octubre 20, 2018

Heces negras y alquitranadas debido a la presencia de sangre en los perros

Melena en Perros

El término melena se utiliza para describir las heces que parecen negras y alquitranadas, lo cual ocurre debido a la presencia de sangre digerida en las heces.

La melena típicamente ocurre debido a sangrado en la porción superior del tracto gastrointestinal. También se ha visto en perros después de haber ingerido una cantidad suficiente de sangre del tracto respiratorio, por ejemplo, de una hemorragia nasal o de toser y tragar sangre de los pulmones. La melena no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma de alguna otra afección subyacente, como una úlcera gastrointestinal o un trastorno de coagulación de la sangre. El color oscuro y la consistencia alquitranada de las heces se deben a la digestión de la sangre a su paso por el tracto intestinal.

Síntomas y tipos

Otros síntomas relacionados con la melena dependen de la causa subyacente, la gravedad y la ubicación del sangrado.

  • En pacientes con sangrado gastrointestinal, otros síntomas podrían incluir:
  1. Vómitos, con o sin sangre
  2. Falta de apetito
  3. Pérdida de peso
  4. Debilidad e intolerancia al ejercicio
  5. Membranas mucosas pálidas
  6. Anemia
  7. Dificultad para respirar o respiración rápida
  8. Dolor abdominal

 

  • En pacientes con sangrado en el tracto respiratorio, otros síntomas podrían incluir:
  1. Sangrado nasal
  2. Estornudos
  3. Tos con sangre
  4. Membranas mucosas pálidas
  5. Anemia
  6. Debilidad e intolerancia al ejercicio
  7. Dificultad para respirar o respiración rápida

 

  • En pacientes con trastornos anormales de la coagulación de la sangre, otros síntomas podrían incluir:
  1. Sangrado nasal
  2. Sangre en la orina
  3. Sangre roja brillante en las heces
  4. Sangre en los ojos
  5. Vómitos, con o sin sangre
  6. Moretones anormales
  7. Anemia
  8. Membranas mucosas pálidas
  9. Debilidad e intolerancia al ejercicio
  10. Dificultad para respirar o respiración rápida

Causas

Melena puede tener muchas causas, incluyendo:

  • Úlceras en el sistema gastrointestinal
  • Tumores de la boca, esófago, estómago o intestino delgado
  • Infecciones gastrointestinales
  • Cuerpo extraño en el sistema gastrointestinal
  • Trastornos que involucran inflamación del tracto intestinal
  • Insuficiencia renal
  • enfermedad de Addison
  • Toxicidad por medicamentos
  • Exposición a toxinas
  • Parásitos
  • Enfermedad hepática
  • Pancreatitis
  • Trastornos hormonales
  • Infecciones, cáncer o cuerpos extraños dentro de los pulmones o la nariz
  • Trauma
  • Trastornos que involucran coagulación anormal de la sangre

Diagnóstico

Usted necesitará dar una historia completa de la salud de su perro, el inicio de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber conducido a esta condición. La historia que usted proporcione puede dar a su veterinario pistas sobre el lugar de donde se origina la sangre. Después de tomar una historia clínica completa, el veterinario de su mascota llevará a cabo un examen físico completo. Las pruebas de laboratorio estándar para perros con melena pueden incluir un recuento sanguíneo completo (CBC), un perfil bioquímico, un examen fecal y un análisis de orina. Los resultados de estas pruebas revelarán la gravedad de la melena de su perro y posiblemente señalarán la posible causa subyacente. También pueden ser necesarios procedimientos y pruebas adicionales. Estos pueden incluir radiografías, ecografías, endoscopias, análisis de sangre especializados, cirugía y biopsias de tejido, dependiendo de los detalles del caso de su perro.

 

Tratamiento

El objetivo principal de la terapia es tratar la enfermedad subyacente, la cual, si tiene éxito, debería resolver la melena. Se puede administrar una terapia de fluidos para reemplazar el déficit de líquidos en el cuerpo, y en pacientes con pérdida de sangre severa y anemia, también se puede requerir una transfusión de sangre. El tratamiento adicional dependerá de los otros síntomas del paciente y de la causa subyacente de la melena. Por ejemplo, los perros con úlceras gastrointestinales pueden ser tratados con un cambio en la dieta y medicamentos para reducir la secreción de ácido gástrico, proteger el revestimiento del tracto gastrointestinal y limitar los vómitos (si es necesario), mientras que los perros que han ingerido ciertos tipos de rodenticidas serán tratados con vitamina K.

Vivir y gestionar

La duración y el tipo de tratamiento prescrito para su perro dependerá de la causa subyacente y de la gravedad de la melena. Inicialmente, es posible que sea necesario realizar análisis de sangre frecuentes para evaluar a su perro en busca de anemia continua o que empeore, lo que puede convertirse en pruebas más intermitentes una vez que la salud de su perro se haya estabilizado. Vigile a su perro por el empeoramiento de cualquiera de sus signos clínicos durante el tratamiento y hable con su veterinario si tiene alguna duda.

La mayoría de los pacientes se recuperarán de la melena siempre y cuando la enfermedad subyacente pueda ser tratada adecuadamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *