agosto 26, 2020

Cavidad de Pus que se forma debajo de los dientes en los perros

Abceso de la raíz de los dientes (apical) en los perros

Al igual que los humanos, los perros pueden experimentar abscesos apicales, o formaciones de pus que se forman debajo o en los tejidos que rodean el diente del perro.

Los abscesos se producen por diversas razones, causan un dolor extremo y pueden ser tratados con mucho éxito. Sin embargo, si no se tratan, las bacterias pueden diseminarse en otras zonas de la boca, causando graves problemas médicos.

Los abscesos apicales afectan tanto a los perros como a los gatos. Si desea saber cómo afecta esta condición a los gatos, visite esta página en la biblioteca de salud de MascotaWiki.

Síntomas y tipos

Puede notar uno o más de los siguientes signos cuando un perro sufre un absceso de la raíz del diente:

  • El mal aliento
  • Dientes sueltos
  • Hinchazón de la cara
  • Un diente visiblemente roto
  • Un diente fuertemente descolorido
  • La incapacidad de masticar
  • Aumento de la presencia de placa en los dientes

Causas

La enfermedad periodontal puede causar la formación de un absceso, que es más común en perros que tienen tendencia a morder o masticar con frecuencia (por ejemplo, cachorros que juegan y tiran con frecuencia). Si no se trata, los traumas faciales o bucales, las infecciones bacterianas y la diabetes pueden contribuir a la formación de un absceso.

Diagnóstico

Un examen oral y dental puede identificar si su perro tiene un absceso. Los análisis de sangre, por otro lado, pueden utilizarse para determinar si el absceso está causado por una condición médica subyacente más grave.

Tratamiento

Es común drenar el fluido debajo o alrededor del diente; esto ayuda a eliminar cualquier infección. En muchos casos, el diente será extraído para acelerar el tiempo de recuperación del perro. Las compresas frías y los antibióticos ayudarán a reducir la inflamación, y se administrarán medicamentos para el dolor para proporcionar comodidad durante la recuperación de su mascota.

Vivir y gestionar

Durante el examen de seguimiento (dentro de los 7 a 10 días del tratamiento) el veterinario comprobará la sensibilidad, verificará la curación en el lugar del diente extraído y se asegurará de que no hay infecciones presentes. La infección es un problema común, por lo que se debe limitar la masticación, la mordedura y los alimentos duros para ayudar en el proceso de curación.

Se pueden hacer varios cambios de comportamiento para acelerar el tiempo de recuperación del gato, como eliminar cualquier hueso duro u otros objetos masticables que puedan ser demasiado duros para morder. Además, lleve al perro a hacerse exámenes orales regulares para comprobar si hay alguna anomalía en los dientes.

Prevención

Una fuerte higiene oral y el mantenimiento pueden funcionar para prevenir la formación de abscesos en la boca del perro. Limitar la cantidad de masticación de objetos duros o tirar de los dientes del perro (mediante tirones) también ayudará a reducir la probabilidad de que se produzca un absceso.

pus

Un producto hecho de fluido, desechos de células y células

absceso

Una infección localizada, generalmente una lesión llena de pus. Puede ser de tamaño grande o pequeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *