diciembre 23, 2018

Desplazamiento de los ojos en los perros

Proptosis en Perros

La proptosis es una condición médica que hace que el ojo de un perro avance. Esta condición médica típicamente notable (e indecorosa) está frecuentemente asociada con un traumatismo craneal, y a menudo amenaza la visión del perro. Por lo tanto, el examen y tratamiento veterinario inmediato es vital para restaurar o salvar la vista del perro.

La proptosis afecta tanto a perros como a gatos.

Síntomas y tipos

El síntoma más común es un globo ocular que sobresale significativamente más de lo normal. Otros signos posibles incluyen:

  • Pupila anormal, dilatada o de tamaño reducido
  • Úlcera en la córnea del ojo
  • Inflamación en el ojo
  • Hemorragia interna del ojo
  • Ruptura en el globo ocular
  • Choque

Causas

La causa más común es una lesión en la cabeza o la cara. La fuerza, de hecho, no tiene que ser severa para hacer que el ojo se desplace. En casos raros, los tumores oculares u otras infecciones graves pueden hacer que el ojo se salga de su lugar.

Diagnóstico

Los dos diagnósticos más comunes para esta condición incluyen:

  • Bupthalmia – Cuando el globo del ojo se ha agrandado. Los párpados aún están en la posición correcta, pero el párpado no puede cubrir el ojo.
  • Exoftalmia: cuando el globo ocular se desplaza hacia adelante, lo que hace que sobresalga de la cavidad ocular normal.

Tratamiento

El tratamiento generalmente consiste en volver a colocar el ojo en su sitio. Esto se hace típicamente bajo sedación para asegurar que el perro permanezca estable. Después, a menudo se administran antibióticos para prevenir la infección hasta que se retiran las suturas. Si una lesión grave hace imposible salvar el ojo, se recomienda retirarlo completamente para evitar complicaciones adicionales.

Algunos signos comunes una vez que el ojo ha sido reposicionado pueden incluir:

  • Ceguera
  • Pupilas dilatadas
  • Disminución de la capacidad para producir lágrimas
  • Disminuir la sensibilidad de la córnea

Vivir y gestionar

En la mayoría de los casos, el ojo del perro puede ser salvado. Aunque, el cuidado apropiado de la herida es necesario hasta que las suturas, si alguna fue usada después de reemplazar el ojo, sean removidas.

Prevención

Desafortunadamente, actualmente no se conocen medidas preventivas para esta condición médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *