octubre 16, 2018

Anemia por insuficiencia de la médula ósea (o toxicidad) en perros

Anemia aplásica en perros

La médula ósea juega un papel fundamental en la originación y reposición constante de células importantes como los glóbulos rojos (RBC), los granulocitos (o glóbulos blancos[WBC]) y las plaquetas. Una vez que estas células alcanzan el punto de maduración, son liberadas de la médula ósea al torrente sanguíneo. En algunos mamíferos, se estima que hasta tres millones de glóbulos rojos por segundo se liberan a la circulación sanguínea, lo que demuestra la gran cantidad de trabajo realizado por la médula ósea para mantener el número de estas células dentro de los rangos normales en el cuerpo.

La anemia aplásica en los perros es una enfermedad que resulta de la incapacidad de la médula ósea para reponer las células sanguíneas. Donde aplástico se refiere a la disfunción de un órgano, y anemia se refiere a la falta de glóbulos rojos. La anemia aplásica es una afección potencialmente mortal que resulta cuando la médula ósea normal es reemplazada por tejido adiposo (grasa), lo que impide que libere el número requerido de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas y provoca una disminución general en el número total de estas células en la sangre. Los glóbulos rojos tienen varias funciones vitales en el cuerpo, incluyendo el transporte de oxígeno y la eliminación de dióxido de carbono residual. Los glóbulos blancos son esenciales para combatir infecciones y partículas extrañas, mientras que las plaquetas son necesarias para coagular la sangre y prevenir hemorragias. Todos los síntomas que se observan en la anemia aplásica se relacionan directamente con las funciones de estas células. En la mayoría de los casos de anemia aplásica, los tres tipos de células se ven afectados. Si no se trata, esta afección puede provocar la muerte en los perros gravemente afectados.

Síntomas y tipos

Los tres tipos de células afectadas en esta enfermedad tienen diferentes papeles que desempeñar en las funciones corporales normales, por lo tanto, los síntomas variarán dependiendo del tipo de células más afectadas y de la gravedad del problema. A continuación se presentan algunos de los síntomas relacionados con la anemia aplásica.

  • Infecciones recurrentes
  • Fiebre
  • Hemorragia petequial (manchas rojas o moradas en la piel debido a hemorragias diminutas)
  • Sangre en la orina (hematuria)
  • Hemorragia nasal (epistaxis)
  • Heces de color negro (melena)
  • Membrana mucosa pálida
  • Debilidad
  • Letargo

Causas

Hay una variedad de causas para la anemia aplásica, incluyendo infecciones, toxinas, drogas y químicos que pueden causar anemia aplásica en los perros. Las siguientes son algunas de las principales causas de anemia aplásica en los perros:

Infecciones

 

  • Infección por parvovirus canino
  • Infecciones del organismo Rikettsial (por ejemplo, ehrlichia)

 

Drogas y productos químicos

  • Administración de estrógenos
  • Administración de medicamentos quimioterapéuticos
  • Albendazol (para el tratamiento de parásitos)
  • Algunos tipos de antibióticos
  • AINE (administrados para aliviar el dolor y la inflamación)
  • Radioterapia en pacientes con cáncer

 

Diagnóstico

Tendrá que dar una historia completa de la salud de su perro y la aparición de los síntomas. Su veterinario realizará un examen físico con pruebas de laboratorio completas, incluyendo análisis de sangre completos, perfiles bioquímicos y análisis de orina. Los resultados de estas pruebas proporcionarán información valiosa para el diagnóstico preliminar. Se determinará el recuento de varias células; los recuentos que están muy por debajo de los rangos normales se consideran un resultado positivo.

Su veterinario también evaluará a su perro para detectar la presencia de enfermedades infecciosas, pero la prueba más valiosa para el diagnóstico de la anemia aplásica es la toma de muestras de médula ósea. En esta prueba se tomará una pequeña muestra de médula ósea por aspiración o biopsia. Los estudios microscópicos revelarán la información importante relacionada con la arquitectura de la médula ósea y cualquier problema de desarrollo de las diversas células de la médula ósea.

Tratamiento

Su veterinario comenzará a tratar a su perro inmediatamente después de que se haya hecho un diagnóstico confirmatorio. Es posible que su perro tenga que ser hospitalizado durante unos días para ser controlado y tratado. Con la anemia aplásica, hay una serie de problemas que hay que tratar y se iniciará una terapia de apoyo para proporcionar la nutrición y la energía necesarias de las que su perro carece. Si es necesario, se pueden recomendar transfusiones de sangre entera para pacientes gravemente anémicos. Como este problema es mediado principalmente a través del sistema inmunológico, el tratamiento primario consiste en suprimir el sistema inmunológico con medicamentos como la ciclosporina A. La ciclosporina y otros agentes relacionados suprimen la respuesta excesiva de la médula ósea. También se recomiendan medicamentos que apoyan las funciones de la médula ósea para estos pacientes. Los antibióticos se administran para tratar las infecciones en curso, así como para la prevención de otras infecciones.

Vivir y gestionar

Durante la hospitalización, su veterinario controlará el estado de su perro diariamente. Se repetirán los análisis de sangre para determinar el estado actual del problema. En algunos perros, puede ser necesario repetir el muestreo de médula ósea para ver si la médula ósea está respondiendo normalmente o no. Desafortunadamente, con la anemia aplásica pocos pacientes sobreviven a pesar del cuidado y tratamiento extensivo. Los perros jóvenes tienen más posibilidades de sobrevivir, pero incluso si se logra la recuperación inicial, la recuperación completa puede tardar de varias semanas a meses.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *