octubre 25, 2018

Lesión cerebral en perros

Los perros pueden sufrir lesiones cerebrales por una variedad de causas, incluyendo hipertermia o hipotermia grave y convulsiones prolongadas. Las lesiones cerebrales primarias, por ejemplo, implican un trauma directo al cerebro, que una vez adquirido, no puede ser alterado. La lesión cerebral secundaria, mientras tanto, es la alteración del tejido cerebral que ocurre después de la lesión primaria, pero esta forma de lesión puede ser manejada, prevenida y mejorada con cuidados de apoyo y tratamiento óptimos.

Síntomas y tipos

Siendo que es un órgano vital, el cerebro requiere un suministro constante de oxígeno y nutrición. Cualquier deficiencia de oxígeno o trauma directo al cerebro, por lo tanto, puede resultar en sangrado y acumulación de líquido, lo cual puede causar presión excesiva en el cerebro. Esto a su vez puede causar complicaciones que involucren el corazón, los ojos y otros sistemas corporales. Los síntomas varían y dependen de la causa y gravedad de la lesión cerebral. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Convulsiones
  • Pérdida espontánea del conocimiento (síncope)
  • Postura anormal o movimientos irregulares
  • Sangrado en el oído o la nariz
  • Sangrado dentro del ojo (que compromete la retina)
  • Decoloración azulada de la piel y las membranas mucosas (cianosis); una señal de que el oxígeno en la sangre está peligrosamente disminuido
  • Insuficiente llegada de oxígeno a los tejidos corporales (hipoxia)
  • Parche de color púrpura o azulado debajo de las membranas mucosas o debajo de la piel debido a la ruptura de los vasos sanguíneos (equimosis)
  • Mancha roja o púrpura en el cuerpo causada por una hemorragia menor (petequización)
  • Respiración pesada o rápida (disnea o taquipnea, respectivamente)
  • Funciones cardíacas anormales, como frecuencia cardíaca anormalmente lenta (bradicardia)

Causas

A continuación, se enumeran algunas de las causas más comunes de las lesiones cerebrales:

  • Traumatismo craneal
  • Hipotermia o hipertermia grave
  • Nivel anormalmente bajo de glucosa en la sangre (hipoglucemia grave)
  • Convulsiones prolongadas o shock
  • Presión arterial alta
  • Parásitos cerebrales
  • Tumores cerebrales
  • Infecciones que involucran el sistema nervioso
  • Toxicidad
  • Enfermedades inmunomediadas

Diagnóstico

Tendrá que dar una historia completa de la salud de su perro a su veterinario, incluyendo el inicio y la naturaleza de los síntomas, y los posibles incidentes que podrían haber precipitado los comportamientos inusuales o las complicaciones. Luego, el médico llevará a cabo un examen físico completo, así como un perfil bioquímico, un análisis de orina y un conteo sanguíneo completo. Aunque los resultados de estas pruebas dependen de la causa subyacente de la lesión cerebral, a menudo el perfil bioquímico puede indicar anomalías en el nivel de glucosa en sangre. También se miden los gases sanguíneos para confirmar la deficiencia de oxígeno en la sangre.

Cuando se sospecha de fracturas que involucran el cráneo, las radiografías, las tomografías computarizadas (TC) y las imágenes por resonancia magnética (IRM) son extremadamente útiles para evaluar la gravedad del trauma cerebral. Estas herramientas de diagnóstico también ayudan a determinar la presencia de sangrado, fracturas, cuerpos extraños, tumores y otras anomalías que afectan al cerebro. El ECG (electrocardiograma), mientras tanto, se utiliza para evaluar las funciones y el ritmo cardíaco.

Su veterinario también puede tomar una muestra de líquido cefalorraquídeo para determinar el nivel de inflamación y confirmar posibles infecciones.

Tratamiento

Cualquier tipo de lesión cerebral debe considerarse una emergencia que requiere hospitalización inmediata para cuidados intensivos y tratamiento. De hecho, dependiendo de la causa de la lesión cerebral, puede ser necesaria una cirugía. Sin embargo, a menudo el objetivo principal del tratamiento de emergencia es normalizar la temperatura y la presión arterial del perro, proporcionarle niveles adecuados de oxígeno y prevenir la hipoxia.

Para ayudar con la respiración, se pasa un tubo a la tráquea para suministrar oxígeno. También se pueden administrar pequeñas cantidades de líquidos a animales con déficit de líquidos para mantener la presión arterial. Para reducir el edema cerebral, el perro recibirá medicación y su cabeza se mantendrá por encima del nivel del cuerpo. Además, el perro se da la vuelta cada dos horas para evitar complicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *