noviembre 12, 2018

Degeneración de la córnea en los perros

Degeneraciones corneales e infiltraciones en perros

La córnea es el revestimiento transparente que cubre el frente externo del globo ocular; es decir, el iris y la pupila (respectivamente, el área coloreada que se expande y contrae para permitir la entrada de luz, y el lente que transmite la luz y la imagen al cerebro – el centro negro). La córnea es continua con la parte blanca del ojo, la esclerótica, que cubre el resto del globo ocular. Debajo de la córnea y la esclerótica hay una capa de tejido conectivo que sostiene el globo ocular desde el interior, llamado estroma.

La degeneración corneal es una afección de un solo lado o de dos lados, secundaria a otros trastornos oculares o corporales (sistémicos). Se caracteriza por depósitos de lípidos (moléculas liposolubles) o calcio dentro del estroma corneal, y/o epitelio (tejido compuesto de capas de células que recubren el hueco interno del globo ocular, debajo del estroma).

La condición o enfermedad descrita en este artículo médico puede afectar tanto a perros como a gatos.

Síntomas y tipos

La córnea aparece áspera, con distintos márgenes donde el borde de la córnea se encuentra con la esclerótica. Las afecciones oculares asociadas, como cicatrices corneales, inflamación de la córnea o uveítis crónica (enfermedad inflamatoria prolongada de la parte frontal del ojo), pueden llevar a la degeneración de la córnea. Si una o más de estas condiciones han estado presentes, hacer que la córnea sea revisada para ver si hay daño adicional sería prudente para la prevención de daño severo y permanente.

Causas

Una de las causas principales de la degeneración corneal son los depósitos de lípidos (grasa) en la estructura de soporte del globo ocular interno: el estroma y el epitelio. Mientras que los lípidos son una parte normal del cuerpo, siendo, como son, una estructura principal de las células vivas, los hiper depósitos de lípidos en los tejidos pueden provocar trastornos en el sistema en el que habitan. La hiperlipoproteinemia sistémica, un trastorno metabólico caracterizado por concentraciones elevadas de colesterol y partículas específicas de lipoproteínas en el plasma sanguíneo, puede aumentar el riesgo de depósitos en el estroma o puede empeorar los depósitos ya existentes. La hiperlipoproteinemia puede ser secundaria al hipotiroidismo, diabetes mellitus, hiperadrenocorticismo (producción crónica de demasiada cortisona), pancreatitis, síndrome nefrótico (un trastorno en el que los riñones están dañados) y enfermedad hepática.

La hipercalcemia, una afección que se caracteriza por la producción de demasiado calcio, puede aumentar el riesgo de depósitos de calcio en el estroma, lo que también puede llevar a la degeneración corneal. Los depósitos de calcio en el estroma se ven con menos frecuencia que los depósitos de lípidos.

Otros trastornos que pueden afectar la córnea y su funcionalidad son la hipofosfatemia, una irregularidad electrolítica que se caracteriza por la presencia de muy poco fósforo en la sangre, y la hipervitaminosis D, la producción de exceso de vitamina D.

La degeneración corneal no es hereditaria, pero tiene una mayor tasa de incidencia con los schnauzers en miniatura.

Diagnóstico

 

Su veterinario buscará varias indicaciones antes de decidirse por un diagnóstico. Los ojos de su perro estarán cubiertos con una mancha de fluoresceína, un tinte anaranjado que se ve con luz azul para detectar daños en la córnea o la presencia de objetos extraños en la superficie del ojo. El examen de manchas puede mostrar una úlcera corneal con diversos grados de edema (hinchazón). El edema, si está presente, aparecerá de color azulado a gris y puede variar de tamaño dependiendo de la gravedad, con bordes borrosos. La mancha también mostraría la presencia de una cicatriz en la córnea – lo que causaría cierta opacidad, apareciendo de gris a blanco dependiendo de la severidad. La ulceración corneal puede estar asociada con el empeoramiento de la enfermedad y la visión puede verse afectada si la enfermedad está en un estado avanzado. Se puede presentar un deterioro grave de la visión si se encuentra presente una enfermedad ocular primaria, como la uveítis.

Si la tinción con fluoresceína no muestra ninguna anomalía, el veterinario buscará debilidad del estroma corneal (distrofia), que afecta a ambos ojos, afectando a menudo el enfoque proporcional. La córnea será de color gris a blanco en apariencia, con distintos márgenes. Este trastorno no retiene la mancha de fluoresceína y no está asociado con la inflamación del ojo. Si un objeto ha entrado en el ojo (infiltrado de células inflamatorias) hará que la córnea aparezca de color gris a blanco, con márgenes borrosos; el examen microscópico de las células córneas revelará la presencia de glóbulos blancos, las células responsables de la defensa del cuerpo contra materiales extraños e infecciones, lo que indica que hay organismos presentes en el ojo.

Tratamiento

Si se presenta una enfermedad ocular, el veterinario tratará la afección en consecuencia. Los depósitos de lípidos y calcio que perjudican la visión o crean molestias en el ojo, ya sea debido a una superficie áspera o a la alteración y ulceración del epitelio corneal, pueden beneficiarse de un raspado corneal vigoroso o de una extracción superficial de parte de la córnea (queratectomía). Estos procedimientos serían seguidos por el manejo médico, ya que es probable que los depósitos se repitan en los pacientes después de la cirugía de queratectomía superficial. La dieta de su perro también será una consideración. Si se diagnostica la hiperlipoproteinemia, una dieta baja en grasa sería beneficiosa para obstaculizar el progreso posterior. Su veterinario le aconsejará al respecto. Ambos métodos de tratamiento pueden ser útiles para desacelerar o detener la progresión de la enfermedad.

Vivir y gestionar

Su médico querrá controlar el colesterol y los triglicéridos séricos de su perro para evaluar la eficacia del control dietético, si se ha recomendado como estrategia de mantenimiento. Si una enfermedad primaria está presente, será monitoreada para su progresión o regresión, y tratada de acuerdo a las indicaciones y necesidades de comodidad de su perro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *