julio 23, 2020

Enfermedad del disco intervertebral (IVDD) en perros – Disco deslizado

Revisado y actualizado para su precisión el 27 de febrero de 2020 por la Dra. Hanie Elfenbein, DVM, PhD

La enfermedad de los discos intervertebrales (IVDD) en los perros es una condición en la que los discos amortiguadores entre las vértebras (huesos) de la columna vertebral se abultan o estallan en el espacio de la médula espinal. Esto se llama comúnmente una hernia de disco o un deslizamiento de disco.

Estos discos presionan los nervios que corren a través de la médula espinal, causando dolor, daño a los nervios e incluso parálisis.

Las razas de perros con predisposición al DIVD incluyen el Dachshund, el Basset Hound, el Shih Tzu y los perros pastores alemanes.

Esto es lo que necesita saber sobre el DIVD en los perros y cómo puede ayudar a su perro.

Síntomas y tipos de IVDD en perros

Formados por una sustancia gelatinosa rodeada por una gruesa capa externa, los discos intervertebrales son básicamente los amortiguadores de la columna vertebral.

Hay dos tipos de hernia de disco que se ven en los perros: Tipo I y Tipo II.

El tipo II generalmente tiene signos y síntomas menos severos.

Los síntomas de la IVDD en los perros pueden incluir:

  • Parálisis

  • Caminata anormal

  • La falta de voluntad para saltar

  • Dolor y debilidad en las piernas traseras (cojera)

  • Llorar de dolor

  • Comportamiento ansioso

  • Espalda o cuello encorvados con músculos tensos

  • Reducción del apetito y del nivel de actividad

  • Pérdida de control de la vejiga y/o los intestinos (incontinencia urinaria y fecal) o falta de voluntad de postura para eliminar

Causas del IVDD en los perros

El tipo I y el tipo II de la IVDD tienen diferentes causas fundamentales.

Causas de la IVDD tipo I en los perros

En el Tipo I, común en la región media de la espalda de las razas más pequeñas, los discos desarrollan un endurecimiento (o calcificación) de la capa externa.

Esto daña el disco, permitiendo que se rompa más fácilmente. Cualquier impacto fuerte como un salto y un aterrizaje, o incluso un simple paso en falso, puede causar que uno o más discos estallen y que el material interno presione la médula espinal.

Esto es más común en las razas de perros pequeños con espaldas largas y piernas cortas.

Causas de la IVDD de tipo II en perros

Con la hernia de tipo II, los discos se endurecen y se vuelven fibrosos durante un largo período de tiempo y finalmente se rompen, sobresalen y comprimen la médula espinal.

El DIVD de tipo II es más común en los perros más viejos y de raza grande.

Compresión de la médula espinal

Cuando los nervios de la médula espinal de un perro se comprimen, los impulsos nerviosos no son capaces de transmitir sus señales a las extremidades, la vejiga, etc. Si el daño es lo suficientemente grave, puede producirse una parálisis y la pérdida de control de la vejiga y los intestinos.

Dependiendo de la ubicación del disco que está abultado, los signos se producen en cualquier parte del cuerpo del perro, desde el cuello hasta las patas traseras. Un lado del cuerpo puede estar más gravemente afectado que el otro.

Diagnóstico de los problemas de espalda en los perros

El examen veterinario incluirá un examen neurológico completo, que ayudará a identificar en qué lugar de la médula espinal se encuentra la lesión.

Las radiografías pueden mostrar un área anormal en la columna vertebral. Sin embargo, debido a que la médula espinal no aparece en las radiografías, pueden ser necesarias imágenes especiales para localizar el origen de la lesión.

Una vez que dicho procedimiento, llamado mielograma, inyecta un colorante especial en el área que rodea la médula espinal para que aparezca en las radiografías. Esta prueba requiere que su perro sea puesto bajo anestesia.

En algunos casos, también se pueden utilizar otras pruebas como la resonancia magnética o la tomografía computarizada para localizar el lugar donde se están pinzando los nervios, lo cual es necesario para la reparación quirúrgica.

El tratamiento de la enfermedad de DIA en los perros

Dependiendo de la gravedad del daño a la médula espinal de su perro, el tratamiento puede ser desde conservador hasta quirúrgico.

Tratamiento conservador de la IVDD

Los cuidados conservadores suelen incluir el tratamiento con medicamentos como los esteroides o los antiinflamatorios no esteroideos junto con uno o más tipos de control del dolor para reducir la hinchazón y el dolor.

Su perro también debe ser mantenido en una jaula para evitar que ocurran más daños. La duración exacta del reposo estricto depende de la lesión específica de su perro y de la velocidad de curación. Después de un período de descanso, puede volver gradualmente a la actividad normal.

A menudo se recomienda la rehabilitación física.

Tratamiento quirúrgico para la enfermedad de Diálisis Peritoneal

Si el daño es demasiado grave y el perro está paralizado o incontinente, el tratamiento conservador puede no ser suficiente.

En estos casos, se necesita una cirugía de emergencia para abrir el espacio. Esto se realiza mediante la extracción de una porción de las vértebras óseas sobre la médula espinal (laminectomía) para aliviar la presión sobre la médula espinal.

Sin embargo, incluso después de la cirugía, es posible que el perro no se recupere completamente. La decisión de continuar con la cirugía debe ser tomada rápidamente. Esperar demasiado tiempo con una lesión grave puede reducir en gran medida la probabilidad de que la cirugía restaure la función.

Tratamiento de los espasmos de espalda en los perros

La mayoría de los animales con DIVD tienen espasmos de los músculos de la espalda. El tratamiento de este síntoma suele incluir calor y técnicas de masaje junto con medicamentos.

El metocarbamol, un relajante muscular, se usa comúnmente para perros con espasmos en la espalda. Actúa directamente sobre el sistema nervioso en lugar de sobre los músculos mismos.

Manejo del IVDD en perros

Muchos perros que tienen un caso leve a moderado de IVDD volverán a sentir las piernas y podrán volver a caminar si siguen de cerca las recomendaciones de su veterinario.

La rehabilitación postoperatoria es importante para ayudar a los perros a recuperar la función y mejorar la recuperación.

La calidad de vida de su perro puede ser buena si se le da la atención adecuada. A pesar de esto, algunos perros necesitan usar un carro especial (como una silla de ruedas para mascotas) para volver a ser móviles y activos.

Los perros que tienen una hernia de disco tienen más probabilidades de tener episodios posteriores. La terapia de rehabilitación física puede ayudar a fortalecer los músculos de su perro y mejorar su pronóstico a largo plazo.

Prevenir el IVDD y los problemas de espalda en los perros

En las razas de perros con predisposición al DIVD, mantenerlos en un peso saludable y magro ayudará a reducir el estrés en su columna vertebral y otras articulaciones.

Pasear a su perro con un arnés también le quitará el estrés del cuello, especialmente si su perro tiende a tirar de la correa.

Usa escaleras o rampas para ayudarte a subir a los muebles y las camas, y trata de limitar los saltos.

Debido a la naturaleza congénita de esta enfermedad, su veterinario probablemente le recomendará no criar perros con IVDD.

pronóstico

La predicción del resultado de una enfermedad por adelantado

nervio

Un conjunto de fibras que se utilizan en el proceso de envío de impulsos a través del cuerpo

laminectomía

La extracción de la lámina como método para aliviar el dolor y la presión en la columna vertebral

cojera

Cualquier tipo de dolor o sensibilidad o falta de solidez en los pies o las piernas de los animales

mielograma

Una imagen que se toma de la médula espinal después de inyectar el tinte; también puede utilizarse para hacer un recuento de glóbulos blancos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *