noviembre 22, 2018

Defecación difícil y sangre en las heces de los perros

Dyschezia y Hematochezia en Perros

La disquectasia y la hematoquectasia son enfermedades del sistema digestivo e intestinal; ambas son presentaciones visibles de una enfermedad subyacente que causa inflamación o irritación del recto o del ano.

La disquexia es una afección en la que la defecación es extremadamente difícil o dolorosa, y la hematoquetosis es un síntoma de la presencia de sangre de color rojo brillante en las heces. La hematoquecia también puede ser concurrente con enfermedades del colon.

Síntomas y tipos

  • Llanto y gemidos durante la defecación
  • Esfuerzo para defecar
  • Incapacidad para defecar
  • Mucosa, diarrea con sangre
  • Heces duras
  • Diarrea
  • Protuberancias alrededor del ano
  • Drenaje de las vías respiratorias alrededor del ano
  • El ano está bloqueado por esteras de pelo y/o heces

Causas

  • Enfermedad rectal/anal
  • Estenosis o espasmos
  • Inflamación o absceso del saco anal
  • Tractos de drenaje alrededor del ano
  • Cuerpo extraño rectal o anal
  • El ano está bloqueado por esteras de pelo y heces
  • El recto está colgando del ano
  • Traumatismos – mordeduras, etc.
  • Cáncer
  • Pólipos rectales
  • Lupus eritematoso mucocutáneo (una enfermedad inmunitaria)

Enfermedad del colon

  • Cáncer
  • Megacolon idiopático (enfermedad de causas desconocidas, donde el colon se expande con las heces en lugar de liberarlas normalmente)
  • Inflamación
  • Enfermedad intestinal inflamatoria
  • Agentes parasitarios infecciosos
  • Colitis alérgica
  • Estreñimiento

 

Enfermedad extra-intestinal (fuera del tracto intestinal)

Fractura de pelvis o miembro posterior
Enfermedad de la próstata
Hernia perineal (una hernia alrededor del ano)
Cáncer

 

 

  • Diagnóstico

    Tendrá que dar una historia completa de la salud de su perro y la aparición de los síntomas. Su veterinario le realizará un examen físico completo a su perro, incluyendo un perfil químico de la sangre, un conteo sanguíneo completo, un panel de electrolitos y un análisis de orina. Si una enfermedad subyacente está causando inflamación o infección de cualquier parte del tracto intestinal, el conteo sanguíneo completo debe mostrar esto.

    El médico también puede usar imágenes de rayos X para inspeccionar visualmente el espacio abdominal. Este método de diagnóstico puede detectar muchos de los trastornos que afectan el tracto digestivo, incluyendo cuerpos extraños en el estómago o el tracto intestinal, o fracturas internas. Una ecografía abdominal puede proporcionar una visualización aún mayor que una radiografía, lo que permite al veterinario detectar la enfermedad de la próstata o masas en la parte inferior del abdomen.

    Su veterinario también puede emplear otro procedimiento de diagnóstico útil para inspeccionar visualmente el espacio interno y tomar una muestra de tejido para realizar pruebas de laboratorio. Un colonoscopio o proctoscopio, ambos son instrumentos muy delgados que están diseñados para ser guiados dentro y a través de las vías internas del cuerpo – en este caso el recto. Estos instrumentos tienen microcámaras en el extremo para que su veterinario pueda ver el espacio interno, y que también puede estar equipado con una herramienta para tomar muestras de tejido para biopsia. Estas herramientas son especialmente útiles para el diagnóstico de enfermedades inflamatorias o cáncer.

    Tratamiento

    La mayoría de los pacientes con disquemia y hematoquizoquia pueden ser tratados de forma ambulatoria, a menos que la afección subyacente sea lo suficientemente grave como para requerir cuidados de apoyo. Por ejemplo, la deshidratación o la hemorragia interna deberán ser controladas antes de que se pueda llevar a cabo un tratamiento adicional.

    La dilatación con balón se puede utilizar para aliviar las estenosis del canal intestinal. Este método ensancha el canal suave y gradualmente, usando un globo, para que las heces bloqueadas puedan ser liberadas.

    Las enfermedades rectoanales, como las hernias del perineo (el espacio entre los genitales y el ano), o los pólipos rectoanal pueden necesitar corrección quirúrgica. Su veterinario también puede prescribir antibióticos, antiinflamatorios y/o laxantes, dependiendo de la causa subyacente de la enfermedad. Los laxantes se pueden usar para aliviar la defecación si se presenta la enfermedad rectoanal.

    Vivir y gestionar

    Su veterinario programará citas de seguimiento según sea necesario para continuar el tratamiento de la condición subyacente de su perro, para evaluar el progreso de su perro y para modificar el tratamiento según sea necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *