diciembre 3, 2018

Hormonas sexuales elevadas en los perros

Hiperandrogenismo en perros

El hiperandrogenismo en los perros es un síndrome poco frecuente caracterizado por elevaciones de las hormonas sexuales masculinas como la testosterona y sus derivados en el suero sanguíneo. Se documenta con mayor frecuencia en perros machos intactos.

En los hombres, los andrógenos son producidos por las células intersticiales (células en los pequeños espacios entre los tejidos) de los testículos y son responsables del desarrollo sexual masculino normal. Los andrógenos promueven el comportamiento masculino y el desarrollo físico, como la espermatogénesis – la formación de esperma. Los andrógenos incluyen las hormonas esteroides testosterona, androsterona y dihidrotestosterona, que es un derivado de la testosterona y un metabolito biológicamente activo (sustancia esencial para el proceso metabólico).

La dihidrotestosterona se forma principalmente en la glándula prostática, los testículos, los folículos pilosos y las glándulas suprarrenales. Los andrógenos también son producidos por la corteza suprarrenal (situada a lo largo del perímetro de la glándula suprarrenal cerca de los riñones), y por los ovarios en las mujeres.

El hiperandrogenismo puede ocurrir como resultado de la producción excesiva de hormonas por parte de los testículos, los ovarios o la corteza suprarrenal. Esto último puede ocurrir como consecuencia de una actividad enzimática disfuncional. El hiperandrogenismo también puede ocurrir en asociación con la administración de andrógenos sintéticos.

El hiperandrogenismo puede ser sintomático por cambios de comportamiento, anormalidades del tracto reproductivo y problemas de la piel. Este trastorno tiende a ocurrir en los pomeranos, Chow Chows, Poodles, Keeshond y Samoyeds.

Síntomas y tipos

  • Agresión
  • Retraso en el crecimiento
  • Pérdida de cabello – bilateralmente simétrica, que involucra el cuello, el tronco, los muslos caudales, la parte externa de la oreja y la cola.
  • Cabello seco y quebradizo
  • Hiperpigmentación de la piel
  • Caspa

Femenino

  • Vaginitis (infección de la vagina)
  • Ciclos estrales irregulares (ciclos de «calor» en las mujeres)
  • Anestro prolongado (el período de tiempo entre celo; resultando en la no reproducción debido a la falta de «calor»)
  • Virilización (desarrollo de las características masculinas – significativo en la perra)
  • Hipertrofia del clítoris (tamaño excesivo del clítoris)
  • Diferenciación sexual anormal (con exposición en el útero)

Masculino

  • Prostatomegalia (próstata sobredimensionada)
  • Anomalías en la morfología de los espermatozoides (el tamaño y la forma de la cabeza, la parte media y la cola)
  • Hiperplasia de las glándulas circulares: proliferación de células en las glándulas sudoríparas y sebáceas.
  • Prepubertal (que ocurre antes de la maduración sexual)
  • Cierre prematuro del cartílago de crecimiento (el cuerpo deja de crecer antes de alcanzar el tamaño completo)

Causas

Administración externa de andrógenos
Aumento de la secreción interna de andrógenos
En la mujer, la exposición del feto en el útero a los andrógenos
Tumor testicular (más comúnmente, secundario a un tumor testicular en los espacios de los testículos)

Diagnóstico

Su veterinario le realizará un examen físico completo a su perro, incluyendo un perfil químico de la sangre, un conteo sanguíneo completo, un panel de electrolitos y un análisis de orina, con el fin de descartar una causa metabólica subyacente para la enfermedad, como hipotiroidismo, hiperadrenocorticismo o hiperestrogenismo. También se realizará un examen neurológico completo si su perro se comporta de manera anormal. Tendrá que estar preparado para darle a su veterinario un historial completo de la salud de su perro, la aparición de los síntomas y cualquier antecedente genético con el que esté familiarizado, en caso de que exista un vínculo genético. También le ayudará si conoce el estado de salud del padre o la madre de su perra, durante y después del embarazo, en caso de que el trastorno se haya adquirido antes del nacimiento.

La radiografía abdominal o las imágenes por ultrasonido se pueden utilizar para visualizar el espacio interior del abdomen en busca de masas o tejido gonadal, que pueden ser la causa principal del hiperandrogenismo.

Además, hay varias pruebas que se pueden utilizar para hacer un diagnóstico concluyente: Se puede utilizar un cariotipo o análisis cromosómico para detectar anomalías sexuales intersexuales/gonadales; se tomarán muestras de suero para evaluar las hormonas sexuales; prueba de estimulación de la hormona del crecimiento; prueba de concentración de testosterona en suero; prueba de estimulación de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH, por sus siglas en inglés) para medir la respuesta suprarrenal a la ACTH (que es una hormona que se produce en la hipófisis); y una prueba de la relación entre el cortisol y la creatinina en la orina para descartar la posibilidad de que haya hiperadrenocorticismo. Los resultados pueden ser variables.

Tratamiento

Se recomienda la esterilización quirúrgica de animales intactos, y se debe realizar una escisión quirúrgica de cualquier masa secretora de testosterona o tejido neoplásico (anormal). También se puede llevar a cabo la destrucción controlada de la glándula suprarrenal. Se pueden administrar hormonas de crecimiento, pero el tratamiento dependerá de la causa subyacente particular del hiperandrogenismo de su perro.

Vivir y gestionar

Después de que el tratamiento inicial haya controlado la condición de su perro, su veterinario programará citas de seguimiento para seguir el progreso y tratar cualquier otra complicación o trastorno subyacente. Su veterinario puede repetir las pruebas de estimulación de ACTH y los análisis de sangre para verificar si la testosterona en suero era inicialmente alta, junto con exámenes físicos estándar para asegurar que su perro se está recuperando de los efectos del hiperandrogenismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *