agosto 26, 2020

Inflamación estomacal (atrófica) en perros

Gastritis atrófica en perros

La gastritis atrófica es un tipo de inflamación crónica (a largo plazo) del revestimiento del estómago. Esta condición se identifica específicamente a través del examen microscópico de los tejidos, revelando una reducción localizada o difusa del tamaño y la profundidad de las glándulas gástricas del paciente. Las glándulas gástricas son las glándulas que recubren la pared del estómago, secretando los jugos gástricos que ayudan a la digestión.

Aunque la enfermedad sigue siendo rara y esporádica en la mayoría de las razas de perros, la raza de perro Lundehund noruego ha mostrado una alta prevalencia de gastritis atrófica.

Síntomas y tipos

Los síntomas de la gastritis atrófica incluyen vómitos ocasionales, así como anorexia, lentitud, pérdida de peso y pica (un término que describe el consumo de artículos no alimentarios).

Causas

Se desconoce la causa exacta de este tipo específico de gastritis, y puede reflejar una gastritis crónica debido a un número de razones. La gastritis crónica puede ser inducida en perros inmunizados con su propio jugo gástrico, por ejemplo. También se cree que Helicobacter spp, una bacteria vinculada a los vómitos y a las enfermedades estomacales, puede ser importante en el desarrollo de la gastritis.

También es importante señalar que puede haber una predisposición genética a la gastritis atrófica en el Lundehund noruego, como se especula debido a la prevalencia de la enfermedad en esta raza de perro.

Diagnóstico

El diagnóstico definitivo de la gastritis atrófica sólo puede lograrse mediante los procesos de la gastroscopia, en la que se introduce un pequeño tubo con una cámara en el estómago para su examen, y se toma una biopsia de los tejidos del revestimiento del estómago para su examen y diagnóstico. Una gastroscopia puede revelar la prominencia de los vasos sanguíneos en los tejidos revestidos de mucosidad del estómago, lo que indica el adelgazamiento de la mucosa. Otras pruebas de laboratorio, como las imágenes de ultrasonido y los análisis de orina, sólo pueden utilizarse para descartar otras causas de los síntomas y/u otras formas de gastritis.

Tratamiento

El tratamiento de la gastritis atrófica, una vez diagnosticada correctamente, no requiere hospitalización. El tratamiento se realiza en el hogar. Se pueden prescribir medicamentos para inhibir la secreción de ácido gástrico, y se necesitarán antibióticos adicionales si se sospecha de una infección con la bacteria Helicobacter spp. Si el vómito persiste, también se pueden prescribir agentes procincinéticos (diseñados para aumentar la actividad muscular en el tracto gastrointestinal).

Vivir y gestionar

Será necesario administrar regularmente los medicamentos necesarios, y es posible que se requiera una terapia antiácida a largo plazo. Tenga cuidado con los medicamentos que se sabe que empeoran la gastritis, como los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos).

Prevención

Como no se conoce la causa exacta de esta forma de gastritis, no hay un método de prevención conocido. Los propietarios de razas susceptibles, como el Lundehunde noruego, deben estar atentos y alerta a los síntomas.

inhibir

Para ralentizar algo o hacer que se detenga

moco

Un tipo de baba que se compone de ciertas sales, células o leucocitos

pica

Un tipo de apetito voraz que hace que los animales coman o laman sustancias extrañas

gastroscopia

El examen del estómago con un endoscopio

gastrointestinal

El tracto digestivo que contiene el estómago y el intestino

gástrico

Cualquier cosa que tenga que ver con el estómago

gastritis

Una condición médica en la que el estómago se inflama

biopsia

El proceso de extracción de tejido para examinarlo, generalmente por razones médicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *