noviembre 15, 2018

Trastorno cutáneo degenerativo (dermatitis necrolítica) en perros

Dermatitis necrolítica superficial en perros

La dermatitis necrolítica superficial se caracteriza por el deterioro y la muerte de las células de la piel. Se cree que los niveles altos de la hormona glucagón en la sangre, que estimula la producción de azúcar en sangre en respuesta a los bajos niveles de azúcar en sangre, y las deficiencias en aminoácidos, zinc y ácidos grasos esenciales juegan un papel en la dermatitis necrolítica superficial, ya sea directa o indirectamente.

La dermatitis necrolítica superficial es poco común en perros y rara en gatos.

Síntomas y tipos

Este trastorno de la piel generalmente afecta el hocico, las patas, las almohadillas, los ojos y los genitales del perro, causando:

  • Costras
  • Enrojecimiento
  • Abrasiones
  • Ulceraciones/llagas
  • Dolor al caminar
  • Agrietamiento de la piel y de las almohadillas de los pies
  • Hiperqueratosis (engrosamiento y endurecimiento de la piel)

Causas

La dermatitis necrolítica superficial se ha asociado con un desequilibrio nutricional debido a la falta de aminoácidos o a una deficiencia en los ácidos grasos esenciales y el zinc del perro; o a anomalías metabólicas causadas por niveles altos de glucagón en suero, disfunción hepática o una combinación de estas afecciones.

La afección cutánea rara vez se asocia con un tumor pancreático que segrega glucagón o con un medicamento a largo plazo a base de fenobarbital y fenitoína, que se utiliza para tratar las convulsiones.

Además, la dermatitis necrolítica superficial es generalmente un síntoma externo de enfermedad hepática avanzada, o de enfermedad hepática coincidente y diabetes mellitus.

Diagnóstico

Su veterinario le realizará un examen físico completo a su perro, incluyendo un perfil bioquímico, un conteo sanguíneo completo, un análisis de orina y un panel de electrolitos. Usted necesitará dar una historia completa de la salud de su mascota, el inicio de los síntomas, y las posibles condiciones de salud que podrían haber precipitado esta condición.

Algunos exámenes de sangre pueden retornar con resultados anormales, como niveles altos de ácidos biliares en la sangre, niveles altos de glucagón en plasma, aminoácidos bajos y niveles altos de insulina. Los niveles de sulfobromoftaleína sódica (BSP, excretada en la bilis) también pueden aumentar hasta niveles anormales en la sangre.

Las radiografías y las ecografías por lo general no son útiles para diagnosticar el glucagón. Sin embargo, una ecografía puede revelar enfermedad hepática avanzada. Las biopsias de piel (muestras de tejido) son cruciales para hacer un diagnóstico correcto, pero sólo las lesiones tempranas son útiles para el examen.

Tratamiento

Su veterinario tratará el proceso de la enfermedad subyacente si es posible, y le recetará el medicamento apropiado para tratar los síntomas del perro. La mayoría de los perros pueden ser tratados de forma ambulatoria, pero en algunos casos, será necesario hospitalizarlos. La insuficiencia hepática simple debe ser tratada con cuidados de apoyo.

Los perros con tumores que segregan glucagón se pueden curar con cirugía, pero los tumores se diseminarán rápidamente, antes de que la intervención quirúrgica pueda revertir su progreso. La mayoría de estos casos están asociados con enfermedad hepática crónica e irreversible.

Vivir y gestionar

Desafortunadamente, la mayoría de los perros con esta enfermedad también tendrán una enfermedad interna severa con un mal pronóstico. Un champú especialmente formulado puede ayudar a eliminar las costras y puede hacer que su perro se sienta más cómodo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *