octubre 19, 2018

Obstrucción de las vías biliares en los perros

Colestasis en Perros

La bilis, un líquido amargo y altamente alcalino que es secretado por el hígado, cumple importantes funciones en la digestión y eliminación de los materiales de desecho del cuerpo. Una vez que la bilis se ha formado en el hígado, se pasa a la vesícula biliar, donde se mantiene hasta que se digiere el alimento. Luego se libera en el intestino delgado, tanto para ayudar en la digestión de los alimentos como para emulsionarlos, de modo que el cuerpo pueda utilizarlos apropiadamente o eliminarlos como desechos.

La colestasis es un término utilizado para denotar una afección en la cual la obstrucción del conducto biliar impide el flujo normal de la bilis desde el hígado hasta el duodeno (una parte del intestino delgado). La colestasis puede ocurrir debido al número de enfermedades subyacentes, incluyendo enfermedades del hígado, la vesícula biliar o el páncreas.

Los schnauzers en miniatura y los perros pastores de Shetland están predispuestos a la pancreatitis (inflamación del páncreas) y corren un mayor riesgo de desarrollar colestasis. Se observa comúnmente en perros de mediana edad y de edad avanzada, pero por lo demás, esto se puede encontrar tanto en perros machos como en hembras.

Síntomas y tipos

Los síntomas variarán dependiendo de la enfermedad subyacente que sea responsable de esta afección. A continuación se presentan varios de los síntomas relacionados con esta enfermedad:

  • Cansancio progresivo
  • Ictericia
  • Polifagia (hambre y consumo excesivo de alimentos)
  • Trastornos hemorrágicos
  • Pérdida de peso
  • Heces de color pálido
  • Orina anaranjada

Causas

  • Este problema puede estar asociado con varias enfermedades. Las siguientes son algunas de las causas que pueden conducir a la colestasis:
  • Colelitiasis (cálculos en la vesícula biliar o cálculos biliares)
  • Neoplasia: crecimiento anormal de tejido que puede ser maligno o benigno.
  • Pancreatitis (inflamación del páncreas)
  • Infestación parasitaria
  • Traumatismo por objeto contundente
  • Efectos secundarios después de una cirugía abdominal

Diagnóstico

Usted necesitará dar una historia completa de la salud de su perro, el inicio de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber precedido a esta condición, como un traumatismo en el cuerpo. La historia que usted proporcione puede darle a su veterinario pistas sobre qué órganos están causando los síntomas secundarios.

Las pruebas de laboratorio incluirán análisis de sangre completos, un panel de bioquímica y un análisis de orina. Estos exámenes revelarán anomalías relacionadas con la enfermedad subyacente, si la hay, así como anomalías que se deben a la obstrucción del conducto biliar en sí.

Algunos pacientes presentan anemia y anomalías relacionadas con la obstrucción. Los niveles de productos de desecho encontrados en la sangre serán indicativos, como niveles altos de bilirrubina en la sangre. La bilirrubina es un componente desechable de la bilis y de los fluidos sanguíneos; un pigmento de color rojizo que se desprende de los glóbulos rojos a medida que se degradan. Bajo circunstancias normales, la bilirrubina se secreta a través de la bilis y se desecha del cuerpo como desecho, dando a las heces su color característico. Debido a la obstrucción de las vías biliares, puede quedar demasiada bilirrubina en la sangre, lo que eventualmente lleva a una condición de ictericia. Típicamente, los análisis de orina también muestran altas concentraciones de bilirrubina en la orina y las muestras de heces serán de color pálido.

Los valores de las enzimas hepáticas pueden ser elevados debido al daño hepático, y los trastornos hemorrágicos también son comunes con la enfermedad hepática.

Cualquier sangre que se extraiga será evaluada a través de evaluaciones de laboratorio de su perro. Se pueden utilizar radiografías abdominales e imágenes por ultrasonido para examinar el interior del hígado, el páncreas y la vesícula biliar. En algunos casos, cuando las pruebas de laboratorio y otras técnicas no son útiles para el diagnóstico, se puede utilizar la cirugía exploratoria para el diagnóstico. La cirugía diagnóstica también tiene la ventaja de corregir el problema al mismo tiempo si se encuentra en el curso de descubrir los problemas subyacentes.

Si se descubre que su perro sufre de una forma de neoplasia, un crecimiento anormal de tejido que está afectando la capacidad de funcionamiento del conducto biliar, su veterinario tendrá que determinar si el tejido es benigno o canceroso. El tratamiento posterior dependerá de ese resultado.

Tratamiento

El tratamiento es muy variable e individual, dependiendo de la causa subyacente y la gravedad de la enfermedad en su perro. Si su perro está deshidratado, se le administrará una terapia de fluidos junto con una terapia de apoyo. En los casos de trastornos hemorrágicos debidos a una enfermedad hepática, la causa de la hemorragia debe abordarse antes de que se pueda llevar a cabo la cirugía. Se administrarán antibióticos parenterales (por inyección) antes de la cirugía para manejar cualquier infección que esté presente. Los enfoques de tratamiento incluyen tratamiento médico, cirugía o ambos.

Vivir y gestionar

La obstrucción de las vías biliares, si no se trata a tiempo, puede llevar a complicaciones graves, incluyendo daño severo a la vesícula biliar y al hígado. Siga las recomendaciones de su veterinario para tratar y prevenir la recurrencia de esta afección. Su perro necesitará restricciones dietéticas especiales mientras se recupera, las cuales le serán explicadas por su veterinario. La recuperación depende del tratamiento de la causa subyacente de la obstrucción y de que el conducto biliar se haga viable para el flujo normal de salida de los contenidos biliares. El pronóstico es generalmente bueno, dado que estos problemas se resuelven.

Sin embargo, en caso de neoplasia, el pronóstico general de recuperación es muy pobre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *