noviembre 12, 2018

Tos en los perros

Tussis en perros

El acto de toser sirve como mecanismo de protección para prevenir la acumulación de secreciones y materiales extraños dentro del tracto respiratorio, pero la tos también puede servir como una señal de alerta temprana para las enfermedades respiratorias. La tos es generalmente un síntoma de un problema subyacente, como una enfermedad del sistema respiratorio o cardiovascular.

Este comportamiento automático e involuntario es uno de los reflejos más poderosos del cuerpo y es esencial para mantener la faringe y las vías respiratorias libres de secreciones acumuladas y material extraño. Esta es, por lo tanto, una respuesta normal a cualquier invasión, obstrucción o anormalidad de las vías respiratorias. El término médico para la tos es tussis, y esta condición se puede encontrar en perros de todas las edades y razas.

Síntomas y tipos

  • Tos
  • arcadas
  • Vómitos
  • Colapso repentino
  • La tos con sangre se puede observar en ciertas enfermedades o con tos prolongada y violenta.

Causas

  • Enfermedades de las vías respiratorias, incluyendo tumores, infecciones (virales, bacterianas y parasitarias)
  • Neumonía por aspiración (neumonía debida a la entrada del contenido estomacal o a la ingestión de partículas de alimentos en el tracto respiratorio)
  • Cuerpos extraños en el tracto respiratorio
  • Alergias
  • Enfermedades cardíacas

Diagnóstico

Para que su veterinario pueda establecer un diagnóstico inicial, deberá proporcionarle un historial completo de la salud de su perro, sus actividades recientes y la aparición de los síntomas. Los estornudos y la tos a menudo se pueden confundir entre sí, por lo que su veterinario evaluará la tos de su perro para determinar si realmente es tos o estornudo. Los sonidos pueden ser muy similares, por lo que será necesario prestar más atención. Las diferencias obvias hacia afuera pueden indicar que la boca permanece cerrada durante la acción reflexiva, lo que indica un estornudo, mientras que con la tos, la boca se abre.

El patrón y la frecuencia de la tos son muy importantes para determinar la causa de la tos. Su veterinario le preguntará sobre la duración, el momento, el patrón, la frecuencia y las características de la tos de su perro, por lo que puede ser útil tanto para usted como para su médico que tome nota de los síntomas de su perro antes de que usted vea a su veterinario.

Su veterinario tendrá que evaluar si la tos es productiva o no productiva, por lo que su médico deberá iniciar la tos artificialmente. En la tos productiva, las secreciones, el líquido y las mucosas pueden ser expulsadas de las vías respiratorias, mientras que con la tos seca o no productiva, este material no sale con la tos. Debido a que la tos está asociada con una serie de enfermedades, es esencial realizar un cuidadoso diagnóstico para establecer el diagnóstico.

Después de que se hayan hecho la historia clínica y el examen físico inicial, el veterinario tomará un conteo sanguíneo completo, un perfil bioquímico y un análisis de orina para ser analizados en el laboratorio. Un conteo sanguíneo completo puede sugerir la presencia de infecciones o alergias, con base en la cantidad de glóbulos blancos que están presentes en la sangre, y una prueba bioquímica sanguínea puede mostrar enzimas hepáticas anormalmente elevadas u otras anomalías que están relacionadas con la causa subyacente.

Si su perro también experimenta hemorragias nasales o tos con sangre, se realizarán pruebas relacionadas con la coagulación de la sangre para determinar si los mecanismos de coagulación de la sangre en el cuerpo funcionan normalmente. Otras herramientas de diagnóstico que se pueden utilizar son los estudios radiográficos, como los rayos X, la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM), todos los cuales pueden ser extremadamente valiosos para determinar la causa de la tos.

Para una visión más cercana y detallada del tracto respiratorio, su veterinario también puede usar un laringoscopio, traqueoscopio o broncoscopio para una visualización directa de las diversas partes del tracto superior. También se pueden realizar pruebas fecales para comprobar la presencia de parásitos respiratorios en el cuerpo y su perro se someterá a pruebas para detectar la enfermedad de los gusanos del corazón, que también puede provocar tos en los perros afectados. Su veterinario también puede tomar muestras de líquido del sistema respiratorio para una evaluación posterior, ya que algunos tipos de parásitos permanecerán en las paredes del tracto respiratorio.

Tratamiento

 

El objetivo principal del tratamiento es tratar la causa subyacente junto con el tratamiento de la tos en sí. La resolución de la causa subyacente resultará en última instancia en una cura.

En casos de enfermedad grave, su perro puede necesitar ser hospitalizado y recibir cuidados intensivos y tratamiento. Se puede administrar oxígeno a los perros que tienen dificultad para respirar adecuadamente, y se utilizarán antibióticos de amplio espectro para reducir los tipos más comunes de infecciones que causan la tos. A su perro se le pueden administrar medicamentos para suprimir la tos, pero su veterinario lo decidirá sólo después de confirmar el diagnóstico, ya que los antitusígenos no siempre son útiles desde el punto de vista médico, especialmente en el caso de ciertas enfermedades como las infecciones respiratorias. Debe recordarse que en la mayoría de los casos la tos no es el problema, sino la enfermedad subyacente que necesita ser tratada. La supresión de la tos no resolverá el problema y, de hecho, sólo puede ocultar la afección y permitir que empeore.

Vivir y gestionar

El diagnóstico de la enfermedad subyacente que causa la tos puede requerir un extenso diagnóstico. Siga las instrucciones dadas por su veterinario para el tratamiento. Si a su perro se le prescriben antibióticos, es esencial que usted siga todo el curso del medicamento. Muchas personas se olvidarán de continuar con la administración del medicamento una vez que los síntomas hayan mejorado y la infección reaparezca, a veces peor que antes.

Tendrá que permanecer en comunicación con su veterinario durante todo el período de tratamiento, transmitiendo información sobre la respuesta de su perro al tratamiento y si éste está mejorando o empeorando. Es posible que también tenga que llevar a su perro de vuelta a la clínica para que su veterinario pueda evaluar el estado de la enfermedad de su perro y el progreso del tratamiento. El tratamiento se ajustará en consecuencia. En algunos perros se requiere terapia a largo plazo para una recuperación completa.

Tenga cuidado con todos los medicamentos que le esté administrando a su perro, ya que cualquier medicamento, incluidos los antitusígenos, puede ser peligroso para su perro en cantidades incorrectas. Es importante tener en cuenta que una de las principales causas de muerte en las mascotas domésticas es la sobredosis de medicamentos.

Imagen: Kathleen Tyler Conklin vía Flickr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *