octubre 2, 2020

La rabia en los hurones

La rabia, una encefalitis viral grave e invariablemente mortal, es infecciosa para los mamíferos, incluidos los perros, los hurones e incluso los humanos. El virus entra en el cuerpo a través de una herida (normalmente por la mordedura de un animal rabioso) o a través de las membranas mucosas. Luego viaja rápidamente a lo largo de las vías neurales hacia el sistema nervioso central y más tarde hacia otros órganos.

Afortunadamente, la prevalencia de la rabia en los hurones es baja. De hecho, ha habido menos de 20 casos de rabia en hurones en los Estados Unidos desde 1954. Sin embargo, la rabia se puede encontrar en gran parte del mundo.

Síntomas y tipos

En los Estados Unidos, cuatro cepas son endémicas dentro de las poblaciones de zorros, mapaches, mofetas y murciélagos, todas las cuales pueden ser transmitidas a los hurones. Los signos clínicos de la rabia son típicamente leves al principio y progresan. Estos incluyen ansiedad, letargo y parálisis parcial posterior. La forma furiosa de la rabia que se ve en otros mamíferos es inusual en los hurones, pero puede ocurrir. Otros síntomas incluyen:

  • Desorientación y convulsiones
  • Cambio de actitud: comprensión, nerviosismo, irritabilidad…
  • Comportamiento errático: morder o chasquear, morder en la jaula, vagar y vagabundear, excitación…

Causas

El virus de la rabia es un virus de ARN de una sola cadena del género Lyssavirus, de la familia Rhabdoviridae. Se transmite a través del intercambio de sangre o saliva de un animal infectado, a menudo por mordeduras o arañazos de perros, gatos o animales salvajes no vacunados. Aunque es poco frecuente, los hurones también pueden infectarse al respirar los gases que escapan de los cadáveres de animales en descomposición, como en una cueva con grandes poblaciones de murciélagos infectados.

Diagnóstico

Si sospecha que su hurón tiene rabia, llame a su veterinario inmediatamente. Si su mascota se comporta de manera viciosa, o intenta atacar, y usted siente que corre el riesgo de ser mordido o arañado, debe ponerse en contacto con el control de animales para atrapar a su hurón por usted.

Su veterinario mantendrá a su hurón en cuarentena en una jaula cerrada durante 10 días. Este es el único método aceptable para confirmar la sospecha de infección de rabia. La rabia puede confundirse con otras condiciones que causan un comportamiento agresivo, por lo que debe realizarse un análisis de sangre en el laboratorio para confirmar la presencia del virus. Sin embargo, el análisis de sangre para el virus no es un procedimiento veterinario.

El diagnóstico en los EE.UU. se realiza mediante una prueba de anticuerpos de fluorescencia directa post-mortem realizada por un laboratorio aprobado por el estado para el diagnóstico de la rabia. Su veterinario recogerá muestras de fluidos si su hurón muere mientras está en cuarentena, o si comienza a mostrar signos progresivos de rabia; en cuyo caso, su veterinario optará por dormirlo (o practicarle la eutanasia).

Tratamiento

Si su hurón ha sido vacunado contra la rabia, proporcione una prueba de vacunación a su veterinario. Si alguien entró en contacto con la saliva del hurón, o fue mordido por su hurón, aconséjele que se ponga en contacto con un médico inmediatamente para recibir tratamiento. Desafortunadamente, la rabia siempre es mortal para los animales no vacunados, y suele ocurrir dentro de los 7 a 10 días desde el comienzo de los síntomas iniciales.

Vivir y gestionar

Si se confirma el diagnóstico de rabia, deberá informar del caso a su departamento de salud local. Un hurón no vacunado que es mordido o expuesto a un animal rabioso conocido debe ser puesto en cuarentena hasta seis meses, o de acuerdo con las regulaciones locales y estatales. Un animal vacunado que haya mordido o arañado a un humano, por el contrario, debe ser puesto en cuarentena y monitoreado por 10 días.

Prevención

Todos los hurones deben ser vacunados contra la rabia a las 12 semanas de edad, y después anualmente. Desinfectar las áreas que puedan estar infectadas (especialmente con saliva) con una dilución de 1:32 (4 onzas por galón) de solución de lejía doméstica para inactivar rápidamente el virus.

cuarentena

una condición en la que un animal debe ser controlado de alguna manera para prevenir la propagación de una enfermedad

letargo

La condición de estar somnoliento, apático o débil

endémico

La presencia de una enfermedad en una zona determinada

anticuerpo

Una proteína en el cuerpo que está diseñada para combatir la enfermedad; los anticuerpos se producen por la presencia de ciertos antígenos en el sistema.

género

La especie de la que desciende un ser vivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *