diciembre 7, 2018

Hígado agrandado en perros

Hepatomegalia en Perros

El término hepatomegalia se utiliza para describir un hígado anormalmente agrandado. A menudo se produce debido a ciertas enfermedades y afecciones que pueden afectar directa o indirectamente el funcionamiento del hígado, el órgano hepático puede aumentar de tamaño, adquiriendo una enfermedad propia.

Síntomas y tipos

Los cachorros normalmente tienen el hígado más grande con respecto a su masa corporal en comparación con los perros adultos. Sin embargo, la hepatomegalia es más comúnmente diagnosticada en perros mayores. Dependiendo de la causa subyacente, el agrandamiento puede involucrar todo el hígado o sólo parte de él. Por ejemplo, las infecciones y/o la inflamación pueden llevar a un agrandamiento simétrico generalizado del hígado, mientras que los tumores, las hemorragias, los quistes o la rotación del lóbulo hepático pueden llevar a un agrandamiento asimétrico o focal. Es decir, sólo una parte del hígado puede estar agrandada.

Los síntomas pueden variar dependiendo de la causa. El agrandamiento del abdomen es el síntoma más comúnmente observado. En el examen su veterinario encontrará un hígado agrandado o una masa palpable en el área abdominal. La masa se suele observar detrás de la caja torácica y puede incluso ser visible a simple vista. Sin embargo, en perros obesos es difícil detectar un hígado agrandado en el examen físico.

Causas

  • Acumulación extra de sangre cerca del hígado
  • Hepatitis (infección hepática)
  • Enfermedad hepática crónica (cirrosis)
  • Obstrucción en el flujo sanguíneo que pasa a través del hígado
  • Enfermedad e insuficiencia cardíaca
  • Neoplasia hepática
  • Enfermedad de la heartworm
  • Rotación del lóbulo hepático alrededor de su eje
  • Hernia diafragmática (hernia resultante de la protrusión de parte del estómago a través del diafragma)
  • Deposición anormal de productos metabólicos dentro del tejido hepático
  • Acumulación de grasa en el tejido hepático
  • Tumor que compromete el páncreas
  • Absceso hepático
  • Quiste hepático
  • Toxicidad por medicamentos

Diagnóstico

Tendrá que dar una historia detallada de la salud de su perro, la aparición y la naturaleza de los síntomas, y los posibles incidentes que podrían haber conducido a esta condición. Su veterinario realizará un examen físico completo para evaluar todos los sistemas corporales y se realizará un perfil sanguíneo completo, incluyendo un perfil sanguíneo químico, un conteo sanguíneo completo y un análisis de orina. Los resultados de las pruebas de laboratorio de rutina son muy variables dependiendo de la causa subyacente del agrandamiento del hígado. El conteo sanguíneo completo puede revelar anemia, glóbulos rojos esféricos anormales (esferocitos), glóbulos rojos alterados (esquistocitos), glóbulos rojos con manchas debidas a la acumulación de hemoglobina (cuerpos de Heinz), presencia de parásitos con glóbulos rojos, glóbulos blancos inmaduros (glóbulos blancos) en la sangre, glóbulos rojos con núcleos, y un número anormalmente bajo o alto de plaquetas (glóbulos diminutos utilizados en la coagulación de la sangre). El perfil bioquímico puede mostrar niveles anormalmente altos de enzimas hepáticas y un nivel alto de colesterol. Las pruebas adicionales pueden incluir el perfil de coagulación de la sangre, ya que las anomalías en la coagulación de la sangre son comunes en pacientes con compromiso hepático. Su perro también puede ser examinado para detectar la presencia de la enfermedad de la heartworm.

Las radiografías abdominales pueden mostrar un hígado agrandado con bordes redondeados o un estómago y riñones desplazados. Las radiografías de tórax pueden ayudar a determinar cualquier metástasis de un tumor en la cavidad torácica y también mostrarán enfermedades que comprometen el corazón y los pulmones. La ecografía abdominal se puede utilizar para ver más detalles en la cavidad abdominal, revelando cambios en el tamaño del hígado y el contorno de la superficie, así como la presencia de enfermedad concurrente. El ultrasonido abdominal también ayudará a discriminar los tipos difusos o localizados de agrandamiento del hígado. Se pueden utilizar pruebas diagnósticas más avanzadas, como electrocardiografía y ecocardiografía, para evaluar la estructura y las funciones del corazón.

Si se ven o sospechan tumores, su veterinario querrá tomar una muestra de tejido hepático para confirmar su naturaleza benigna o maligna, pero incluso sin la presencia de un tumor, una muestra de tejido puede ser útil para determinar la causa, gravedad y etapa de la enfermedad hepática. Las muestras serán enviadas al laboratorio para cultivos microbianos, y en caso de infección, el cultivo de la muestra ayudará a determinar el tipo de microorganismo involucrado para que se puedan prescribir medicamentos adecuados.

Tratamiento

El tratamiento es muy variable y dependerá de la causa subyacente. En caso de afectación cardiaca o enfermedad hepática avanzada, es posible que su perro tenga que ser hospitalizado para recibir tratamiento intensivo y cuidados de apoyo. El objetivo del tratamiento es eliminar la causa de la incisión y prevenir complicaciones posteriores. Se administran antibióticos de amplio espectro a los perros con infecciones. La deshidratación es común en estos pacientes y se requieren líquidos intravenosos para normalizar los niveles de líquido. También se administran multivitaminas para mantener los niveles saludables de vitaminas. En caso de un tumor, absceso o quiste, su perro también puede necesitar intervenciones quirúrgicas para extirpar estos crecimientos.

Vivir y gestionar

Los pacientes con insuficiencia cardíaca o exceso de líquido en el abdomen requieren cambios en la alimentación y la ingesta de líquidos. Estos pacientes necesitan cuidados especiales y a menudo se recomienda un descanso completo de la jaula. Consideraciones especiales de la dieta, como la adición de altos niveles de proteínas, la restricción de sal y la suplementación vitamínica adecuada, se pondrán en práctica para su perro.

El pronóstico es variable y depende de la causa subyacente y la duración de la enfermedad. Algunas causas son menos graves, mientras que otras son de naturaleza potencialmente mortal. Como el hígado es el órgano central en el metabolismo de los fármacos, no debe administrar ningún fármaco ni cambiar la cantidad de dosis de ningún fármaco recetado sin consultar previamente con su veterinario. Para evitar un balance energético negativo, tendrá que alimentar a su perro con comidas pequeñas y frecuentes. Su perro necesitará ser evaluado frecuentemente durante la terapia, con pruebas de laboratorio y radiografías, según sea necesario, para controlar el progreso de su perro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *