octubre 10, 2020

Cómo tratar el absceso de un perro – con fotos y video

Cómo tratar el absceso de un perro - con fotos y video

Los abscesos en los perros a menudo pueden ser tratados en casa. En casos más graves, el tratamiento puede involucrar a un veterinario. Como el absceso es el resultado de una infección grave, se recomienda que un profesional evalúe el curso de acción, ya sea por teléfono o mediante un examen físico.

El tratamiento a menudo incluye la esterilización, el enjuague y el drenaje de la herida. También puede ser seguido por un curso de antibióticos. Dependiendo de la gravedad, la herida que queda después del drenaje puede tardar mucho tiempo en sanar.

¿Qué es un absceso?

Un absceso es una forma grave de infección que puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo de un perro pero que aparece más comúnmente en la superficie de la piel o en la encía debajo de un diente. En casos graves, pueden incluso formarse en el abdomen de un perro en uno de sus órganos internos.

Al igual que los humanos, cuando un perro recibe una lesión, su sistema inmunológico reacciona enviando glóbulos blancos a la zona. En el proceso de combatir las bacterias de la herida, los glóbulos blancos mueren y se acumulan junto con las bacterias muertas para formar un líquido llamado pus. Cuando el pus se acumula en un gran bolsillo alrededor de la herida, se convierte en un absceso.

Absceso cerca del ojo
Absceso cerca del ojo

Los abscesos pueden formarse a partir de cualquier cosa que rompa la piel, como una mordedura, un arañazo, una astilla de madera o una picadura de insecto. Incluso un perro que mastica sus patas demasiado severamente puede llevar a una infección. Dado que los cortes y rasguños cotidianos pueden causar abscesos, es importante conocer los signos de un absceso y cómo tratarlos antes de que empeoren.

¿Dónde se forman?

Los abscesos pueden variar dependiendo de dónde se encuentran en su perro y qué tipo de bacteria está causando la infección.

Las infecciones superficiales pueden formarse en la piel, entre los dedos de los pies y en las patas del perro. Las infecciones superficiales menos comunes, pero más peligrosas, pueden ocurrir cerca de los ojos, los genitales, el ano o dentro de las orejas. Dado que están cerca de los orificios que conducen al cuerpo del perro, es fundamental que un veterinario trate estas infecciones.

Los abscesos también pueden formarse en los órganos internos de un perro, como el hígado, el páncreas o la próstata de los perros machos intactos.

El culpable bacteriano más común que se encuentra en las heridas con abscesos es Pasteurella multocida, pero también pueden ser causadas por Staphylococcus intermedius. Ambos se tratan con pomadas antibióticas o con antibióticos recetados por un veterinario.

¿Qué lo causa?

Los abscesos se producen cuando bacterias malignas entran en una herida abierta y se multiplican, formando una masa dolorosa llena de pus.

Las heridas punzantes son una causa común de abscesos porque pueden empujar las bacterias a lo profundo de la piel, lo que hace extremadamente difícil esterilizar la herida incluso después de limpiarla.

Si su perro fue mordido por otro perro o un gato, limpie la herida lo mejor que pueda y vigílela mientras se cura. Esté atento a cualquier signo de infección.

Otra causa común de abscesos en los perros son las astillas de trozos de madera o semillas de hierba espinosa como el pasto de los tramposos y la cola de zorro. Normalmente, este tipo de herida se ve en las patas de un perro, pero también puede verse en el hocico, la cara y las patas del perro. Una astilla o una púa incrustada, si no se quita y se limpia la herida, puede provocar un absceso.

Síntomas

Los síntomas son los signos externos de que algo va mal en el cuerpo de su perro. Reconocer los signos, especialmente al principio, significa que puede identificar el problema y tomar el curso de acción adecuado lo antes posible.

Aquí hay algunos síntomas que indican que su perro puede tener un absceso:

  • Un bulto, masa o protuberancia notable debajo de la piel del perro, a menudo de color rojizo o rosado.
  • La protuberancia puede sentirse caliente al tacto, así como suave, hinchada, blanda o gelatinosa.
  • Sangrado, supuración o drenaje de pus del sitio
  • Señales de dolor, incluyendo lamer o masticar en el sitio
  • Fiebre
  • El letargo, la fatiga o la falta de apetito
  • La herida no muestra signos de curación después de varios días
  • La herida infectada o el presunto absceso se encuentra cerca de una parte sensible del cuerpo del perro, como los ojos, las orejas o el ano.
  • Lamido excesivo de la zona afectada
  • La pérdida de cabello alrededor de la herida
  • Olor fétido
  • Falta de apetito

Diagnóstico

Su veterinario puede diagnosticar un absceso realizando una prueba de hisopado y un análisis de sangre.

Un hisopo de la infección puede indicar al veterinario si hay bacterias dañinas en la herida.

El análisis de sangre se utiliza para medir la gravedad de la infección; si se detecta una bacteria en el análisis de sangre, significa que se ha propagado al torrente sanguíneo del perro, lo que es más grave que una infección localizada en la herida.

Los resultados de las pruebas determinarán el tratamiento que debe seguir para que su mascota recupere la salud.

Tratamiento

Dependiendo de la gravedad de la infección, es posible que pueda tratarla en casa o que su perro requiera atención veterinaria inmediata.

Dado que los abscesos ya son una forma más grave de infección, primero debe llevar a su perro a que un veterinario evalúe la herida y luego discutir qué opciones de tratamiento recomiendan.

A menudo un veterinario recomendará que se le drene el pus a la herida y se la enjuague para limpiar la herida de bacterias.

Este tratamiento probablemente irá de la mano de un curso de antibióticos para evitar que las bacterias vuelvan y se propaguen por todo el cuerpo de su perro. Si este es el caso, asegúrese de completar el curso completo de antibióticos; si no se arriesga, corre el riesgo de que la bacteria regrese con una venganza.

En casa

Una vez que su veterinario le haya recomendado el tratamiento en casa, puede aconsejarle algunas de las siguientes cosas.

Antes de empezar
Prepara una toalla empapada en agua caliente y esteriliza tus manos con alcohol.

Tal vez quieras cortar el pelo alrededor del absceso, ya que el pus puede filtrarse en él. Esto no sólo puede dejar un mal olor, sino que también puede hacer que la herida se cure más lentamente debido al aumento de los niveles de bacterias cerca de la zona afectada.

Drenaje
Aplique una toalla empapada en agua caliente sobre la herida. Esto ayudará a atraer el pus a la superficie.

Algunos pueden no querer drenar a la fuerza un absceso. En este caso, deje la herida durante 5 minutos. Cuando se enfríe. Remójelo una vez más en agua caliente y vuelva a aplicarlo. Repita esta acción varias veces al día hasta que haga erupción de forma natural.

Si se prefiere, es posible provocar una erupción presionando y apretando suavemente el absceso. Presionar de tal manera que se empuje el pus hacia el centro de la herida.

Continúe apretando suavemente hasta que el pus comience a salir de la herida. Drenarlo hasta que el pus deje de salir de la herida.

Limpiar la herida
Una vez drenada, limpie la herida con una solución salina estéril. Una jeringa puede ser útil para limpiar el interior.

Cuando esté limpio, aplique una pomada tópica. Puede contener un antibiótico. Su veterinario podrá hacer una recomendación.

Enjuague y repita
El proceso de drenaje y limpieza de la herida puede repetirse dos veces al día durante los primeros días. Disminuyendo la frecuencia a medida que la herida comienza a sanar.

Pueden pasar varias semanas hasta que la herida se cure completamente.

En el veterinario

El veterinario suele empezar evaluando a su perro y la herida.

  • Si es necesario, se puede administrar anestesia.
  • Normalmente se elimina cualquier pelo alrededor del absceso.
  • Luego se desinfecta con un lavado quirúrgico.
  • Se hace una pequeña incisión, también llamada lanceta, en el centro de la herida.
  • El pus es entonces drenado al apretar ligeramente el material encontrado.
  • El absceso se elimina para limpiar el interior.

En caso de absceso intrusivo, se debe colocar un drenaje para continuar drenando mientras la herida se está curando.

A menudo se prescriben antibióticos y se puede recomendar el uso de un collar electrónico para evitar que el perro moleste la zona afectada durante el tiempo de curación.

Remedios naturales

Si eres un fanático de los remedios naturales, puedes intentar curar el absceso de tu perro con aceites esenciales.

Los tratamientos homeopáticos que se pueden utilizar para tratar los abscesos y forúnculos de la piel tanto en humanos como en caninos incluyen la belladona, el azufre y la lachesis.

Al igual que con otras opciones de tratamiento, vigile la herida de su perro de cerca para detectar signos de que está empezando a curarse o empeorando.

Si empeora, lleve a su perro al veterinario inmediatamente para una intervención médica.

Complicaciones

Con el tratamiento adecuado, los perros pueden recuperarse completamente de un absceso y volver a sus patas en cuestión de semanas. Sin embargo, es posible que surjan complicaciones, que pueden ser graves o incluso mortales.

Si bien las complicaciones son relativamente raras, es mejor educarse como dueño de una mascota para reconocer las posibles complicaciones y así poder tomar medidas inmediatas.

Fístula

Una se llama fístula. Cuando un absceso continúa drenando pus y no se cura, se ha convertido en lo que los veterinarios llaman una fístula.

La razón más común por la que las fístulas se forman cuando un objeto extraño, como una astilla, sigue incrustado en la herida. En este caso, el objeto debe ser removido antes de que la herida comience a sanar apropiadamente.

Drenando en la dirección equivocada

Otra posible complicación es cuando la herida drena en la dirección equivocada.

Lo ideal es que cuando un absceso drene, se abra y salga del cuerpo. En casos raros, la infección en cambio drena en el abdomen del perro.

¡Esta es una emergencia y no puede ser tratada en casa!

Prevención

Presta mucha atención a tu perro cuando esté jugando con otros perros, afuera en un paseo, o retozando en el patio. Si su perro a veces juega o sale al exterior sin supervisión, hágale una revisión visual cuando vuelva a entrar.

Inspeccione

Si sospecha que su perro sufrió una herida, llámelo de inmediato para que pueda limpiar la herida lo antes posible.

Puede ser difícil detectar una herida en un perro, especialmente una pequeña mella o raspadura porque su pelo a menudo oculta la herida de la vista.

Haga una inspección minuciosa del área, especialmente si su perro tiene un pelaje largo y grueso. Incluso el más pequeño de los cortes puede infectarse y provocar un absceso doloroso.

Limpia

Si su perro tiene una herida, limpie y elimine los restos de la misma y luego aplique una crema antibacteriana de venta libre.

Las tiendas de mascotas venden pomadas hechas específicamente para mascotas, así que sería bueno añadirlas a su botiquín de primeros auxilios, para que esté preparado para una emergencia cuando ocurra.

Manténgase alerta.

Vigila la lesión durante los próximos días. Si se va a formar un absceso, lo más probable es que ocurra entre dos y cinco días después de que el perro se lesionó inicialmente.

¿Cuánto tiempo tarda en sanar?

Los abscesos pueden tardar días, semanas o incluso meses en sanar completamente.

Son heridas de lenta curación, pero mientras vea mejoras graduales, puede estar seguro de que usted y su perro van por el buen camino.

Los signos de que la herida está sanando incluyen la disminución de la secreción, la reducción del tamaño del bulto y el retorno de la piel a un tono normal de rosa sano en lugar de un tono de rojo irritado.

Por otro lado, si la herida parece estar empeorando o su perro muestra signos de infección grave como fiebre, letargo o pérdida de apetito, consulte con su veterinario inmediatamente.

¿Puede curarse por sí solo?

En los casos menos graves que se limpian y tratan adecuadamente, los abscesos pueden ser atendidos sin intervención veterinaria.

En algunos casos el cuerpo del perro puede manejar la infección bacteriana por sí mismo. En tal caso, el cuerpo del perro absorberá lentamente el pus contenido, curando así la herida sin necesidad de intervención.

¿Y si se rompe?

En algún momento, es probable que el absceso se rompa para permitir que la infección comience a drenar de la herida.

Durante este tiempo, es importante mantener el sitio limpio y seco para evitar que empeore.

Lavar la herida con solución salina estéril puede ayudar a eliminar la infección. También puede aplicar compresas calientes para facilitar el drenaje.

Durante el proceso de curación, evite que su perro lama, rasque o muerda la herida. Los perros pueden ser persistentes en esto, por lo que puede necesitar usar un cono durante un par de días hasta que la herida tenga la oportunidad de cerrarse y comenzar a curarse.

Absceso en la cara, cerca de los ojos o dentro de las orejas

Los abscesos en la cara o en el interior de las orejas de su perro pueden ser especialmente peligrosos, ya que pueden propagarse fácilmente a los ojos, los oídos internos, los senos nasales o el cerebro de su perro.

Si sospecha que su perro tiene un absceso en cualquiera de estos lugares, consulte con un veterinario inmediatamente para que lo trate con antibióticos antes de que tenga la oportunidad de propagarse y causar un daño potencialmente permanente.

Absceso entre los dedos de los pies

Un absceso entre los dedos del pie se llama forúnculo interdigital.

Las patas son una vista común para las infecciones porque los perros están constantemente descalzos, lo que significa que pueden ocurrir fácilmente cortes, astillas y abrasiones en sus patas.

A veces, incluso los folículos pilosos encarnados pueden causar la formación de un absceso.

Ciertas razas de perros como los Labs y los Bulldogs ingleses son especialmente propensos a esta condición.

Los primeros signos de absceso entre los dedos son el lamer y masticar excesivamente las patas, además de protuberancias rojizas y raspadas en la telaraña entre los dedos del perro.

Para tratarlos, el veterinario puede optar por abrir el absceso para eliminar cualquier material extraño y luego prescribir antibióticos o una pomada tópica para aplicar hasta que la herida sane.

¿Es común?

Aunque no hay estadísticas sobre la frecuencia con la que se producen abscesos en los perros, éstos pueden producirse por lesiones bastante rutinarias como cortes, raspaduras y astillas.

Las heridas punzantes y las mordeduras de otros animales como perros, gatos o animales salvajes también son vectores comunes para causar un absceso.

Los comportamientos comunes pero poco saludables de los perros, como masticar compulsivamente las patas o lamer en el lugar de la lesión, también pueden provocar un absceso, ya que la herida se agita y se llena de bacterias dañinas.

¿Puede mi perro morir de esto?

Aunque es extremadamente raro, un absceso puede matar a un perro.

Los abscesos pueden volverse letales si las bacterias de la herida se propagan al torrente sanguíneo o drenan a la cavidad abdominal del perro.

Si su perro muestra signos de sepsis o de una infección sistémica grave, incluyendo fiebre, apatía, pérdida de apetito o dolor intenso, busque tratamiento veterinario inmediatamente.

Cuanto antes empiece el tratamiento con antibióticos, más posibilidades tendrá de recuperarse totalmente.

¿Es dañino?

Como cualquier infección, los abscesos tienen el potencial de ser dañinos para su perro.

Mientras que los abscesos menos graves pueden desaparecer por sí solos con una limpieza adecuada y una pomada antibiótica, los abscesos no tratados o los que se encuentran cerca de una parte sensible del cuerpo de su perro, como los ojos, las orejas o el ano, pueden propagarse rápidamente y causar daños permanentes o incluso la muerte de su perro.

Absceso cerca de las glándulas anales. Joel Mills [CC BY-SA 3.0]de Wikimedia Commons
Absceso cerca de las glándulas anales. Joel Mills [CC BY-SA 3.0]de Wikimedia Commons

Para estar seguros, es mejor que cualquier absceso sea examinado por un veterinario. Si la infección no es grave, puede tratarse en casa con compresas calientes, pomadas de venta libre o aceites esenciales, pero siempre es mejor prevenir que lamentar cuando la salud de su mascota está en juego.

¿Es contagioso?

No, los abscesos no son contagiosos. Es como una forma grave de un corte infectado, lo que significa que sólo es peligroso para el perro infectado.

Otras condiciones como los abscesos

Típicamente, este tipo de herida infectada se conoce como absceso, pero hay diferentes tipos de abscesos, incluyendo fístulas y furúnculos interdigitales que se producen en la membrana entre los dedos de los pies de un perro.

Bultos y protuberancias que pueden confundirse con un absceso

Los abscesos no son el único bulto que puedes encontrar en tu perro. Aquí hay algunos otros bultos que, a primera vista, pueden parecerse a él.

Quistes

Específicamente los quistes sebáceos son muy similares a los abscesos. Sin embargo, no son causados por infecciones bacterianas.

Más bien son causadas por las células productoras de queratina que se mueven más profundamente en la piel, en lugar de hacia la superficie de la piel.

Es posible que un quiste se convierta en un furúnculo.

Boils

Los forúnculos de la piel, como los abscesos, son causados por una infección bacteriana.

Estos son muy similares a los abscesos. Como tal, los dos se confunden fácilmente.

Un hervor normalmente tiene unos 2 cm de diámetro. En cambio el absceso, típicamente tiene un tamaño similar, pero potencialmente puede crecer mucho más.

Ampollas o vesículas

Una elevación que puede aparecer en las capas externas de la piel. Contiene suero, un líquido transparente, parecido al agua.

Pústulas

Estas se parecen a las ampollas, pero están llenas de pus.

Pyoderma

Esta es una infección de la piel causada por bacterias.

A menudo se reconoce por la presencia de pápulas o pústulas elevadas en la piel del perro. A menudo pican bastante.

Fuentes

Tratar un absceso de perro en casa

Absceso en los perros

Abscesos en perros – Causas y síntomas

Abscesos entre los dedos del pie – Furunculosis interdigital en perros

Absceso de homeopatía

Abscesos en perros y gatos

Signos de absceso y tratamiento

Primeros auxilios: Absceso

Causas de los forúnculos de la piel en los perros

¿Qué hacer si su perro no quiere comer?

¿Qué hacer cuando su perro está sangrando?

¿Tiene preguntas o quiere compartir su opinión?

Haga clic aquí para crear un tema en nuestro foro (PetW.org)