octubre 10, 2020

¿Qué tan común es la hepatitis infecciosa en los perros y es grave?

¿Qué tan común es la hepatitis infecciosa en los perros y es grave?

La hepatitis infecciosa canina es una enfermedad altamente contagiosa que afecta a los perros de todo el mundo. Aunque esta infección viral que afecta al hígado y a los demás órganos del perro no es tan común como la diarrea canina, un gran número de perros en áreas donde no se practica la inmunización rutinaria se ven afectados. La hepatitis infecciosa es una enfermedad grave de los perros. Los casos graves de infección pueden resultar en la muerte del perro horas después de que se muestren los síntomas.

La hepatitis infecciosa canina es causada por el adenovirus canino tipo 1 (CAV-1). Este virus puede tener efectos potencialmente graves en el hígado del perro. El hígado es uno de los órganos importantes debido a las funciones vitales que realiza. Este órgano descompone la comida y la convierte en energía. El hígado desintoxica los productos químicos y las toxinas, elimina los productos de desecho de la sangre y filtra las infecciones y las bacterias de la sangre. Los humanos sólo pueden sobrevivir uno o dos días si el hígado se apaga completamente. Lo mismo ocurre con los perros.

La hepatitis infecciosa canina no está relacionada con la hepatitis que aflige a los humanos. El VAC-1 se propaga entre los perros domésticos y salvajes, así como en los zorros y coyotes. Esta enfermedad se propaga a través del contacto directo con un animal infectado o con fluidos corporales contaminados. Un perro puede tener esta enfermedad potencialmente grave si ha entrado en contacto con platos de comida y jaulas contaminadas con secreciones nasales, saliva y orina de un perro infectado. El virus también puede ser inhalado y puede ser transmitido por pulgas, garrapatas y mosquitos. Los primeros cuatro a siete días después de que el perro se expuso al virus es el más contagioso. El virus que ha proliferado se desprende a través de la saliva, la secreción nasal, la orina y las heces. El virus que viaja por el torrente sanguíneo causará grandes daños en el hígado, los riñones, los ojos y otros órganos del cuerpo.

La hepatitis infecciosa canina tiene una amplia gama de síntomas. Los primeros síntomas de la hepatitis infecciosa canina son tos, fiebre y dolor de garganta. El perro tendría secreción nasal y ocular. La secreción de los ojos aparecerá como si el perro tuviera conjuntivitis. Se notará el amarillamiento de la parte blanca de los ojos. La córnea tendrá un tinte azulado, por lo que los ojos se verán nublados. Los ojos del perro se desgarrarán cuando se vuelva sensible a la luz. A medida que la infección se extiende a otros órganos, el perro vomitará y tendrá diarrea. El perro perderá el apetito y sufrirá dolores abdominales. El perro parecerá tener el estómago agrandado debido a la hinchazón del hígado. Esta enfermedad se asocia con problemas de hemorragia. El perro infectado tendrá encías sangrantes, sangrará por la nariz y expulsará heces con sangre. Algunos perros tendrán hematomas y desarrollarán la cabeza y el cuello hinchados debido a los fluidos subcutáneos que se han filtrado del hígado dañado. La desorientación y las convulsiones son síntomas de una forma mortal de hepatitis infecciosa, ya que son signos de muerte inminente.

El examen físico, los análisis de sangre y los análisis de orina son los métodos habituales de diagnóstico de esta enfermedad. Recientemente, la presencia del virus en las heces de un perro infectado puede ser detectada con el uso de un kit de prueba conocido como ELISA. La hepatitis infecciosa canina tiene consecuencias que amenazan la vida. Desafortunadamente, esta enfermedad no tiene cura. Con un sistema inmunológico sano, un perro puede controlar la enfermedad. La CIH es especialmente mortal para los cachorros debido a su sistema inmunológico subdesarrollado. El tratamiento es principalmente de apoyo y normalmente se da para controlar la progresión de las dolencias secundarias como los vómitos y la diarrea. Los antibióticos, los fluidos intravenosos y las transfusiones de sangre son los cuidados de apoyo que se dan ya que ningún medicamento puede tratar específicamente la hepatitis infecciosa canina. La vacunación es la única opción viable que puede salvar a su mascota de esta enfermedad potencialmente mortal.

¿Tiene preguntas o quiere compartir su opinión?

Haga clic aquí para crear un tema en nuestro foro (PetW.org)