octubre 17, 2018

Artritis ( séptica ) en perros

Inflamación tóxica de las articulaciones en los perros

La artritis séptica es un tipo de inflamación de la articulación que se observa comúnmente después de una lesión traumática que ha expuesto la articulación a la contaminación por microorganismos ambientales, después de una cirugía o cuando los microorganismos entran a las articulaciones a través del torrente sanguíneo. La infección de otros sistemas corporales puede ser una fuente de estos microorganismos que terminan dentro del líquido articular. Aunque la infección de una sola articulación es común, se puede encontrar que más de una articulación está afectada en algunos perros.

La artritis séptica se diferencia de la artritis por la falta de toxicidad en el líquido articular. La artritis se reconoce por la inflamación de una o más articulaciones óseas, y la artritis séptica es la inflamación de la(s) articulación(es) junto con la presencia de una enfermedad que causa microorganismos, generalmente bacterianos, dentro del líquido de la(s) articulación(es) afectada(s).

Esta enfermedad se observa comúnmente en perros machos de entre cuatro y siete años de edad. Las razas predispuestas incluyen pastores alemanes, dobermanes y labradores.

Síntomas y tipos

  • Dolor
  • Fiebre
  • Letargo
  • Falta de apetito
  • Inflamación articular
  • Cojera de la extremidad afectada
  • La articulación afectada está caliente al tacto
  • Incapacidad para mover la articulación afectada normalmente

Causas

Los perros con un sistema inmunitario debilitado o anormal o con diabetes mellitus tienen un mayor riesgo de desarrollar diversas infecciones, incluida la artritis séptica. Otros factores y/o causas subyacentes incluyen:

  • Infecciones oportunistas después de una lesión, mordedura (por ejemplo, pelear con otro animal), herida de bala o cirugía
  • Infecciones bacterianas que han viajado desde otra parte del cuerpo
  • Infecciones micóticas

 

Diagnóstico

Los perros con esta enfermedad suelen presentarse a los veterinarios con síntomas de cojera. Su veterinario tomará una historia detallada, incluyendo cualquier incidente de lesiones previas, peleas de animales u otras enfermedades. Un examen físico detallado ayudará a su veterinario a establecer si una o varias articulaciones están afectadas. También se considerarán otras enfermedades que puedan causar cojera.

Los exámenes de laboratorio de rutina incluirán un conteo sanguíneo completo, un perfil bioquímico y un análisis de orina. Los resultados de la mayoría de estos exámenes generalmente son normales, excepto el conteo sanguíneo completo, que puede revelar la presencia de infección e inflamación en el torrente sanguíneo. Las radiografías de la articulación afectada son útiles para encontrar cambios relacionados con la inflamación. En perros con infección crónica, los cambios en las estructuras articulares generalmente serán aparentes, incluyendo la destrucción del hueso, el espacio articular irregular y la formación anormal de hueso, todo lo cual se revelará en las radiografías.

La prueba diagnóstica más importante será un análisis del líquido que se toma directamente de la articulación. Para obtener el líquido articular, su veterinario sedará o anestesiará a su perro antes de la toma de la muestra. Esta prueba revelará la presencia de un mayor volumen de líquido en el espacio articular, cambios en el color del líquido, la presencia de un mayor número de células inflamatorias y también de las bacterias causantes. Su veterinario también puede recomendar que se realice un cultivo de una muestra de líquido articular para cultivar los microorganismos causantes en el laboratorio. Esto confirmará el diagnóstico y puede llevar a una solución para tratar la infección.

En pacientes en los que se sospecha que las infecciones de otros sistemas corporales son responsables de esta enfermedad, se tomarán muestras de sangre y orina para su cultivo. Si hay bacterias presentes en la sangre o en la orina, la prueba de cultivo permitirá el crecimiento de estas bacterias y por lo tanto ayudará a establecer el diagnóstico y el plan de tratamiento.

Cuanto antes se administre el tratamiento después de la aparición de los síntomas, mejores serán las probabilidades de una resolución completa de los síntomas.

Tratamiento

Después de tomar las muestras de sangre y de líquido articular y confirmar un diagnóstico de infección bacteriana, se administrarán antibióticos para contrarrestar la infección. El antibiótico que funcione mejor para su perro dependerá de los resultados del cultivo y de la prueba de sensibilidad, los cuales le dirán a su veterinario sobre el microorganismo involucrado en la infección de la articulación.

Es posible que sea necesario drenar y lavar la articulación afectada para evitar que se dañe aún más. En pacientes con infecciones articulares crónicas, se puede requerir cirugía para retirar los desechos y lavar y limpiar la articulación. Por lo general, se coloca un catéter durante la cirugía para permitir el drenaje continuo durante unos pocos días.

La artroscopia, un tipo de endoscopio que se inserta en la articulación a través de una pequeña incisión, es otra técnica que se puede usar para permitir un examen minucioso del interior de la articulación y que también se puede usar a veces en el tratamiento del interior de la articulación. En comparación con la cirugía, la artroscopia es una técnica menos invasiva.

Identificar la fuente de la infección es muy importante para una resolución exitosa y permanente de los síntomas. Si se encuentra una infección en cualquier otra área del cuerpo, especialmente si se encuentra que es la fuente de la enfermedad articular, el tratamiento de la infección primaria será tan importante como el tratamiento de la infección articular. Su veterinario también puede tomar muestras diariamente del líquido que sale de la articulación para ver si la infección aún está presente dentro de la articulación o no. Una vez que el líquido ha dejado de filtrarse de la articulación afectada, se retira el catéter.

 

Vivir y gestionar

El uso de empaquetaduras alternas de frío y calor en la articulación afectada ayudará a promover el flujo sanguíneo y disminuir la hinchazón, promoviendo así la cicatrización. Esto se puede hacer en casa. Su veterinario le aconsejará que restrinja el movimiento de su perro hasta que se haya logrado una resolución completa de los síntomas. Si es difícil mantener a su perro confinado en un solo lugar, puede considerar el descanso en una jaula por un corto tiempo. Los viajes al aire libre para aliviar la vejiga y el intestino deben ser cortos y fáciles de manejar para su perro durante el período de recuperación.

Si es necesario, su veterinario también le informará sobre el cuidado adecuado del catéter que se ha colocado en la articulación afectada de su perro. Aunque muchos pacientes responden bien a la terapia antibiótica, en unos pocos pacientes la infección puede ser más obstinada y puede ser necesario un tratamiento antibiótico a largo plazo. Los perros afectados suelen responder al tratamiento antibiótico en un plazo de 24 a 48 horas, pero en algunos pacientes puede tardar de 4 a 8 semanas o más.

Incluso si los síntomas desaparecen rápidamente, es esencial terminar el ciclo completo de los medicamentos recetados para asegurar que la infección no rebote.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *