octubre 19, 2018

Dificultades de Nacimiento en Perros

Distocia en perros

Distocia es el término médico utilizado para diagnosticar una experiencia de parto difícil. Esta condición puede ocurrir como resultado de factores maternos o fetales, y puede ocurrir durante cualquier etapa del trabajo de parto. Las anomalías en la presentación, postura y posición del feto dentro del útero pueden afectar negativamente la relación temporal entre la progenie que da a luz y el canal de parto materno.

La inercia uterina (inactividad) puede ser primaria o secundaria. La inercia primaria es sintomática por la incapacidad del cuerpo para iniciar contracciones uterinas sincrónicas, y la inercia secundaria es sintomática por el cese de las contracciones uterinas debido a la fatiga uterina. Esta última condición a veces ocurre cuando el trabajo de parto ha durado más de lo que los músculos uterinos son capaces de satisfacer las demandas.

Hay tres etapas del trabajo de parto. La primera etapa del trabajo de parto implica el inicio de las contracciones uterinas, la relajación del cuello uterino y la ruptura del saco corioalantoide (ruptura de agua). La perra (perra) puede estar inquieta, nerviosa y ocuparse en la actividad de anidación.

La segunda etapa del trabajo de parto es cuando los fetos son expulsados por las contracciones uterinas. En los perros, la duración media del parto, desde el comienzo de la segunda fase hasta el parto de la primera cría, suele ser inferior a cuatro horas. El tiempo entre los partos de las crías subsiguientes suele ser de 20 a 60 minutos, pero puede ser de hasta 2 a 3 horas. Es importante considerar esta variabilidad antes de intervenir.

La tercera etapa es la entrega de las membranas fetales. La perra puede alternar entre la etapa dos y la tres con múltiples fetos en el parto. Puede dar a luz a uno o dos fetos seguidos de una o dos membranas fetales, o puede dar a luz a un feto seguido de su membrana fetal acompañante.

Síntomas y tipos

  • Síntomas de distocia:
  • Más de 30 minutos de contracciones abdominales fuertes y persistentes sin expulsión de la descendencia.
  • Más de cuatro horas desde el inicio de la segunda etapa hasta la entrega de la primera cría
  • Más de dos horas entre el parto de la cría
  • No iniciar el trabajo de parto dentro de las 24 horas de la caída de la temperatura rectal – por debajo de 99° F (37.2° C)
  • La mujer llora, muestra signos de dolor y lame constantemente el área de la vulva cuando se contrae.
  • Gestación prolongada – más de 72 días desde el día del primer apareamiento; más de 59 días desde el primer día del diestrus citológico (la etapa inmediatamente posterior a la etapa en la que se habría producido la concepción) puede ser determinada por el propietario con hisopos vaginales que se toman durante todo el embarazo); más de 66 días desde el pico de HL (hormona luteinizante, que alcanza su punto máximo en el momento de la ovulación); (Ver Reproducción, Cronometraje)
  • Secreción de uteroverdin de la vagina (un pigmento verdoso-negro que es producido por las placentas de la perra), precediendo el nacimiento de la primera cría por más de dos horas – indicativo de separación prematura de la placenta.
  • Presencia de secreción sanguinolenta antes del parto de la primera cría o entre fetos
  • pared vaginal para provocar un esfuerzo abdominal[plumaje]); la falta de esta respuesta indica inercia uterina

Causas

Fetal

  • Feto de gran tamaño
  • Presentación, posición o postura anormal del feto en el canal de parto
  • Muerte fetal

Maternal

  • Contracciones uterinas deficientes
  • Presión abdominal ineficaz
  • Inflamación del útero (generalmente causada por una infección)
  • Toxemia del embarazo, diabetes gestacional
  • Canal pélvico anormal debido a una lesión pélvica previa, conformación anormal o inmadurez pélvica
  • Pelvis congénitamente pequeña
  • Anomalía de la bóveda vaginal
  • Anomalía en la abertura de la vulva
  • Dilatación cervical insuficiente
  • Falta de lubricación adecuada
  • Torsión uterina
  • Ruptura uterina
  • Cáncer uterino, quistes o adherencias (debido a inflamación previa)

Factores que predisponen a la distocia

  • Edad
  • Braquicefálico y razas de juguete
  • Obesidad
  • Cambios abruptos en el ambiente antes de que el perro entre en trabajo de parto
  • Antecedentes previos de distocia

Diagnóstico

Necesitará dar una historia completa de la salud de su perra, incluyendo cualquier información que tenga sobre su linaje, y detalles de cualquier embarazo pasado o problemas reproductivos. Su veterinario palpará (examinará con el tacto) el canal vaginal y el cuello uterino de su perra.

Su veterinario tomará muestras para la prueba; como mínimo, un volumen celular lleno (PCV), una proteína total, un BUN (nitrógeno ureico en sangre), una glucosa en sangre y una medición de la concentración de calcio. También se medirán los niveles de progesterona en sangre de su perro.

Las radiografías son cruciales para determinar el número aproximado, el tamaño y la ubicación de los fetos. Las radiografías también pueden mostrar si los cachorros aún están vivos, pero un ultrasonido puede dar mediciones aún más sutiles, como indicaciones de estrés fetal, evaluación de la separación de la placenta y el carácter de los fluidos fetales.

Tratamiento

Los perros que están en peligro y que han sido diagnosticados con distocia deben ser tratados como pacientes internos hasta que toda la descendencia haya nacido y hasta que la madre se haya estabilizado. Si no hay contracciones uterinas y no hay evidencia de estrés fetal, se iniciará el tratamiento médico. La condición de su perro puede deberse a un nivel bajo de azúcar en sangre, bajos niveles de calcio en sangre, una producción inadecuada de oxitocina por parte del cuerpo o una respuesta inadecuada a la producción normal de oxitocina.

Los agentes utilizados para promover las contracciones uterinas no deben administrarse cuando la distocia obstructiva es posible, ya que pueden acelerar la separación de la placenta y la muerte fetal, o pueden causar ruptura uterina. La oxitocina, la glucosa y el calcio se pueden complementar según sea necesario.

El parto manual puede ser necesario para dar a luz a un feto que está alojado en la cámara acorazada vaginal.

Su veterinario utilizará la manipulación digital para reposicionar al cachorro, ya que este método proporciona la menor cantidad de daño posible al cachorro y a la perra. Si la bóveda vaginal es demasiado pequeña para manipulaciones digitales, se pueden utilizar instrumentos, como un gancho para esterilizar o fórceps sin trinquete, para ayudar en el parto. Durante todo el proceso, su veterinario utilizará la lubricación adecuada, siempre colocando un dedo en la bóveda vaginal para dirigir el instrumento y siempre teniendo mucho cuidado para proteger la vida de la madre y de los cachorros.

En estas circunstancias, se debe tener mucho cuidado. Las complicaciones indeseables incluyen la mutilación del feto y la laceración del canal vaginal o del útero. La tracción nunca debe aplicarse a las extremidades de un feto vivo. Si no se puede dar a luz al feto en 30 minutos, se indica una cesárea.

Vivir y gestionar

 

Si su perro es una raza predispuesta a la distocia, o si su perro tiene un historial personal o familiar de distocia, pregúntele a su veterinario sobre la posibilidad de programar una cesárea electiva antes de que su perro pueda entrar en trabajo de parto. Debe programarse con la mayor precisión posible para garantizar la salud de la madre y de los cachorros. Si sospecha al principio del trabajo de parto que su perro está sufriendo de distocia, póngase en contacto con su veterinario inmediatamente para evitar más complicaciones en la vida de la madre y de los cachorros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *