante o después de la extracción de sangre, no es poco común en la raza Akita.

Síntomas

  • Arritmias
  • Debilidad
  • Colapso
  • Parálisis flácida (cojera, no rígida)

Causas

La seudohiperkalemia, falsa hiperpotalemia, es un hallazgo que ocurre cuando una muestra de sangre que ha sido tomada no es analizada o separada oportunamente. Debido a que algunas células sanguíneas contienen altas concentraciones de potasio, este potasio intracelular se libera en el suero sanguíneo, haciendo que la concentración de potasio parezca ser artificialmente alta. Otra causa, la baja eliminación de potasio del cuerpo, puede estar relacionada con afecciones anúricas (ausencia o excreción defectuosa de orina) u oligúricas (producción escasa de orina, insuficiencia renal). También contribuyen los traumas físicos como la ruptura del tracto urinario o la obstrucción uretral, y algunas enfermedades gastrointestinales.

Las causas adicionales incluyen

  • Consumo alto de potasio (por ejemplo, uso de suplementos de potasio orales o intravenosos)
  • Terapia de fluidos con suplementos de potasio
  • Administración de diuréticos ahorradores de potasio
  • Condiciones asociadas con la acidosis
  • Líquido en el abdomen
  • Trauma
  • Enfermedad renal
  • Cálculos renales en perros machos
  • Trombocitosis (recuento alto de plaquetas) y leucemia

Diagnóstico

Usted necesitará dar una historia completa de la salud de su perro, el inicio de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber conducido a esta condición. La historia que usted proporcione puede dar a su veterinario pistas sobre qué órganos están siendo afectados de manera secundaria. Se realizará un perfil sanguíneo completo, incluyendo un perfil sanguíneo químico, un conteo sanguíneo completo y un análisis de orina.

La hiperpotasiemia a menudo se caracteriza por un historial intermitente de afecciones gastrointestinales, debilidad y colapso. Su veterinario verificará si hay hipoadrenocorticismo (un trastorno endocrino). Si su perro se esfuerza por orinar o experimenta un gasto urinario bajo, considerará la posibilidad de una obstrucción urinaria o de una insuficiencia renal oligúrica o anúrica.

El diagnóstico por imágenes incluirá estudios de contraste radiográfico, que utiliza una inyección de un agente radiopaco/radiocontrastador en el espacio que se va a ver para mejorar la visibilidad en los rayos X. El ultrasonido también se puede utilizar para descartar la ruptura u obstrucción del tracto urinario.

Debido a que la hiperpotasiemia puede afectar la capacidad de la sangre para fluir normalmente, afectando aún más la capacidad del corazón para funcionar a plena capacidad, se utilizará un electrocardiograma (ECG) para examinar las corrientes eléctricas en los músculos del corazón y puede revelar cualquier anomalía en la conducción eléctrica cardíaca (que subyace a la capacidad del corazón para contraerse/latir).

Tratamiento

El tratamiento varía de acuerdo con la causa subyacente. Las medidas de apoyo se centrarán primero en los síntomas, reduciendo los niveles de potasio a niveles normales en la sangre, mientras se persigue un diagnóstico definitivo. La solución salina, administrada al 0.9 por ciento, es el líquido de elección para reducir las concentraciones de potasio y atenuar los efectos de la hiperpotasiemia en la conducción cardiaca.

Si el perro está deshidratado o hipotenso (presión arterial anormalmente baja), se pueden administrar líquidos rápidamente. Su veterinario le recetará medicamentos según corresponda.

Vivir y gestionar

Su veterinario programará exámenes de seguimiento para volver a revisar los niveles de potasio, los cuales deben ser relativos a la frecuencia dictada por la enfermedad subyacente. El médico repetirá las pruebas de ECG con frecuencia hasta que se resuelva cualquier alteración del ritmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *