octubre 12, 2018

Desarrollo anormal del codo en los perros

Displasia del codo en perros

Es una afección causada por el crecimiento anormal de células, tejidos o huesos. La afección se caracteriza por una serie de cuatro anomalías del desarrollo que llevan a la malformación y degeneración de la articulación del codo. Es la causa más común de dolor y cojera en el codo, y una de las causas más comunes de cojera en los perros grandes y de razas gigantes. Los labradores, los Rottweilers, los Golden retrievers, los perros pastores alemanes, los perros de montaña berneses, los chow chow, los collies barbudos y las razas de Terranova son los más comúnmente afectados. La edad de inicio de los signos clínicos suele ser de cuatro a diez meses, y el diagnóstico suele realizarse entre los 4 y los 18 meses.

Un tipo de la afección es más probable que afecte a los hombres que a las mujeres: cuando el fragmento óseo se encuentra en la superficie interna del cúbito superior. El cúbito es uno de los huesos de la pata delantera, justo debajo de la articulación del codo. De lo contrario, no se conocen diferencias de género.

Síntomas y tipos

  • No todos los perros afectados muestran signos cuando son jóvenes
  • Los episodios repentinos (agudos) de cojera en el codo debido a enfermedad articular degenerativa avanzada en un paciente maduro son comunes.
  • Cojera intermitente o persistente en las extremidades anteriores que se agrava con el ejercicio; progresa de la rigidez y se nota sólo después de que el perro ha estado descansando.
  • Dolor al extender o flexionar el codo
  • Tendencia de los perros a mantener la extremidad afectada alejada del cuerpo
  • Acumulación de líquido en la articulación
  • La ralladura del hueso y de la articulación con el movimiento se puede detectar con enfermedad articular degenerativa avanzada.
  • Disminución del rango de movimiento

Causas

Las causas son genéticas, de desarrollo y nutricionales.

Diagnóstico

Su veterinario querrá descartar varias causas posibles de los síntomas antes de llegar al diagnóstico. Por ejemplo, si ha habido un traumatismo en la articulación, o si hay una infección que ha provocado una afección artrítica, será necesario explorarla. Un tumor puede explicar los síntomas, y esta posibilidad se tendrá en cuenta también, con imágenes de rayos X tomadas del área afectada para una examinación más cercana. Es probable que sea necesario tomar radiografías de ambos codos, ya que hay una alta incidencia de enfermedad en ambas piernas. Es posible que su médico también quiera ordenar una tomografía computarizada (TC) o una imagen de resonancia magnética (IRM) para buscar fragmentos. Se tomará una muestra de líquido de la articulación con una aguja fina de aspiración para realizar pruebas de laboratorio, y se podrá utilizar un examen artroscópico (mediante el uso de un instrumento en forma de tubo para examinar y tratar el interior de la articulación) para ayudar a realizar un diagnóstico definitivo.

Tratamiento

La cirugía puede ser el tratamiento de elección; si es así, se recomienda empacar en frío la articulación del codo inmediatamente después de la cirugía para ayudar a disminuir la inflamación y controlar el dolor. Usted querrá continuar aplicando la compresa fría de cinco a diez minutos cada ocho horas durante tres a cinco días, o como se lo indique su veterinario. Los ejercicios de amplitud de movimiento serán beneficiosos para la terapia de curación hasta que su perro pueda soportar peso sobre la(s) extremidad(es). Su veterinario le mostrará los tipos de movimientos en los que usted trabajará con su perro, basándose en la ubicación y la gravedad de la extremidad afectada. La actividad está restringida para todos los pacientes después de la operación durante un mínimo de cuatro semanas, pero para evitar el desgaste muscular o una rigidez anormal, deberá estimular el movimiento temprano y activo de la(s) articulación(es) afectada(s). Una vez más, pídale a su veterinario que le aconseje sobre la terapia de movimiento específica que utilizará con su perro.

El control del peso es un aspecto importante para disminuir la carga y el estrés en la(s) articulación(es) afectada(s). Se pueden prescribir medicamentos para minimizar el dolor y disminuir la inflamación. También se pueden prescribir medicamentos para retardar la progresión de los cambios artríticos y para proteger el cartílago articular.

Prevención

La ingesta excesiva de nutrientes que favorecen el crecimiento rápido puede influir en el desarrollo de la displasia del codo; por lo tanto, el aumento de peso y el crecimiento restringido de los perros jóvenes que están en mayor riesgo (debido a la raza, etc.) pueden disminuir su incidencia. Evite criar animales afectados, ya que esto es un rasgo genético. Si a su perro se le ha diagnosticado displasia del codo, deberá esterilizarlo o esterilizarlo, y deberá informar del incidente al criador del que procede su perro, si ese es el caso. Si el perro afectado procede de una camada en su propia casa, no repita las crías de madres que dan lugar a estos descendientes.

Vivir y gestionar

Se recomiendan exámenes anuales para evaluar la progresión y el deterioro del cartílago articular. La progresión de la enfermedad degenerativa de las articulaciones es de esperar; sin embargo, el pronóstico es de bueno a bueno para todas las formas de esta enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *