agosto 10, 2020

Inflamación de los ganglios linfáticos (linfadenitis) en perros

Linfadenitis en perros

La inflamación de los ganglios linfáticos, una afección conocida como linfadenitis, se caracteriza por la inflamación de los ganglios debido a una migración activa de glóbulos blancos. Hay diferentes tipos de glóbulos blancos que pueden causar esto: neutrófilos, el tipo más abundante de glóbulos blancos en el cuerpo; macrófagos, las células que engullen y digieren los desechos celulares y los patógenos en el torrente sanguíneo; o eosinófilos, los glóbulos blancos del sistema inmunológico.

Debido a las funciones de filtración de los ganglios linfáticos, es probable que estén expuestos a agentes infecciosos. La linfadenitis suele ser el resultado de que un agente infeccioso acceda a un ganglio linfático y establezca una infección, con la consiguiente respuesta del sistema inmunológico para combatir la infección con el aumento de la producción de glóbulos blancos. Entre esos agentes infecciosos figuran los hongos y las micobacterias (patógenos que se sabe que causan enfermedades graves en los mamíferos).

No se conoce la base genética de la linfadenitis, salvo en raros casos de inmunodeficiencia; por ejemplo, la susceptibilidad familiar de ciertos basset hounds a la micobacteriosis (las micobacterias están muy extendidas en el mundo natural, en particular en los medios acuáticos), de la que la linfadenitis es una manifestación frecuente. Sin embargo, los cachorros recién nacidos pueden tener una tasa de aparición más elevada que los perros más viejos, ya que sus sistemas inmunológicos aún no desarrollados los hacen más susceptibles a las infecciones.

Síntomas y tipos

La linfadenitis rara vez causa un agrandamiento de los ganglios linfáticos lo suficientemente grave como para que alguien que no esté familiarizado con la medicina veterinaria pueda observarlo. Sin embargo, el médico de su perro podrá localizar los nódulos firmes mediante la palpación, lo cual suele ser doloroso para el animal. El perro también puede tener fiebre, sufrir de inapetencia (anorexia) o mostrar otros signos sistémicos de infección. Las infecciones bacterianas, en particular, pueden desarrollar abscesos dentro de los nódulos, que pueden abrirse al exterior y presentarse como vías de drenaje. Otras complicaciones dependerán de la ubicación de la infección y de si está afectando a los órganos circundantes.

Causas

Bacteriano

  • La mayoría de las especies patógenas se han notificado ocasionalmente
  • Los agentes más probables son Pasteurella, Bacteroides y Fusobacterium spp.
  • Algunos, como la Yersinia pestis (peste bubónica) y la Francisella tularensis (tularemia), tienen una afinidad particular por los ganglios linfáticos y es especialmente probable que se manifiesten como linfadenitis.
  • La infección de Bartonella vinsonii puede causar linfadenitis granulomatosa (nodular) en los perros.

Hongos

  • Las infecciones suelen incluir la linfadenitis como una manifestación de una enfermedad sistémica
  • Los organismos probables incluyen Blastomyces, Cryptococcus, Histoplasma, Coccidiodes, Sporothrix
  • Ocasionalmente se han notificado otros agentes fúngicos

Virus

  • Muchas infecciones virales están implicadas en la hiperplasia linfoide
  • Los nódulos linfáticos mesentéricos (pared del abdomen) son los más comúnmente afectados

Otros

  • Protozoos – los perros con toxoplasmosis y leishmaniosis frecuentemente tienen linfadenitis aunque es poco probable que sea el hallazgo clínico más obvio
  • La causa no infecciosa (por ejemplo, asociada a la enfermedad eosinofílica pulmonar o sistémica) suele ser desconocida

Factores de riesgo

  • Los perros con una función inmunológica comprometida son susceptibles a la infección y, por lo tanto, a la linfadenitis.

Diagnóstico

Tendrá que proporcionar un historial completo de la salud de su perro hasta la aparición de los síntomas. Su veterinario necesitará asegurarse de que una masa palpable o visible es en realidad un nódulo linfático y no un tumor u otro tipo de inflamación. Además, puede ser difícil distinguir, en base a los hallazgos clínicos, de otras causas de agrandamiento de las glándulas linfáticas, o de una proliferación de células en los nódulos linfáticos por alguna otra razón, como el cáncer.

Para estar seguro de hacer el diagnóstico correcto, su veterinario ordenará un recuento sanguíneo completo y un análisis de orina para buscar evidencias de enfermedades bacterianas y fúngicas. Si los nódulos inflamados están en el pecho y el abdomen, las pruebas de diagnóstico incluirán radiografías y ultrasonidos para tomar una determinación. También se puede realizar una aspiración con aguja fina de los propios ganglios linfáticos para recoger una muestra del líquido y el tejido que se encuentra dentro de los ganglios, de modo que se pueda analizar la composición interna exacta de los ganglios linfáticos.

Tratamiento

Dado que la linfadenitis es una lesión más que una enfermedad específica, no hay un conjunto único de recomendaciones terapéuticas que sea apropiado. Las características de la inflamación y el agente causal dictarán el tratamiento apropiado. Su veterinario planificará el tratamiento basándose en las pruebas que se hayan recogido, y prescribirá un curso de tratamiento después de eso. Se pueden prescribir antibióticos, pero la elección de los medicamentos se basará en los resultados.

Vivir y gestionar

Tendrá que seguir las pautas de su veterinario para el tratamiento. Los exámenes de seguimiento deberán ser programados para asegurarse de que toda la infección ha sido eliminada. Algunos de los organismos que causan la linfadenitis son zoonóticos (pueden comunicarse a los humanos y a otras especies). Si este es el caso, su veterinario repasará con usted las pautas de tratamiento en el hogar para que pueda protegerse a sí mismo, a su familia y a otras mascotas de la infección.

pulmonar

En lo que respecta a los pulmones

sistémico

Algo que se relaciona con todo el cuerpo y no sólo con una parte u órgano en particular

análisis de orina

Un examen a fondo de las propiedades de la orina; se utiliza para determinar la presencia o ausencia de enfermedades

patógeno

Tener la capacidad de producir enfermedades

linfoide

Cualquier tejido perteneciente al sistema linfático

los nódulos linfáticos

Pequeñas estructuras que filtran la linfa y almacenan los linfocitos

linfadenitis

Una condición médica en la que los nódulos linfáticos están inflamados

lesión

Un cambio en la forma en que se construye el tejido; una llaga

palpación

Examen a través de la sensación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *