octubre 6, 2020

Venenos (inhalados)

Toxinas inhaladas que afectan a los gatos

Diversas sustancias inhaladas pueden tener efectos adversos en los gatos. En general, estas sustancias son las mismas que causarían problemas a las personas. El monóxido de carbono, el humo, los vapores de la lejía y otros productos de limpieza, los insecticidas pulverizados, etc. son algunas de las sustancias tóxicas que pueden ser inhaladas. La mayoría de estas sustancias irritan las vías respiratorias.

Por ejemplo, el monóxido de carbono, que se produce por los gases de escape de los coches, los aparatos de gas, los calentadores de queroseno, etc., bloquea la capacidad de la sangre para transportar oxígeno. Esto puede ser fatal si no se trata rápidamente.

Qué hay que tener en cuenta

  • Tos
  • Babeo
  • Dificultad para respirar
  • El olor del humo o de los productos químicos
  • Inconsciencia o coma

En el caso del monóxido de carbono, observe si hay lengua, encías y otros tejidos de color rojo brillante dentro de la boca.

Cuidado inmediato

  • Lleva al gato a un área abierta, bien ventilada y con aire limpio.
  • Si corre el riesgo de inhalar el mismo, no intente rescatar al gato. En su lugar, llame al servicio de bomberos de su localidad.
  • Llame a su veterinario, al hospital de animales más cercano o a la línea de ayuda por envenenamiento de mascotas al 1-855-213-6680.
  • Cuidado veterinario

    Diagnóstico

    El diagnóstico se basa principalmente en la información que usted proporciona, así que dé a su veterinario tantos detalles como pueda. Su veterinario le hará un examen completo a su gato y ordenará varias pruebas para determinar el daño fisiológico. Esto normalmente incluye radiografías y análisis de sangre, entre otros procedimientos de diagnóstico.

    Tratamiento

    Es probable que a su gato se le ponga oxígeno, especialmente si sufre de intoxicación por monóxido de carbono. En la mayoría de los casos se usarán medicamentos para aliviar la irritación e hinchazón de las vías respiratorias, como los corticoides. Se pueden administrar medicamentos adicionales para ayudar a la respiración o al corazón, así como líquidos intravenosos y otros cuidados de apoyo.

    Vivir y gestionar

    Si la irritación es lo suficientemente severa, puede producirse una infección secundaria, lo que resulta en una neumonía. Esto requeriría antibióticos y posiblemente hospitalización. Deberá estar atento a los síntomas que no desaparecen o que empeoran. Si existe la posibilidad de un daño pulmonar permanente u otros problemas a largo plazo, su veterinario le informará.

    Prevención

    Las mismas precauciones que tomaría para usted y su familia se aplican también a su gato. Mantenga los limpiadores y disolventes en contenedores sellados en habitaciones bien ventiladas. No deje su coche en marcha en su garaje. Asegúrese de que los aparatos de gas, los calentadores de queroseno y las chimeneas funcionen correctamente y estén bien ventilados. Equipe su casa con detectores de monóxido de carbono. Por último, esté atento a los movimientos de su gato para que no se quede atrapado en un área en la que corra el riesgo de exponerse a estos venenos.

    ¿Tiene preguntas o quiere compartir su opinión?

    Haga clic aquí para crear un tema en nuestro foro (PetW.org)