noviembre 7, 2018

Colapso de la tubería del viento en los perros

Colapso traqueal en perros

La tráquea es el tubo grande que transporta el aire desde la nariz y la garganta hasta las vías respiratorias pequeñas (bronquios) que van a los pulmones. El colapso de la tráquea ocurre cuando hay un estrechamiento de la cavidad traqueal (lumen) durante la respiración. Esta afección puede afectar la parte de la tráquea que se encuentra en el cuello (tráquea cervical) o la parte inferior de la tráquea, ubicada en el pecho (tráquea intratorácica).

Aunque el colapso traqueal puede ocurrir en perros de cualquier edad o raza, parece ser más común en caniches miniatura, terriers de Yorkshire, chihuahuas, pomeranos y otras razas pequeñas y de juguete.

Síntomas y tipos

Los síntomas de las anomalías traqueales parecen agravarse por el calor, la excitación, el ejercicio o la obesidad. Los siguientes síntomas se observan comúnmente en los animales afectados:

  • Tos seca con bocina
  • Dificultad para respirar
  • Esfuerzos improductivos para vomitar (arcadas)
  • Respiración anormalmente rápida
  • Ruidos respiratorios anormales
  • Inabundancia para realizar ejercicios de rutina
  • Membranas de color azulado
  • Pérdida espontánea del conocimiento

Causas

  • Congénito – que existe al nacer
  • Nutricional
  • Enfermedad crónica que afecta las vías respiratorias
  • Más común en los obesos o en aquellos animales que sufren de infecciones respiratorias u obstrucción de las vías respiratorias.

Diagnóstico

Tendrá que dar una historia clínica completa de la salud de su perro, incluyendo una historia clínica de fondo de los síntomas. Después de tomar una historia clínica detallada, su veterinario realizará un examen físico completo de su perro. Los exámenes de laboratorio de rutina incluirán un conteo sanguíneo completo (CSC), un perfil bioquímico y un análisis de orina. Los resultados del conteo sanguíneo completo pueden mostrar un número anormalmente alto de glóbulos blancos (GB), indicativos de infección.

El diagnóstico por imágenes es una parte esencial del proceso de diagnóstico, ya que los pulmones y la tráquea deben ser examinados lo más completamente posible. La radiografía de tórax sigue siendo una herramienta valiosa y puede revelar un colapso de la tráquea, así como ayudar al veterinario a encontrar el lugar del colapso. En algunos casos, también se puede encontrar un agrandamiento del lado derecho del corazón.

La fluoroscopia, otra técnica diagnóstica avanzada, pero que puede proporcionar imágenes activas en tiempo real del cuerpo interno, también puede ser utilizada para su perro. La fluoroscopia funciona utilizando un dispositivo de rayos X colocado delante de una pantalla fluorescente, con el paciente al otro lado de la pantalla, para que el médico pueda ver la estructura interna en movimiento, lo que permite una imagen más refinada y una evaluación y diagnóstico más precisos.

Su veterinario también puede tomar una muestra de tejido del interior de la tráquea para realizar pruebas de laboratorio. Esta muestra se utilizará para cultivar las bacterias en el tejido con el fin de determinar si hay alguna bacteria dañina presente en el tubo traqueal, y realizar pruebas de cultivo para ver los tipos de células que están presentes en la muestra.

Con el fin de evaluar la gravedad del colapso, también se puede utilizar otra técnica llamada broncoscopia. En este procedimiento, el broncoscopio, un instrumento tubular con una cámara conectada, se inserta en la tráquea y las imágenes se recuperan y se transmiten a un equipo de video donde pueden ser revisadas y evaluadas en el proceso de hacer el diagnóstico. La broncoscopia es un método más invasivo que los rayos X estándar, pero puede dar una visión mucho más detallada de las diversas anomalías presentes en el tubo traqueal, incluyendo cuerpos extraños, sangrado, inflamación o tumores dentro de las vías respiratorias. La broncoscopia también puede permitir estimar el grado de estrechamiento de la tráquea, que puede variar de grado 1 a grado 6, medido sobre la base de una mayor gravedad. El broncoscopio se puede utilizar incluso para recoger muestras de tejido y líquido de las profundidades del canal traqueal para realizar pruebas de laboratorio.

Tratamiento

Será necesaria la hospitalización si su perro presenta síntomas graves y no es capaz de respirar adecuadamente. Para compensar los problemas respiratorios se administra oxigenoterapia. También es típico para perros muy sedados con una tráquea colapsada. Esto es para que no estén sufriendo, pero también para que no estén luchando contra las restricciones físicas causadas por la enfermedad y contra los tratamientos que se están utilizando. La actividad debe ser mínima hasta que el perro se haya estabilizado.

Existen varios fármacos que pueden utilizarse en el tratamiento del colapso traqueal. Se pueden utilizar medicamentos antitusígenos para minimizar el estrés relacionado con la tos continua que se asocia comúnmente con el colapso traqueal, y su veterinario también le dará medicamentos para dilatar las vías respiratorias pequeñas para facilitar la respiración normal. También se iniciarán otros fármacos para reducir la inflamación de la tráquea con el fin de reducir los síntomas. En algunos casos, se puede requerir cirugía, especialmente si la obstrucción es un problema. Sin embargo, las complicaciones son comunes en estos pacientes después de la cirugía.

Vivir y gestionar

Aunque se recomienda el descanso completo para estos pacientes durante la recuperación, el ejercicio suave y la adherencia a una dieta saludable son altamente recomendables para reducir el peso a largo plazo. La reducción de peso juega un papel importante en el alivio de los síntomas, y la mayoría de los perros responden bien a un programa de reducción de peso bien planificado. Hable con su veterinario o nutricionista veterinario sobre el programa de pérdida de peso que mejor se adapte al peso, edad, estado de salud y raza de su perro.

Se desalienta la sobreexcitación en estos animales, ya que puede precipitar una crisis por su ya comprometida función pulmonar. El ejercicio suave es mejor, y usted debe usar un arnés en lugar de un collar y una correa, lo cual pone presión indebida en el área de la garganta, comprometiendo aún más la respiración. El pronóstico para la remisión de la enfermedad es bueno si se puede lograr el tratamiento adecuado y la pérdida de peso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *