julio 18, 2020

Hepatozoonosis (enfermedad transmitida por garrapatas) en perros

Enfermedades transmitidas por garrapatas en los perros

La hepatozoonosis es una enfermedad transmitida por garrapatas que da lugar a una infección con el protozoo (organismo unicelular) conocido como Hepatozoon americanum.

Síntomas y tipos

La enfermedad es más común en el sur y el sudeste de los Estados Unidos. La infección suele ser subclínica. Sin embargo, los síntomas de la infección clínica incluyen:

  • Fiebre
  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso
  • Diarrea con sangre
  • Hiperestesia (aumento de la sensibilidad de la piel y la musculatura) en la espalda y los lados.
  • Desgaste muscular
  • Proliferación de la capa externa (periostio) de los huesos, causando dolor
  • Fallo renal

La hepatozoonosis puede afectar a los huesos, el hígado, el bazo, los músculos, los pequeños vasos sanguíneos del músculo cardíaco y el tracto intestinal.

Causas

La hepatozoonosis es portada por la garrapata Amblyomma maculatum. Los perros se infectan al ser mordidos por una garrapata infectada o al ingerir una garrapata infectada.

Diagnóstico

El diagnóstico definitivo se hace al encontrar los organismos Hepatozoon en los glóbulos blancos en un frotis de sangre. Sin embargo, se suele realizar un análisis de sangre rutinario que consiste en un recuento completo de células sanguíneas y un perfil de química sanguínea, además del frotis de sangre, para comprobar si existen otras disfunciones o anomalías en los órganos.

También se pueden recomendar radiografías (rayos X) para examinar los huesos de la pelvis, las vértebras y las piernas.

Tratamiento

El tratamiento es principalmente paliativo para aliviar el dolor y puede incluir glucocorticoides o antiinflamatorios no esteroideos. La terapia inicial de combinación con trimetoprima/sulfato, clindamicina y pirimetamina puede ir seguida de una terapia a largo plazo con decoquinato.

Prevención

La hepatozoonosis en los perros se puede prevenir controlando las garrapatas y las mordeduras de garrapatas. Puede ser posible quitar una garrapata infecciosa antes de que haya tenido la oportunidad de pasar la enfermedad a la sangre del perro. Revise siempre a su perro después de regresar de una excursión y quítele las garrapatas con cuidado, a fondo y de inmediato.

subclínica

No muestra ningún signo de enfermedad

periostio

La fibra que cubre el exterior de un hueso

pelvis

El término para la cadera y el área relacionada

paliativo

Algo que alivie los síntomas de una condición sin curarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *